martes, 23 de agosto de 2016

Empecemos, realmente los agujeros negros no son realmente negros. En su lugar, se cree que estos sumideros gravitacionales emiten radiación que hace que disminuyan y desaparezcan con el tiempo. Este fenómeno, una de las cosas más extrañas de los agujeros negros, fue predicho por Stephen Hawking hace más de 40 años, creando uno de los problemas de la física teórica que aún convulsionan el campo.

Actualmente Jeff Steinhauer, físico experimental del Instituto Technion-Israel de Tecnología en Haifa, ha creado un agujero negro artificial que parece emitir la descrita "radiación de Hawking" por su cuenta, a partir de fluctuaciones cuánticas de su puesta en marcha experimental.

Es casi imposible observar la radiación de Hawking en un agujero negro real y los experimentos anteriores de agujeros  negros artificiales no remontan su radiación a fluctuaciones espontáneas. Así, que el resultado, publicado el 15 de agosto, podría ser lo más cercano a la observación de la radiación de Hawking.
Nada, ni la luz, puede escapar del horizonte de un agujero negro. Créditos: NASA y G. Bacon (STScI)

Steinhauer dice que estos experimentos pueden ayudar a resolver algunos de los dilemas que plantea el fenómeno sobre otras teorías, incluyendo una llamada paradoja de la información del agujero negro y tal vez señalar el camino para unir la mecánica cuántica con la teoría de la gravedad.

Otros físicos están impresionados, pero advierten que los resultados no son claros. Y algunos dudan de si los análogos de laboratorio pueden revelar información sobre los agujeros negros reales.

Las aportaciones de Hawking

Fue a mediados de la década de 1970 que Hawking, físico teórico de la Universidad de Cambridge, Reino Unido, descubrió el horizonte de sucesos de un agujero negro -un objeto del cual nada, incluyendo la luz, puede escapar-.

Su punto de partida fue que la aleatoriedad de la teoría cuántica descartó la existencia de una verdadera nada. Incluso la región más vacía del espacio está repleto de las fluctuaciones en los campos de energía, causando que aparezcan pares de fotones de forma continua, que de manera inmediata se destruyen. Pero, al igual que Pinocho se vuelve niño de un titere, estos fotones "virtuales" puede convertirse en partículas reales si el horizonte de sucesos los separa antes de que se aniquilen. Un fotón caería dentro del horizonte de sucesos y el otro podría escapar hacia el espacio exterior.

De esta forma Hawking demostró que los agujeros negros, irradian -aunque muy débilmente-, se encojen y desvanecen en última instancia, ya que la partícula que cae en el interior siempre tiene una "energía negativa" que agota el agujero negro. Aún más polémico, Hawking también sugirió que la desaparición de un agujero negro destruye toda la información acerca de los objetos que han caído en él, lo que contradice la concepción tradicional de que la cantidad total de información en el Universo permanece constante.

A principios de la década de 1980, el físico Bill Unruh de la Universidad de British Columbia en Vancouver, Canadá, propuso una forma de probar algunas de las predicciones de Hawking. Se imaginó un medio que experimenta movimiento acelerado, como el agua cuando se aproxima a una cascada. Cuando un nadador llegar a un punto en que no puede nadar lo suficientemente rápido como para escapar de la cascada, las ondas sonoras que están más allá del punto en el medio superan la velocidad del sonido puesto que son incapaces de moverse en contra del flujo. Unruh predijo que este punto es equivalente a un horizonte de sucesos y que debería mostrar una forma sonora de la radiación de Hawking.

Steinhauer puso en práctica la idea de Unruh con una nube de átomos de rubidio enfriados a una fracción de grado por encima del cero absoluto. Contenidos en una trampa en forma de cigarro de unos pocos milímetros de longitud, los átomos entraron en un estado cuántico llamado condensado de Bose-Einstein (BEC), en el que la velocidad del sonido era sólo medio milímetro por segundo. Steinhauer creo un horizonte de sucesos mediante la aceleración de los átomos hasta que algunos viajaban a más de 1 mm s-1, una velocidad supersónica para la condensación.

En una temperatura ultrafría, BEC sufre sólo fluctuaciones cuánticas débiles similares a las del vacío en el espacio. Y estos deben producir paquetes de fonones de sonido, al igual que el vacío produce fotones, explica Steinhauer. Las partículas pueden separarse una de la otra como lo explicaba Hawking.

