viernes, 14 de mayo de 2010

Barreras de contención en el refugio de Vida Silvestre Breton. Créditos: Guardacostas de EE.UU.

De detenerse la fuga del pozo de la que fue la plataforma Deepwater Horizon en los próximos días, el daño ambiental en el Golfo de México seguirá siendo grave, pero probablemente no de larga duración. Pero si no se logra tapar, en un lapso mayor a un mes, el Golfo puede ser profundo y permanentemente alterado.

A miles de kilómetros de pantanos, praderas de pastos marinos y arrecifes de coral pueden ser dañados sin posibilidad de recuperación. Este es el peor de los caso, y aún esta lejos de ser cierto.Pero mientras el petróleo sigue fluyendo, las probabilidades de que esto ocurra aumentaran.

"Lo que me preocupa es que esto podría convertirse en un problema crónico, no sólo un mal menor", comenta el ecologista James Cowan, de la Universidad Estatal de Louisiana.

Las altas concentraciones de petróleo son muy tóxicos, pero las bajas concentraciones tienen amplias repercusiones. Dado que el aceite se filtra a través de las redes tróficas, retarda el crecimiento de plantas y animales, dejándolos vulnerables a la depredación y la enfermedad, y menos aptos para reproducirse. Con el derrame en aguas profundas que ya es demasiado grande para contener e impredecible, la cuestión ya no es si va a causar daños, sino ¿cuánto daño provocará?

Si el flujo se detiene pronto, las poblaciones afectadas podrán recuperarse de las pérdidas en pocos años e incluso antes si el aceite permanece en el mar el tiempo suficiente para ser batido por las olas y consumido por los microbios. Los ecosistemas se mantendrán intactos.

Pero si los flujos de petróleo siguen, las poblaciones vegetales y animales pueden ser empujadas a   niveles de un punto de inflexión, llegar a un número tan bajo que la recuperación es imposible. Algunas de las especies restantes se vuelven más comunes, y otras menos. La interrupción favorece los oportunistas de bajo nivel para apresurarse a nichos de reciente apertura. Si esto sigue sucediendo, toda una región puede ser afectada.

Esto parece haber sucedido en el noroeste del Atlántico, donde la sobrepesca de bacalao motivó su reemplazo permanente por cangrejos y peces de carnada . En el noroeste del Mediterráneo, una confluencia de la sobrepesca, la contaminación y el cambio climático impulso el reinado de algas y medusas . No hay marcha atrás de esa transformación, al menos no en escalas de tiempo humanas pertinentes. Ese grado de cambio es ahora concebible en gran parte del Golfo de México.


"Si una perturbación es lo suficientemente extensa y dura lo suficiente, se puede cambiar de un ecosistema a un estado completamente diferente", comenta John Valentine, científico en el Laboratorio de Sea Island Dauphin en Alabama.  Llama a los ecosistemas de inflexión "la más extrema de las posibilidades", pero si el derrame del petróleo continúa durante varios meses, bien podría suceder en una área aún más amplia. "Podría haber consecuencias graves para las especies locales", añade.

No es sólo una red trófica que está en peligro en el Golfo, sino un mosaico entrelazado de las redes. Un componente importante es la flora bajo el agua del mar que forma una franja de varios kilómetros de profundidad a lo largo de la costa. Esta flora son el hogar de muchos peces comerciales, especies de moluscos y son criaderos de peces migratorios otros.

El pasto marino es una especie clave, fundamental para la supervivencia de muchas otras especies, y en última instancia, la celebración del ecosistema en conjunto. Si se filtra el aceite en el fondo marino, las raíces del pasto marino podrían ser sofocados, impidiendo que vuelva a crecer. Lo mismo sucede para las gramíneas que están en la superficie del agua en las marismas costeras, que son sustento para otros peces y crustáceos. Cuando mueren las hierbas del pantano, se mezclan con el agua, sumergiendo los pantanos tan profundo que las nuevas plantas no pueden crecer.

"La muerte de la vegetación no conduce automáticamente a la pérdida de humedales de manera permanente", pero tiene ese potencial", añade el ecólogo Irv Mendelssohn de la Universidad de Carolina del Norte.

Sin embargo, "he trabajado en una serie de derrames de petróleo donde la flora no soporto, pero fueron capaces de recuperarse después de unos años", comenta Mendelssohn. Su experiencia pone de relieve el carácter imprevisible de los puntos de inflexión. Un factor clave es la presencia de otros problemas ambientales.

Por desgracia, el Golfo destaca por la pesca y la contaminación.  Presas del río Mississippi y los diques han alterado las corrientes de agua y sedimentos que históricamente alimentaban el delta. En los últimos 50 años, unos 1.500 kilómetros cuadrados de humedales han desaparecido, pérdidas de algas marinas varían entre el 12 por ciento al 26%. Los investigadores han reportado cambios en la composición de especies y zonas de cultivo, un patrón que se considera sintomático de los ecosistemas al borde de la inflexión.

"El sistema ya está degradando", dice la ecologista Reed Denise de la Universidad de Nueva Orleans.  Es demasiado pronto para saber si los sistemas locales estan en riesgo, pero "el petróleo podría poner el punto final a los pantanos que ya están al borde", agrega.

Especialmente vulnerables son los pastos marinos y pantanos en el oeste del Golfo, que albergan una pesquería por valor de 2.4 mil millones dólares anualmente. La parte occidental del Golfo tiene pocas playas, que permitirían que el aceite se limpie con relativa facilidad, ya que se lava en tierra. Carece de las islas barrera en las costas septentrionales y orientales, con olas calmadas y lento avance del aceite. Las costa de Luisiana en cambio podrían absorber el aceite como una esponja.

"No hay una primera línea de defensa", narra Cowan

También es importante destacar que los ecosistemas del Golfo se encuentra lejos de la costa, en las plataformas continentales ricas en corales. Estos son el hogar de complejas redes que soportan muchas especies de peces. Estas áreas se verán afectadas, aunque nunca llegue a la tierra el petróleo, comenta Cowan.

Las corrientes del Golfo pueden llevar el derrame a lo largo de las costas este y oeste. Dependiendo de  los vientos  y el tamaño final del derrame, el petróleo podría ir en cualquier dirección, o en ambas cosas. Otra corriente podría llevar el derrame a Florida. En unas pocas semanas, la temporada de huracanes en la cuenca del Atlántico se iniciará, con lo que las tormentas que podrían llevar el aceite a las profundidades de los humedales.

"En este momento, todo esto depende de la dirección del viento", finaliza Reed.


Referencias:

Brandon Keim, "Gulf Coast May Be Permanently Changed by Oil Spill", Wired.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...