viernes, 22 de mayo de 2009

Entre antimateria, angeles y demonios

Aniquilación entre materia y antimateria. Créditos: Fisícanet.comAniquilación entre materia y antimateria. Créditos: Fisícanet.com

En la película y también novela Angeles y demonios, en un momento dado la sociedad secreta de los malvados Illuminati ha colocado en el Vaticano un contenedor con un cuarto de gramo de antimateria que ha sido robado del CERN (Centro Europeo de Investigaciones Nucleares). La antimateria flota en un vació que ha sido creado por arcos magnéticos, pero cuando se desconecta la red eléctrica, el contenedor activa su batería de emergencia que solo dura 24 horas, dando inicio al fin.

La materia esta formada por átomos y estos átomos se conforman de electrones, protones y neutrones. De forma opuesta la antimateria esta conformado por antiátomos que a su vez se integran de antielectrones, antiprotones y antineutrones.

Paul Adrien Maurice Dirac mediante análisis matemático estudió las propiedades que tienen las partículas, llegando a la conclusión que cada partícula debía tener su antipartícula. De este modo debía existir un antielectrón, poseyendo la misma masa y carga eléctrica que un electrón solo que de signo contrario (positiva). De este modo cada partícula elemental que existe en el Universo debe poseer su antipartícula.

Más tarde Carl Anderson en 1932 tras fotografiar las huellas de rayos cósmicos en una camara de gas demostró que las suposiciones de Dirac eran ciertas.

Se considera que tras el Big Bang, surgió la misma cantidad de antimateria y materia, sin embargo por distintos mecanismos que aún no se saben por completo, el Universo esta formado por materia.

Y es que cuando entran en contacto materia y antimateria se aniquilan mutuamente, sin dejar rastro, pero como sabemos que la materia y la energía no se destruyen, lo que sucede al ocurrir la aniquilación completa es producir una gran cantidad de energía en forma de rayos gamma.

Producir antipartículas es relativamente "sencillo", sucede con frecuencia en la Naturaleza en procesos como la desintegración beta o en los rayos cósmicos, pero producir antiátomos es más difícil y aún más almacenarlos, peor aún crear estructuras como una silla o una mesa de antimateria, es hasta hoy imposible.

Otra dificultad es almacenar las antipartículas, dado que se aniquila al entrar en contacto con materia. Para poder lograrlo se ha recurrido al empleo de "trampas electromagnéticas" que son capaces de retener las antipartículas alejadas de las paredes de la trampa. En estás también se crea un vacío para evitar que el aire pueda producir aniquilación.

Volviendo al argumento de Angeles y demonios, si existiera una batería capaz de mantener aislada la antimateria sin contacto con materia en un contenedor magnético, el principal problema debía ser el presupuesto. De acuerdo al CERN el costo de producir un gramo de antmateria es de 50 billones de euros, un cuarto de gramo valdría la suma total del dinero que existe en la actualidad en el mundo.

Si a esto se suma el hecho de que la cantidad de antimateria que ha sido producida por el CERN desde que se descubrió se aniquilara con materia, la cantidad de energía que se produciría apenas serviría para iluminar un foco unos minutos. Si bien es cierto que le energía que libera la aniquilación es diez mil veces superior a un fisión nuclear y cien veces superior a la fusión nuclear, un cuarto de gramo de antimateria produciría una explosión equivalente a la de una bomba atómica como la usada en Hiroshima.

Entonces dado la enorme cantidad de energía necesaria para producir antimateria y su dificultad para almacenarla, fabricar una bomba de antimateria es y sera ficción durante muchos años.

1 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...