viernes, 27 de marzo de 2009

Cráneo deformado sugiere compasión en nuestros antepasados homínidos

Cráneo reconstruido de un Homo Pleistoceno MedioCráneo reconstruido de un Homo Pleistoceno Medio. Créditos: PNAS.

Un fósil recién reconstruido de un cráneo deformado sugiere que nuestros antepasados probablemente cuidaban a sus hijos discapacitados durante años.

El cráneo indica que el niño vivió hace aproximadamente 530.000 años y habría sido severamente discapacitados, sin embargo, sobrevivió al menos cinco años y posiblemente, varios años más. Lo que sugiere que los padres o la comunidad siempre cuidaban al niño, a pesar de sus evidentes discapacidades.

"Su patología no era un impedimento para recibir la misma atención que cualquier otro niño Homo Pleistoceno Medio", comenta el equipo de investigadores españoles que escribe en PNAS.

La forma en que los seres humanos se ocupan de los enfermos en sus comunidades se considera un rasgo único. Los investigadores la llaman atención a los congéneres, pero que la mayoría de los laicos probablemente llamamos compasión. Otros primates no muestran un comportamiento similar, por lo que sabemos que la capacidad de los seres humanos evoluciono en algún momento, incluso si los científicos no pueden determinar cuando. El trabajo podría significar que los seres humanos hace medio millón de años atrás se habían diferenciado de nuestros ancestros primates.

Para la reconstrucción del cráneo a partir de un montón de piezas, el equipo pudo determinar que el niño sufrió probablemente craneosinostosis, una enfermedad genética debilitante en la que una o más suturas del cráneo se cierren con demasiada rapidez, causando un desarrollo anormal en el cerebro. Si bien no se puede definir el nivel exacto de retraso mental resultado de la malformación, tuvo que haber sido considerable, requiriendo grandes cantidades de cuidado de la comunidad humana prehistórica.

Pero David Degusta antropólogo de la Universidad de Stanford señala que en varias especies de primates se ha observado anomalías en la atención a los jóvenes. Es un tipo diferente de comportamiento, de los adultos, que cuidan de otros adultos. "El comportamiento de cuidado extra hacia los niños se ha documentado en monos. El cuidado de los bebés, después de todo, es un elemento clave de adaptación de los mamíferos en general".

Varios estudios han demostrado que los jóvenes primates deformados fueron atendidos por sus madres de todos modos, comenta. Por ejemplo, un documento de 1973 informó de que los macacos jóvenes ciegos fueron atendidos por sus madres durante un año.

"Los lactantes defectuosos no fueron asesinados por el grupo, incluso en condiciones de hacinamiento; la atención fue compensatoria durante el primer año, principalmente por la madre y, en cierta medida por otros animales en el grupo", escribió el autor del documento, Berkson Gershon, que fue un antropólogo físico de la Universidad de Illinois en Chicago.

La atención en este caso, se han extendido más allá de la infancia, pero Degusta argumentó que los niños de cinco años siguen siendo muy dependientes de sus padres.

Degusta también tiene una objeción metodológica para muchos estudios que tratan de inferir el comportamiento de homínidos a partir de restos óseos.

"Acabamos de saber que esta persona sobrevivió. No sabemos las circunstancias", dice. "No estoy diciendo que su interpretación no sea razonable, sino que estamos tratando de hacer ciencia, por lo que tenemos que preguntar, '¿Cómo sabemos que no nos equivocamos?"

Degusta sostiene que es difícil juzgar el comportamiento de cuidado mediante un limitado registro fósil, en particular cuando el registro de primates parece indicar que los grandes simios pueden sobrevivir a una serie de terribles lesiones.

§ PNAS

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...