A un lado de su horizonte de sucesos acústicos, donde los átomos se mueven a velocidades supersónicas, los fonones quedan atrapados. Y cuando Steinhauer capturó fotografías de la BEC, encontró correlación entre la densidad de los átomos que estaban a la misma distancia desde el horizonte de sucesos pero en lados opuestos. Esto demuestra que los pares de fonones se enredaron - una señal de que se originaron espontáneamente en la misma fluctuación cuántica-, y que el BEC estaba produciendo radiación de Hawking.

Del mismo modo que los agujeros negros no son realmente negros, agujeros negros acústicos de Steinhauer no son completamente tranquilos. Su sonido, si fuera audible, podría parecerse a ruido estático.

El trabajo presentado es pionero, comenta Ulf Leonhardt, un físico del Instituto de Ciencia Weizmann en Rehovot, Israel,que busca demostrar el efecto usando un láser de fibra óptica. Aunque la evidencia de entrelazamiento parece incompleta, debido a que Steinhauer demostró correlaciones sólo para fonones de relativamente altas energías, lo cual no funciona con pares de fonones de baja energía aparentemente no correlacionados. Aunque falta demostrar que el medio es un verdadero BEC, que, dice, lo cual descartaría otro tipo de fluctuaciones que podrían imitar la radiación de Hawking.

Tampoco está claro cuanta información realmente esta aportando en torno a los misterios que rodean a los verdaderos agujeros negros. En contraste con el caso de los agujeros negros astrofísicos, no hay pérdida de información en el agujero negro sónico de Steinhauer porque el BEC no se evapora.

Referencia:

martes, 9 de agosto de 2016

#TeamRefugees Yusra Madini: la nadadora que salvó a 20 personas

Sumido Brasil en una crisis política, social y enfrentando una grave recesión económica los Juegos Olímpicos Río 2016 están en medio de la polémica. En los últimos meses las denuncias sobre los abusos policiales, violaciones a derechos humanos, militarización de regiones y los mega proyectos turísticos que produjeron desplazados y exclusión pusieron de manifiesto la otra cara del país que no se mostraba en los medios masivos de comunicación.

En medio de este panorama desolador, hay un poco de luz y esta proviene de ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados quien labora para reconstruir la vida de todos aquellos quienes por distintos conflictos ahora viven en nuevos países.

Desde 1994 el Comité Olímpico Internacional (COI) comenzó a colaborar con ACNUR en campamentos para refugiados y áreas de reasentamiento. Entre las actividades que se promueven incluyen actividades deportivas orientadas principalmente a niños que han huido de sus hogares debido a las guerras, violencia y persecución.

Con el fin de acercar las Olimpiadas a los distintos campamentos que existen en el mundo, ACNUR organizó los "Juegos de Refugiados" en 15 lugares alrededor de la Tierra paralelos a los Juegos en Río, donde se participan en disciplinas que van desde el boxeo, pasando por taekwondo, atletismo hasta el fútbol.

El equipo olímpico de atletas refugiados en Río 2016
Créditos: ONU/ACNUR.


Diez refugiados conforman la histórica delegación: dos nadadores sirios, dos yudocas de la República Democrática del Congo, un maratonista de Etiopía y cinco corredores de Sudán del Sur.

Dentro de ellos esta Yusra Madini, quien ya representaba a Siria en competencias internacionales, la guerra lo cambo todo. A medida que el conflicto se agravo tuvo que huir con su hermana primero a Damasco, luego Beirut, después Estambul hasta llegar a Izmir.

Cuando las condiciones empeoraron tuvieron que huir de Siria como miles de personas lo hacen todos los días y tomaron un bote para cruzar el mar Mediterraneo, sin embargo la embarcación pronto emepzo a llenarse de agua y comenzó a hundirse.

Yusra junto a su hermana Sarah y dos hombres que iban a bordo se lanzaron al agua para empujar la lancha durante tres horas hasta que llegaron a la Isla de Lesbos en Grecia, todas las personas que iban a bordo lograron salvarse.

Su travesía la llevo a viajar en condición de refugiado, recurriendo en ocasiones incluso a traficantes de personas hasta llegar a Berlín en septiembre de 2015.

