viernes, 20 de agosto de 2010

El derrame de petróleo aún permanece en las profundidas del Golfo



Mapa topográfico de la ubicación del derrame. Créditos: R. Camilli, WHOI.

El petróleo derramado en aguas profundas durante el desastre de Deepwater Horizon y suspendido bajo el agua parece estar desapareciendo más lentamente de lo esperado, sugiere un nuevo estudio. El mayor daño en última instancia, puede estar en las profundidades del mar en lugar de las costas, una catástrofe en un cuadro negro.

Durante las dos últimas semanas de junio, los investigadores del Instituto Oceanográfico Woods Hole realizaron un seguimiento en una area de 1.609344 kilómetros, empleando una pluma estudiaron la fuga de petróleo a diversas profundidades. Mediante la pluma, podía preveerse su comportamiento e indicar lo que está ocurriendo en el fondo marino, para comprender como el petróleo continúa suspendido en el océano - posiblemente un destino compartido con la mayoría del aceite derramado.

Sin poder calcular con precisión la rapidez con que el aceite se mantiene suspendido, los investigadores fueron capaces de medir la actividad de los microbios responsables de su descomposición. El pronostico indica que, pasarán meses antes de que esta columna se haya ido.

Los resultados publicados el 19 de agosto en Science, indican mediante "una foto", una de las tantas advertencias . WHOI autor Chris Reddy lo llamó "el primer capítulo." Pero con esas advertencias en cuenta, los resultados sugieren que el aceite que sigue en el Golfo podría estar allí durante mucho tiempo.

Los resultados vienen como legado aún en evolución, sobre el daño causado por Deepwater Horizon en aguas profundas que más allá de ser una cuestión de controversia política y científica.

No mucho tiempo después de poder tapar la fuga el 15 de julio, después de casi 18 927 000 litros de petróleo se habían filtrado al mar, los periodistas comenzaron a plantear preguntas como "¿Dónde está todo el petróleo?". A pesar de que cientos de kilómetros cuadrados de superficie del océano se habían cubierto y había otros cientos de kilómetros de costa sucia, todavía era mucho menos de lo esperado.

La mayoría del público interpretó que al producirse el derrame en una perforación petrolera ubicada  en aguas profundas, los derrames flotarían a la superficie. Sin embargo la dinámica de vertidos en aguas profundas, donde el aceite caliente sale disparado en agua fría a una profundidad extraordinaria y presión, son diferentes.

Un estudio de 2003 insinuó, lo que ahora sabemos es cierto, gran parte del petróleo no flota. Se eleva un poco y se queda allí. Por lo tanto los informes elaborados durante el desastre, empleando plumas bajo el agua del petróleo, en última instancia recibió menos atención general que la contaminación del litoral, pero no era menos real.

A razón del accidente, la administración de Obama anunció fuertes restricciones a la perforación en aguas profundas, al mismo  tiempo la Agencia Federal de  Administración Nacional Oceánica y Atmosférica publicó un informe declarando que casi tres cuartas partes de petróleo derramado en el golfo ya se había recogido ( pdf). Esta conclusión fue atacada de inmediato por oceanógrafos de la Universidad de Georgia. Con base en los mismos datos, se dijo que casi tres cuartas partes del petróleo todavía estaba allí.

La diferencia fue drástica, pero relativamente fácil de explicar. NOAA considera aceite disuelto en el agua o químicos dispersos prueba de que se ha recogido. Para los investigadores de Geogia, no era más que el azúcar que se ha agitado en el té helado. El ecólogo de Georgia Charles Hopkinson llama el estudio del gobierno "absolutamente incorrecto", diciendo que "el petróleo aún está allí, y que podría demorar años en degradarse". Poco después de la declaración del equipo de Georgia, investigadores de la Universidad de Florida informaron del hallazgo de petróleo en aguas profundas evidenciado en desoves de peces.

El equipo de WHOI en Science hacía notar las limitaciones de los datos, recogidos durante dos semanas en junio por un vehículo a control remoto programado para seguir el petróleo, sin embargo los resultados no son alentadores.

Las mediciones de los niveles de oxígeno del agua -un indicador de la actividad respiratoria de los microorganismos descomponedores del aceite- encontró más actividad de lo esperado en el agua libre de aceite, pero mucho menos en la superficie. Algunas de las diferencias es debido a ue las reacciones químicas ocurren más lentamente en el ambiente más frío de las profundidades del mar. Pero incluso teniendo eso en cuenta, era más lenta de lo previsto.

"Los hidrocarburos que proveen la respiración microbiana no son apreciables en las escalas temporales de nuestro estudio", escribieron los investigadores en Science. "Se puede tomar muchos meses antes de un estudio atenuante de manera significativa sobre la pluma de hidrocarburos."

La composición exacta de la pluma aún queda por determinar, pero sin duda contiene benceno, tolueno, xileno y otros compuestos responsables de la toxicidad del petróleo. Las consecuencias en aguas profundas podrían ser mucho mayores que en las costas.

"Es fácil de relacionar con un pelícano aceitado. Es más difícil relacionar con un copépodo aceitado", dijo el ecologista del acuario de Georgia Al Dove, que estudia los tiburones ballena en el Golfo de México. "La gente se acostumbra a ver las imágenes de vida silvestre llenos de residuos de petróleo, pájaros en playa, y eso es una tragedia - pero no es lo que va a mantener el ecosistema de volver a lo que era".

Los ecosistemas de las profundidades del Golfo de mar se han estudiado mucho menos de lo realizado con las costas, pero es posible que los efectos sean similares en ambos escenarios.

"Mi experiencia es que lo que ocurre en aguas poco profundas afecta lo que ocurre en las profundidades del mar, y viceversa", añade Craig McClain, un ecólogo de aguas profundas en el Centro Nacional de Síntesis Evolutiva. "La interconexión es realmente importante, y ahora sólo estamos empezando a controlar la misma."

McClain, comenta que los datos sobre la vida en alta mar son más difíciles de reunir e interpretar que en las costas, donde los animales pueden contarse con facilidad y los datos sólidos de referencia ya existen.

"Los residuos del subsuelo menor podrían permanecer por décadas", dijo Carys Mitchelmore, toxicólogo de la Universidad de Maryland. "Habrá un cuadro negro de organismos muertos ahí fuera".

Referencia:

2 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...