viernes, 23 de abril de 2010

La psicología de las teorías de conspiración

Es triste aceptar que las teorías de conspiraciones cobran adeptos, desde los que consideran que el mundo lo gobiernan los Illuminati  hasta los que dicen que es una farsa la llegada del hombre a la Luna, pero es la vez un caso de estudio fascinante de la disonancia cognitiva.

La teoría de la disonancia cognitiva - una de las más influyentes teorías en la psicología social - fue iniciada por Leon Festinger , en la Universidad de Minnesota. En el verano de 1954, Festinger estaba leyendo el periódico de la mañana cuando se encontró con un pequeño artículo sobre Marion Keech, un ama de casa en las afueras de Minneapolis, que estaba convencida de que el apocalipsis se avecinaba (Keech era un seudónimo). Ella había empezado a recibir mensajes de los extraterrestres unos años antes, pero ahora los mensajes se estaban inquietantemente específicos. De acuerdo con Sananda, un extraterrestre del planeta Clarion que estaba en contacto regular con Keech, la civilización humana sería destruida por una inundación masiva en la medianoche del 20 de diciembre 1954.

La profecía de ciencia-ficción Keech pronto ganó un pequeño grupo de seguidores. Se confiaba en ella mediante adivinaciones y se marcó la fecha del Armagedón en sus calendarios. Muchos de ellos abandonaron sus empleos y vendieron sus casas. Los sectarios no se molestaron en comprar regalos de Navidad o hacer los arreglos para la dena de Fin de Año, ya que no existiría para entonces.

Festinger se dio cuenta inmediatamente de que el caso Keech sería un gran tema de investigación. Él decidió infiltrarse en el grupo haciéndose pasar por un verdadero creyente. Festinger estudio la reacción del culto la mañana del 21 de diciembre, cuando el mundo no fue destruido y no apareció ninguna nave espacial. ¿Podría Keech retractarse? ¿Qué pasaría cuando su profecía no se cumplió?

En la noche del 20 de diciembre, los seguidores de Keech se reunieron en su casa y esperaron las instrucciones de los alienigenas al acercarse la medianoche. Cuando el reloj marcó las 12:01 y todavía no había ninguún extraterrestre, los miembros del culto comenzaron a preocuparse. Algunos comenzaron a llorar. Los alienígenas los habían decepcionado. Pero entonces, Keech recibió un nuevo mensaje desde el espacio exterior, que rápidamente transcribió en su bloc de notas. "Este pequeño grupo que ha estado aquí toda la noche ha extendido tanto la luz", decían los extraterrestres: "que Dios salvó al mundo de la destrucción. No ha habido desde el principio del tiempo en esta Tierra una fuerza de bien y luz como lo hay ahora en este cuarto". En otras palabras, era su obstinada fe la que había impedido el apocalipsis. Si bien las predicciones de Keech habían sido falsificadas, el grupo estaba más convencido que nunca de que los extraterrestres eran reales. Comenzaron a hacer proselitismo a los demás, el envío de comunicados de prensa y de reclutamiento a nuevos creyentes. Esta es la forma en que reaccionó ante la disonancia de estar equivocada: al convertirse en aún más la certeza de que tenían razón.

Hay, por supuesto, algo muy preocupante sobre la disonancia cognitiva, ya que sugiere que nos doblegamos  sobre nuestras creencias pese a pruebas contradictorias. Si bien los neurocientíficos han comenzado a descifrar la anatomía de este defecto mental -se puede culpar a su circunvolución del cíngulo anterior -. Aunque todos somos vulnerables a la disonancia cognitiva (y el estilo paranoico siempre ha sido una presencia fuerte en la política) parece que desperdiciamos oxígeno cada vez más valioso en conversaciones sobre el vínculo entre el autismo y las vacunas. Después de todo, gracias a Google podemos encontrar "evidencia" que apoyo prácticamente cualquier creencia. Si usted puede imaginar una teoría de la conspiración, hay un sitio web por ahí que la promocione y un clan de hermanos en la fe que compartan su obsesión peculiar con agua potable fluorada y el Nuevo Orden Mundial. El resultado final es que nunca tenemos que retractarse. Siempre podemos encontrar otro enlace para "probar" que el gobierno está tratando de engañarnos o que los extraterrestres van a destruir la tierra a la medianoche.

Referencia:

Jonah Lehrer, "The Psychology of Conspiracy Theories", Wired.

2 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...