Desde entonces entrena con el club Wasserfreunde Spandau 04 y a través del deporte bsuca ser una motivación y motivo de alegría a quienes perdieron todo alrededor del mundo.

miércoles, 27 de julio de 2016

XXX

Quiero creer que estoy volviendo

Mario Benedetti



Vuelvo / quiero creer que estoy volviendo
con mi peor y mi mejor historia
conozco este camino de memoria
pero igual me sorprendo

hay tanto siempre que no llega nunca
tanta osadía tanta paz dispersa
tanta luz que era sombra y viceversa
y tanta vida trunca

vuelvo y pido perdón por la tardanza
se debe a que hice muchos borradores
me quedan dos o tres viejos rencores
y sólo una confianza

reparto mi experiencia a domicilio
y cada abrazo es una recompensa
pero me queda / y no siento vergüenza /
nostalgia del exilio

en qué momento consiguió la gente
abrir de nuevo lo que no se olvida
la madriguera linda que es la vida
culpable o inocente

vuelvo y se distribuyen mi jornada
las manos que recobro y las que dejo
vuelvo a tener un rostro en el espejo
y encuentro mi mirada

propios y ajenos vienen en mi ayuda
preguntan las preguntas que uno sueña
cruzo silbando por el santo y seña
y el puente de la duda

me fui menos mortal de lo que vengo
ustedes estuvieron / yo no estuve
por eso en este cielo hay una nube
y es todo lo que tengo

tira y afloja entre lo que se añora
y el fuego propio y la ceniza ajena
y el entusiasmo pobre y la condena
que no nos sirve ahora

vuelvo de buen talante y buena gana
se fueron las arrugas de mi ceño
por fin puedo creer en lo que sueño
estoy en mi ventana

nosotros mantuvimos nuestras voces
ustedes van curando sus heridas
empiezo a comprender las bienvenidas
mejor que los adioses

vuelvo con la esperanza abrumadora
y los fantasmas que llevé conmigo
y el arrabal de todos y el amigo
que estaba y no está ahora

todos estamos rotos pero enteros
diezmados por perdones y resabios
un poco más gastados y más sabios
más viejos y sinceros

vuelvo sin duelo y ha llovido tanto
en mi ausencia en mis calles en mi mundo
que me pierdo en los nombres y confundo
la lluvia con el llanto

vuelvo / quiero creer que estoy volviendo
con mi peor y mi mejor historia
conozco este camino de memoria
pero igual me sorprendo.

[10,958 días]

martes, 26 de julio de 2016

Investigadores desarrollan disco duro que almacena la información en átomos

Un grupo de investigadores de la Universidad de Delft (Holanda) en colaboración con el Instituto Internacional Ibérico de Nanotecnología ha creado el primer disco duro que guarda la información átomo a átomo.

El enfoque, tiene tantas características ingeniosas que es difícil saber por dónde empezar la descripción. Para iniciar los investigadores evaporaron cloro y cubrieron con ello una superficie de cobre. Con el tiempo suficiente se formó una capa de un solo átomo de cloro que cubrió totalmente la superficie de cobre. En este punto si se interrumpe el proceso de síntesis, se termina con una combinación de átomos de cloro y espacios vacíos en la superficie. Para evitarlo se usa un microscopio de efecto túnel, que registra el estado electrónico de la superficie, con el que se puede detectar fácilmente la diferencia entre un átomo de cloro y un espacio vacío.
Superficie del disco duro creado en colaboración holandesa-española. Créditos Universidad de Delft.

Para mantener la ubicación de los átomos de cloro la temperatura debe estar por encima de 70° K, con ello los datos se mantienen estables durante al menos 44 horas.

Los científicos decidieron almacenar la información moviendo los átomos alrededor, labor que se pueden hacer con facilidad y con una tasa de error de menos del uno por ciento. Para almacenar tomaron como referencia si el átomo está en el "top" en su marco de referencia, si es así el bit almacena un 1, pero si esta en la parte inferior, se almacena un cero.

Los investigadores dividieron los datos en bloques de ocho bytes, separados por cuatro átomos. Para distinguir cada bloque se valió de la ubicación de átomos asignados en la parte superior izquierda. Si en el bloque había átomos insuficientes o agujeros se marcó como un bloque defectuoso.

