domingo, 20 de agosto de 2006

Ya viene el tiempo de las cerezas



A J le molesta, más bien lo detesta dice que como un tipo arrogante, pedante y que no sabe cantar a llegado hasta aquí, de Nacho Vegas no dice nada, para que hablar de un desconocido que quizá ni su madre lo conozca.

Sin embargo al menos para mi siempre en Bunbury ha habido algo que me ha cautivado desde la primera vez que escuche "Sirena Varada", de ahi hasta hoy ha pasado ya mucho tiempo y he sido un espectador de la evolución músical desde cuando se sumergió en un rock electronico, dió un paso a la música del mediterraneo, más adelante sorprendió a propios y extraños con el gusto por el cabaret, demostro que sabía hacer un rock bizarro, a su entender rindió homenaje al continente Americano y finalmente unió el circo y la música. Sin olvidar en ningún momento el pasado que tuvo con Heroes del Silencio y los proyectos como Bushido, Panero, Los Chulis y participaciones que ha tenido con un sinfin de grupos.

De Nacho Vegas me sobran palabras, un gran compositor que cada letra sumerge en un mundo creado por una voz peculiar y digna de las letras que compone. Tres años después de escucharlo aún me sorprendo cada día con lo que escribe y canta. En cada disco se reinventa y demuestra una música que esta en contra de cualquier corriente músical, un ortodoxo al fin. Un Leonard Cohen español.

Une a dos genios: un excelente cantante y un prodigioso letrista y resulta "El tiempo de las cerezas" un disco doble resultado de las distintas formas en que cada uno percibe la música y nuestro mundo en general. Tres palabras lo definen: humildad, admiración y respeto, repeto porque dejaron sus egos atras para unirse en el beneficio de un proyecto, admiración dado el encuentro de las personalidades y finalmente respeto en cada momento de la creación del disco, donde se encuentran canciones escritas por ambas y en cada uno de los dos discos una canción compuesta por uno e interpretada por el otro.

Detras del Tiempo de las Cerezas, se encuentra un homenaje a Jhony Cash, con aires a Dylan, Cohen, Lou Reed y Lee Hazlewood.

En fin esperar hasta septiembre para ver los frutos del trabajo de ambos.

"Una sed de ilusiones infinitas donde nacen y mueren las acciones,
que brillan en un tiempo hecho a medida,
no solo del que siembra sino del que es semilla."


0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...