lunes, 24 de mayo de 2010

Un rayo puede provocar alucinaciones

Bola de luz. Créditos: G. Hartwig, Colección NOAA.

Más allá de parecer producto de la imaginación, movimientos de un relámpago pueden estimular los cerebros de las personas y hacer que alucinen manchas brillantes de luz de la misma manera que un procedimiento médico lo hace cuando se aplica en los campos magnéticos del cerebro, proponen dos físicos. Los hallazgos podrían ayudar a explicar informes de centellas, misteriosas esferas flotantes de las cuales se ha hablado durante siglos, pero que son poco conocidos. El artículo que describe la idea aparece en Physics Letters A.

"No pretendemos tener una solución para el misterio de las centellas", dice el coautor del estudio Alexander Kendl, físico de plasma en la Universidad de Innsbruck en Austria. "Pero esta es una hipótesis posible".
Un rayo se forma cuando las cargas eléctricas llegan a ser físicamente separadas en una nube de tormenta y acumulan potencial eléctrico entre ellos, que se descarga de manera súbita. En algunos casos, Kendl narra, que pueden venir rápidamente: de 20 a 60 movimientos del relámpago, cada uno en el orden de 100 milisegundos de largo, que caen en el curso de varios segundos.

Estos movimientos repetitivos y raros, fueron los que sirvieron para que el equipo de Kendl, encontrara quela generación de campos magnéticos son muy similares - en fuerza y en la forma de ascenso y la decadencia en el tiempo - a los utilizados en una técnica llamada estimulación magnética transcraneana o TMS.

TMS se aplica en los campos magnéticos del cerebro para tratar enfermedades neurológicas y psiquiátricas tales como derrames cerebrales y la depresión. Mientras que la estimulación se está aplicando en la corteza visual, algunos pacientes reportan haber visto manchas de luz en su campo de visión. Tales experiencias, de ver la luz cuando en realidad no entra en el ojo, son conocidas como fosfenos. (Los patrones de luz que se ven cuando se frotan los ojos cerrados son otro tipo de fosfeno.)

Al trabajar con el estudiante graduado Innsbruck Josef,  Kendl calculo que los movimientos repetitivos de un rayo provocaría fosfenos "asombrosamente bien." Una persona tendría que estar dentro de unos 200 metros del rayo para experimentar el efecto.

Pero Thomas Kammer, un experto en TMS en la Universidad de Ulm en Alemania, no está convencido. Los pacientes de la EMT reportan haber visto diferentes tipos de fosfenos, pero generalmente no coinciden con las descripciones de las centellas. "No me puedo imaginar que los fenómenos visuales de larga duración como se describe con las centellas pueden estar basada en fosfenos inducidos", escribió Kammer en un correo electrónico.

Los científicos han propuesto antes que los informes de bolas relámpago puede ser atribuidos a las alucinaciones visuales, pero el nuevo estudio es el primero en cuantificar el fenómeno en detalle y se refieren a un fenómeno conocido. En 2008, investigadores de Suecia propusieron que los campos magnéticos asociados con los rayos podría afectar a las neuronas de la parte del cerebro conocida como el lóbulo occipital, que desencadena las crisis epilépticas e induce a visiones que se han descrito como centellas.

"Hay más evidencias de que la mayoría, si no todas, de las observaciones de centellas son creadas por la interacción de campos magnéticos generados por un rayo con el cerebro humano", dice el co-autor del estudio, el expertos en electricidad Vernon Cooray de la Universidad de Uppsala en Suecia .

Los científicos han luchado durante siglos para explicar el rayo en bola, en parte porque los informes de la misma son tan variados. Se describe a menudo como una bola de color amarillento que se cierne alrededor de la altura del ojo por un par de segundos antes de desaparecer. Pero otros reportes describen rayo en bola de varios colores en movimiento rápido, debilitándose o incluso la explorando, algunos más dicen que esta acompañado por un penetrante olor o sonido.

La diversidad de descripciones, Kendl dice, sugiere rayo en bola puede ser un término general que describe muchos tipos diferentes de experiencia.

Referencias:
Alexandra Witze, "Lightning May Cause Hallucinations", Wired.
J. Peer and A. Kendl, "Transcranial stimulability of phosphenes by long lightning electromagnetic pulses", Physics Letters A, 375 (2010) | doi:10.1016/j.physleta.2010.05.023

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...