Como si esto fuera poco, también se escribió el equivalente a un sistema operativo para el disco duro, como se muestra en el vídeo. Sin intervención humana, el sistema escanea la superficie del cobre, cuenta los átomos y agujeros, luego calcula la mejor manera de colocar los bloques, una en la que haya el mayor número de bloques con mínimo número de movimientos. Cuando se almacenan los datos, el sistema simplemente pasa por cada átomo y lo mueve hasta que el bloque tenga el valor previsto y luego se pasa al siguiente bloque. Los bloques no se pueden borrar ni escribir sobre ellos.

Este sistema no es muy eficiente, ya que toma dos minutos escribir un solo bloque y otro minuto para leerlo. Incluso con un microscopio de efecto túnel de alta frecuencia, el ancho de banda máximo es de 1 Mbit/segundo. Aún así, funciona, ya que los autores codificaron un mensaje con un tamaño de un kilobyte. Los datos que ellos escribieron fue parte del texto de una conferencia de Richard Feynman llamado "hay mucho sitio al fondo" además de un pasaje de Darwin sobre "el origen de las especies".

En promedio, el 12 por ciento de los bloques no son adecuados para almacenar datos. Incluso teniendo en cuenta esos bloques, el sistema es capaz de almacenar poco menos de un bit por nanómetro cuadrado, que conduce a una densidad de 500 terabits por pulgada cuadrada. Suponiendo que las capas apiladas sean de cobre, se podía llegar a almacenar toda la Biblioteca del Congreso en un cubo microscópico.

No obstante la necesidad de un microscopio de barrido de efecto túnel para leer los datos, -así como un suministro constante de nitrógeno líquido para mantener la capa de cloro- limitan su practicidad. Sin embargo, el sistema sigue siendo bastante impresionante, y que pone de relieve lo que puede lograrse al controlar átomos de forma individual.

Referencia:

miércoles, 20 de julio de 2016

Un equipo internacional de astrónomos ha descubierto y confirmado un tesoro de nuevos mundos. Investigadores lograron tal hazaña combinando datos de la misión Kepler/K2 de la NASA con observaciones de seguimiento realizadas por telescopios terrestres como el Observatorio WM Keck en Maunakea, Observatoio Gemini en Maunakea y en Chile, el Buscador de planetas automatizad (Automated Planet Finder) de la Universidad de California y el Gran Telescopio Binocular (LBT) operado por la Universidad de Arizona. Es así que el equipo confirmó más de 100 planetas, incluyendo el primer sistema planetario que comprende cuatro planetas potencialmente similares a la Tierra. Los descubrimientos fueron publicados en la revista The Astrophysical Journal Supplement Series.

Los resultados se han logrado ironicamente en el momento en que la misión Kepler esta finalizada debido a fallas de Kepler.
Montaje fotográfico que muestra sistemas planetarios descubiertos (puntos) superpuestos. Un equipo internacional de científicos descubrió más de 100 planetas basado en imágenes de Kepler que operan en la 'Misión K2'. El equipo confirmó  los planetas utilizando un conjunto de telescopios de todo el mundo, incluyendo cuatro en Maunakea (telescopios gemelos del Observatorio Keck, el Telescopio Gemini-Norte, y el Telescopio Infrarrojo). La imagen del planeta de la derecha es una recreación artística. Crédito: Karen Teramura/IFA/Miloslav Druckmüller/NASA.

En su misión inicial, Kepler estudió un espacio específico de cielo en el hemisferio norte, enfatizando su búsqueda en planetas cuyos tamaños y temperaturas fuera similares a la Tierra alrededor de estrellas como el Sol. Pero cuando se perdió su capacidad para observar en su área de destino original en 2013, los ingenieros crearon una segunda vida para el telescopio que está demostrando ser muy fructífera.

La nueva misión, conocida como K2, ha proporcionado la capacidad de observar una serie de campos de destino independientes proporcionando mayores oportunidades a diferencia de observatorios terrestres ubicados en los hemisferios norte y sur. Además, en contraste con la misión Kepler, K2 es una misión totalmente impulsada por la comunidad científica con objetivos propuestos por esta. K2 ahora mira a una mayor fracción de estrellas, -frías, pequeñas, rojas-, que son mucho más comunes en la Vía Láctea que las estrellas similares al Sol.

Uno de los conjuntos más interesantes de planetas descubiertos en este estudio es un sistema de cuatro planetas potencialmente rocosos, apenas 20 a 50 por ciento más grande que la Tierra, en órbita alrededor de una estrella con un tamaño menor y con menos potencia de luz que el Sol. Sus periodos orbitales, de 24 días a cinco años, pero lo que hacen potencialmente habitables a dos de ellos es que experimentan niveles de radiación de su estrella comparables a los de la Tierra.

