lunes, 8 de septiembre de 2008

La Biblioteca de Alejandría I

Cuando Alejandro de Macedonia falleció los territorios que había conquistado fueron divididos entre sus generales. El que sucedió a Alejandro en Grecia fue Demetrio Falera. Demetrio había estudiado bajo la tutela de Aristóteles como también Teofrasto y el propio Alejandro.

Demetrio una vez que gobernó Atenas mando a traer a Teofrasto para que fundará un Liceo al estilo de la Academia de Platón, sin embargo luego de diez años de gobierno y debido a conflictos entre los herederos de Alejandro, Demetrio fue desterrado.

Lejos de ahí Ptolomeo, uno de los exitosos generales de Alejandro, se había erigido como soberano del Egipto conquistado, en donde se le conocía como Ptolomeo I Sóter. Sóter invito a Teofrasto en el año 297 a.C. a que educará a su descendiente pero Teofrasto se negó y recomendó a Demetrio.

Demetrio una vez que estuvo en Alejandría aconsejo a los primeros reyes Ptolemaicos de iniciar el mayor centro cultural del mundo antiguo y volver a Alejandría la Capital de las ciencias, artes y filosofía. Alguno vez le dijo a Ptolemeo adquirir y leer libros sobre la monarquía “porque lo que los amigos no se atreven a decir a los reyes, está escrito en los libros”.

Fue así como surgió el proyecto de construcción de un centro de investigaciones (lo llamo Museo) y una Biblioteca. La fecha del inicio de las construcciones es incierta pero es probable que se iniciarán en el 290 a.C y que fueran concluidas en el reinado de Ptolomeo II Filadelfo debido a que es en esa época cuando la Biblioteca y el Museo alcanzaron su máximo esplendor.

Para la construcción de la Biblioteca de Alejandría y el Museo, Demetrio se inspiro en la Academia Platónica y el Liceo de Aristóteles, no obstante con el tiempo el Museo se apartaría del modelo griego, ya que era más esplendoroso y con mayor espacio además de que lo administraba un sacerdote designado por el rey. En si el Museo era una institución de la corte, parecido a una Universidad moderna pero donde los eruditos, científicos y literatos que ahí permanecían no tenían la obligación de enseñar y su único fin era proseguir sus estudios para enaltecer Alejandría.

 
Reconstrucción de la Biblioteca de Alejandría. Propiedad del Instituto Superior de Formación y Recursos en Red para el Profesorado.

1 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...