viernes, 23 de julio de 2010

¿Por qué el dinero no nos hace felices?

El dinero es sorprendentemente malo para hacernos felices. Una vez que estamos fuera de la pobreza, los niveles de riqueza tiene un modesto impacto en los niveles de felicidad, especialmente en los países desarrollados. Lo que es peor, parece que la nación más rica de la historia EE.UU. - en el siglo 21, en América - poco a poco están menos menos satisfechos con la vida. O como los economistas detrás de este reciente análisis concluyen: "[En Estados Unidos] la psicología del bienestar de las nuevas generaciones se ha venido reduciendo con el tiempo".

Tal parece que los datos contradicen uno de los supuestos centrales de la sociedad moderna. Es por eso que trabajamos duro, tenemos una preocupación por el mercado de valores y ahorramos para una cena / reloj / teléfono / coche / propiedades costosas. Hemos sido llevados a creer que el dinero produce bienestar.

Pero la desconexión estadística entre dinero y felicidad plantea una pregunta fascinante: ¿Por qué el dinero no nos hace felices? Una respuesta interesante proviene de un nuevo estudio realizado por psicólogos de la Universidad de Lieja, publicado en Psychological Science. Los científicos exploran la hipótesis de la "experiencia extendida", una idea propuesta por Daniel Gilbert. Él explica: la hipótesis, con la siguiente anécdota:

He tocado la guitarra desde hace años, y me proporciona muy poco placer ejecutar un blues de tres acordes. Pero cuando yo aprendí a tocar cuando era adolescente, me sentaba en mi habitación tocando alegremente los tres acordes hasta que mis padres golpeaban el techo ... ¿No les parece razonable explicarlo mediante la hipótesis de la experiencia extendida y decir que una experiencia que una vez me trajo placer ya no lo hace? Ahora bien si a un hombre se le da un vaso de agua después de estar perdido en el desierto de Mojave puede en ese momento tener una tasa de felicidad de ocho. Un año después, la misma bebida podría inducirlo a no sentirse más allá mejor de dos.

Se puede explicar mediante la hipótesis la relación entre felicidad y el dinero. Los psicólogos de Lieja proponen que el dinero nos permite disfrutar de las mejores cosas de la vida -podemos quedarnos en hoteles caros, comer sushi exquisito y comprar los mejores aparatos de tecnología- que en realidad disminuyen nuestra capacidad de disfrutar de los placeres mundanos de la vida cotidiana. (Su lista de tales placeres incluye "los días de sol, cervezas frías, y las barras de chocolate"). Y ya que la mayoría de nuestras alegrías son mundanas - que no se puede dormir en el Ritz todas las noches - nuestra capacidad para derrochar en realidad resulta contraproducente. Tratamos de lograrlo, pero termina estropeándonos a nosotros mismos.

El estudio en sí es sencillo. Los psicólogos reunieron a 351 empleados de la Universidad de Lieja, desde personal de vigilancia hasta administradores de alto rango, para una encuesta en línea. (Se debe señalar que no está claro si la felicidad y otros aspectos de bienestar pueden medirse significativamente con un examen de opción múltiple). Los científicos prepararon los temas mostrándoles un fajo de billetes de euros antes de cuestionarlos con preguntas que trataban de captar su "capacidad de disfrutar" Así es como la prueba funcionó:

Se les pidió a los participantes imaginaran una tarea importante (satisfacción), de pasar un fin de semana romántico (alegría), al descubrimiento de una catarata mientras navegan (temor). Cada escenario era seguido de ocho posibles reacciones, incluyendo las cuatro situaciones de bienestar inducidas en la introducción (es decir, se mostraban las emociones positivas, permaneciendo presente, anticipando o recordando el evento, y preguntandole a las personas sobre la experiencia). Los entrevistados debían seleccionar la respuesta o respuestas que mejor caracterizaban su comportamiento en cada situación típica, y recibir 1 punto por cada situación de bienestar seleccionada.

Curiosamente, los científicos encontraron que las personas en condición de riqueza -que habían sido sobornados con Euros- obtenían bajas puntuaciones de bienestar. Esto sugiere que simplemente mirando el dinero hace que estemos menos interesados en disfrutar los placeres de la vida de menor importancia. Por otra parte, los sujetos que ganaron más dinero en la vida real -los científicos pidieron a los entrevistados proporcionaran información sobre sus ingresos mensuales- obtuvieron puntajes significativamente más bajos en la prueba. Un experimento posterior de este efecto aplicado entre los estudiantes de Canadá, se comprobó que quienes pasaban menos tiempo saboreando una barra de chocolate eran aquellos que se les había mostrado una imagen de dólares canadienses. Los psicólogos finalizan con una sombría nota:

En conjunto, nuestros resultados proporcionan evidencia para la noción de provocación que tiene acceder a las mejores cosas de la vida que realmente pueden poner en peligro la  capacidad para obtener el disfrute de los pequeños placeres de la vida. Nuestra investigación demuestra que un simple recordatorio de la riqueza produce los mismos efectos que la riqueza real en la capacidad del individuo para disfrutar, lo que sugiere es el acceso a la percepción de experiencias placenteras, que puede ser suficiente para mermar todos los días. En otras palabras, uno no necesita realmente visitar las pirámides de Egipto o pasar una semana en los legendarios balnearios Banff en Canadá para que la capacidad se vea afectada, simplemente saber que estas experiencias están fácilmente disponibles para hacer más amena la existencia.

Esto hace pensar en los Amish. Desde una cierta perspectiva, los Amish viven sin cosas que la mayoría de nosotros consideramos esenciales. No utilizan los coches, rechazan Internet, evitan los centros comerciales y las cuentas bancarias. El resultado final, sin embargo, es un auge de la felicidad. Cuando se les pidió que calificaran su satisfacción en la vida en una escala de 1 a 10, los amish estan tan satisfechos con sus vidas como los miembros de los 400 de Forbes. Hay, por supuesto, muchas maneras de explicar la satisfacción de los AmishAmish. (La comunidad tiene fuertes lazos, una profunda fe religiosa y familias estables, aspectos que se correlacionan de forma fiable con altos niveles de bienestar.) Pero no se puede dejar de preguntar si parte de su felicidad está relacionada con la experiencia extendida. No se preocupe acerca de cómo obtener el último iPhone, o comer en el nuevo restaurante de lujo, o comprar el bolso de moda. El resultado final, quizás, es que los amish son más capaces de disfrutar de lo que realmente importa, lo que el dinero no puede comprar.

Referencia:

Jonah Lehre, "Why Money Makes You Unhappy", Wired.

0 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...