Debido a que estrellas más pequeñas que el Sol son más comunes en la Vía Láctea, es más posible que planetas orbiten alrededor de estrellas frías, rojas o enanas en lugar de hacerla en estrellas como el Sol.

Para validar planetas candidatos identificados por K2, investigadores obtuvieron imágenes de alta resolución de las estrellas que albergan planetas usando cámaras infrarrojos del Observatorio Keck (NIRC2), Gémini y Gran Telescopio Binocular, así como espectroscopia óptica de alta resolución usando espectrógrafo de alta resolución de instrumentos del Observatorio Keck y el Buscador de Planetas Automatizado. Dispersando la luz de las estrellas, los espectrógrafos permiten a los investigadores medir las propiedades físicas de una estrella -tales como masa, radio y temperatura- e infieren las propiedades de los planetas que orbitan alrededor de ella.

Referencia:

sábado, 9 de julio de 2016

Juno ya orbita en la atmósfera de Júpiter

Luego de veinte años una nueva misión ha ingresado a Júpiter, el propósito de esta es estudiar la estructura interna del planeta y profundizar en los conocimientos sobre su atmósfera. Además es la primera misión que viaja al Sistema Solar exterior usando un novedoso sistema de paneles solares gigantes (miden 3 por 9 metros, con más de 19,000 celdas) que le subministran 500 watts de potencia.

Sin embargo Juno no fue impulsada por tales paneles, su propulsión emplea un cohete químico provisional además en su inserción uso un potente motor hipergólico (necesitó 1280 kg de hidracina y 752 kg de tetróxido de dinitrógeno) para realizar maniobras de frenado y poder ingresar a la órbita.
Concepción artística de la Sonda Juno sobre Júpiter. Créditos: NASA.

Con las maniobras de frenado la sonda se encuentra ahora a 4,500 kilómetros sobre las altas capas de la atmósfera. Con la rapidez que se desplaza su periodo de órbita es de 53.5 días por lo que estará de nuevo en los polos el próximo 27 de agosto.

Instrumentos de la sonda

Al ingresar a capas inferiores de la atmósfera y midiendo el campo gravitatorio se podrán obtener datos sobre la estructura interna de Júpiter. Para esto, la sonda cuenta con el experimento GRAV con un emisor de radio que obtendrá un mapa del campo gravitatorio empleando para ello los desplazamientos Doppler de las señales de comunicación registradas por las antenas en la Tierra.

La sonda incorpora el magnetómetro MAG que ayudará a la medición de la estructura interna del planeta y aportara información para deducir su génesis. El error ocasionado por el giro de la sonda es subsanado por sensores estelares.

Otro instrumento es el radiómetro de microondas MWR que opera con longitudes de onda de 1.3 a 50 centímetros para identificar compuestos como el agua o amoniaco, indicadores de elementos pesados (elementos superiores al helio) en el planeta.

En el pasado Galileo dejo caer una subsonda, de la cual no se tiene evidencia fotográfica al carecer la subsonda de ella, que se dedujo descendió en un lugar de la atmósfera seco, y que registró escasa agua, Juno aclarará tal cuestión.

Juno incorpora también WAVEs que esta conformada por dos antenas para medir el campo electromagnético que rodea al planeta. JADE estudiará partículas cargadas de la magnetósfera que originan las auroras y JEDI servirá para medir las propiedades de las partículas más energéticas (hasta 8000 keV) de la magnetósfera del planeta. UVS es un espectrómetro ultravioleta que estudiará las auroras en los polos de Júpiter. La cámara, JunoCam, aportará imágenes de 3,5 km por píxel en el ecuador y 50 kilómetros en los polos.

Para hacer interactiva la misión, NASA someterá a votación los objetivos a fotografiar en el planeta. Todo ello orientado a conocer la formación de Júpiter y su estructura interna. La toma de datos relevantes iniciará en agosto.

Al permanecer en órbitas bajas la sonda recibirá altas dosis de radiación que equivale a 100 millones de radiografías dentales, para la protección de los instrumentos la sonda incorpora un blindaje de titanio con una masa de 80 kilogramos, aunque no cubre a la cámara JunoCam y a un espectrómetro infrarrojo (JIRAM) que se verán afectados por la radiación, aunque se espera que la cámara siga funcionando hasta finales de este año.

