lunes, 26 de julio de 2010

Fósil de la Cueva Kesslerloch. Créditos: H. Napierala.

Un fragmento de mandíbula encontrado en una cueva de Suiza, más de 14.000 años, proviene de los primeros perros conocidos, de acuerdo a los científicos que analizaron y fecharon mediante radiocarbono al fósil.

El origen del perro se conoce bien, sin embargo, algunos investigadores dicen que los fósiles de perros son mucho más viejos que el hallazgo de Suiza.

Una mandíbula superior  desenterrada en 1873 en la Cueva Kesslerloch, situada cerca de la frontera norte de Suiza con Alemania, demuestra que los perros domésticos vivieron allí entre 14,100 y 14,600 años atrás, de acuerdo al estudiante de arqueología graduado Hannes Napierala y Hans-Peter Uerpmann, coautores de un estudio en la Universidad de Tübingen en Alemania.

"El descubrimiento de Kesslerloch apoya claramente la idea de que el perro era un animal doméstico establecido en ese momento en el centro de Europa", añade Napierala.

Los investigadores también han encontrado fósiles con una edad de 14,000 años, entre los restos de hombres prehistóricos enterrados en el sitio alemán de Bonn-Oberkassel.

Los cráneos fósiles recientemente identificados por otros equipos son perros lobos de la Edad de Hielo. Napierala y Uerpmann sostienen en un artículo publicado en Internet el 19 de julio en Journal of Osteoarchaeology. Incluye una muestra de 31,700 años de antigüedad descubierto hace más de un siglo en Cueva Goyet  en Bélgica y que en el 2009 se divulgó era el perro más viejo conocido.

El paleontólogo Mietje Germonpré del Real Instituto Belga de Ciencias Naturales de Bruselas, que dirigió el análisis de los fósiles Goyet, destaca por sus conclusiones. "El perro Kesslerloch no es la evidencia más antigua de la domesticación del perro".

Numerosos fósiles se encuentran cerca de los perros lobos, restos en la cueva Goyet y la Cueva Kesslerloch, plantean dudas acerca sobre si cualquiera de los sitios alojaron animales completamente domesticados, ante ello comenta el arqueólogo Susan Crockford de la Universidad de Victoria en British Columbia. Ella se refiere a la mandíbula de Suiza como un perro "incipiente" en las primeras fases de la domesticación de los lobos.

Los científicos no están de acuerdo sobre cómo y cuándo se originaron los perros, excepto que los lobos siempre fueron la población silvestre donde los perros fueron criados. Una investigación de la diversidad genética en los perros y los lobos modernos llegó a la conclusión que la domesticación se produjo en el sureste de Asia, mientras que otro origen canino situado en el este de Europa o el Oriente Medio.

Napierala y Uerpmann sospechan, sin embargo que los estudios de ADN, mostraban dónde se originaron los lobos, no los perros. En su opinión, los perros fueron domesticados por las poblaciones de lobos locales en diversas partes de Europa, Asia y el norte de África tal vez en algún momento hace 15,000 años.

La mandíbula del perro Kesslerloch y sus dientes restantes son considerablemente más pequeños que los de lobos recuperados en el mismo lugar, dicen los científicos. Un espacio entre dos de los dientes del perro fósil indican que la domesticación debió haberse alcanzado una fase avanzada en ese momento. Durante las etapas iniciales de la domesticación, las mandíbulas disminuyeron de tamaño más rápidamente que los dientes, produciendo un apiñamiento dentario. Más adelante en el proceso de domesticación, los dientes se hicieron lo suficientemente pequeño como para dejar espacios.

Fósiles caninos de Goyet y otros sitios dentro de la cueva de Kesslerloch, se encuentran en el rango entre los lobos modernos y antiguos, Napierala añade que el hocico relativamente corto, robusto en los fósiles más viejos, es un principio citado como evidencia de la domesticación, que puede indicar una adaptación a la caza.

Evidencias como perros de menor longitud, boca más ancha y un cerebro más amplio que el de lobos, responde Germonpré. Los estudios del cerebro indican que las retinas de los perros fueron reorganizados para centrarse en el campo visual central, tal vez para ayudar a rastrear los rostros humanos, al mismo tiempo que la cría selectiva produjo narices más cortas, agrega.

Los perros más antiguos a los de Cueva Kesslerloch son relativamente grandes, aunque no tan grandes como los lobos, argumenta Germonpré. Los perros han sido descubiertas en los sitios que han producido un gran número de huesos de mamut. Las personas que viven en esas zonas pudieron haber utilizado a los perros para transportar carne de mamut de las zonas de caza y como centinelas, propone.

Napierala y Germonpré estan de acuerdo en que una resolución de este debate exige la tenaz persecución de los fósiles caninos adicionales.

Referencias:

0 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...