Misión

Desde su inserción en la órbita del planeta el 4 de julio, Juno permanecerá 20 meses alrededor de Jupiter, hasta completar 37 vueltas, cada una de ellas con un periodo de catorce días.

La sonda será la primera en estudiar los polos del planeta y el próximo 19 de octubre nuevamente encenderá sus motores para que reduzca su velocidad a 1,260 km/h.

El final de la misión sucederá el 20 de febrero de 2018 cuando la sonda se desintegré al ingresar a la atmósfera, tal medida se ha tomado para evitar contaminar los satélites Júpiter con microorganismos terrestres puesto que la sonda no fue desinfectada.


Entada de Juno a la atmósfera de Júpiter. Broadcast live streaming video on Ustream
Referencia:

jueves, 30 de junio de 2016

Primeras muestras de recuperación de la capa de ozono se observan

Cuando en 1989 el Protocolo de Montreal eliminó el uso de clorofluorocarbonos, los científicos esperaban ver mejoras en la reducción del agujero de ozono antártico que había surgido en la primavera. Consideraban que la mejoría no sería inmediata, pero dentro de 20 a 30 años de aplicación del protocolo se iniciaría la recuperación del ozono a través de distintas etapas, que incluía la reducción en la tasa de disminución de ozono y una estabilización de su desgaste. Sólo una vez que estos se logren se debería observar un aumento de ozono, denominado "curación de ozono".

Estudios previos del ozono en la Antártida han proporcionado pruebas de que las primeras fases de la recuperación del ozono han ocurrido. Un nuevo artículo publicado en Science muestra los primeros signos de recuperación de ozono. Los datos muestran un aumento general en el espesor y abundancia de la capa de ozono de la Antártida en los últimos 15 años.
Antártida. Créditos: Flick/Alitux
El agujero de ozono antártico fluctúa en tamaño durante el transcurso de un año. Es más grande durante la primavera, que abarca desde septiembre hasta noviembre en el hemisferio sur. Históricamente, la mayoría del crecimiento del agujero de ozono se produce cada año a finales de agosto y inicios de septiembre, alcanzando un pico en octubre.

Los autores del artículo construyeron tres modelos para simular los cambios en el ozono polar desde el año 2000. Estos modelos representan datos disponibles sobre la capa de ozono de la Antártida y el agujero de ozono. También incluye información como mediciones globales recogidas sobre la columna de ozono, cartografía por satélite de la zona del agujero, datos sobre efectos de aerosoles y datos sobre los cambios en los patrones de temperatura y viento.

Las erupciones volcánicas fueron tomadas en cuenta para el análisis del agujero de ozono antártico. Sus impactos químicos pueden provocar que el agujero se expanda y contribuyen a nuestra incertidumbre sobre el comportamiento global del agujero de ozono. Por ejemplo, en 2011 y 2015, el agujero de ozono parece haber crecido de diámetro debido a las recientes erupciones volcánicas a pesar del Protocolo de Montreal.

A pesar de ello se espera que el crecimiento estacional del agujero de ozono se produzca en esta temporada. Observaciones del agujero de ozono en 2015 cubrieron las expectativas. En 2015, el agujero de ozono fue considerablemente más pequeño durante los meses de agosto y septiembre comparado con años anteriores. A pesar de que alcanzó el tamaño promedio en octubre de ese año, los datos muestran que se trató de una anomalía relacionada con las erupciones volcánicas.

Las tendencias positivas en cuanto a la recuperación del ozono aún no son significativas durante octubre, pero lo son en otros meses, cuando el agujero de ozono no se encuentra en su máxima extensión. Los investigadores consideran que la recuperación de la capa de ozono en los meses adyacentes a octubre, muestran que existe una mejoría y que destaca a pesar de las variables de tiempo y temperatura durante estos meses.

Aunque nos gustaría entender el futuro del agujero de ozono, los modelos de los autores no nos dicen debido a lo dinámico de las variaciones estacionales de temperatura que contribuyen a este fenómeno. Los autores escriben que esto subraya la necesidad continua del monitoreo de ozono en la Antártida, lo que eventualmente permitirá una comprensión más completa de las fuerzas que contribuyen a las fluctuaciones de ozono.

La buena noticia, sin embargo, es que los datos de seguimiento futuros continuarán mostrando una recuperación.

Referencias:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...