lunes, 6 de septiembre de 2010

Dunkleosteus, pez de finales del periodo Devónico.Créditos: Michael LaBarbera.

Una reinterpretación del registro fósil sugiere una nueva respuesta a una de las preguntas existenciales de la evolución: si la extinción global en masa es sólo una desviación a corto plazo en la evolución o enviar a toda velocidad nuevos caminos.

Algunos científicos han sugerido que es la primera. Las tasas de diversificación de las especies - la velocidad a la que los grupos se adaptan y abren nichos ecológicos - parecía predecir lo que floreció en las postrimerías de pasados cataclismos planetarios. Sin embargo, según los cálculos del paleobiólogo John Alroy de la Universidad Macquarie, simplemente no es el caso.

"Extinción masiva fundamentalmente cambia la dinámica. Cambia la composición de la biosfera para siempre. Sencillamente, no se puede predecir a los ganadores y los perdedores, aún basándose en anteriores ganadores", comenta.

Alcoy fue una vez estudiante del paleontólogo Jack Sepkoski, quien en la década de 1980 formalizó la idea de que la Tierra ha experimentado cinco extinciones masivas en los 550 millones de años desde que la vida se volvió lo suficientemente duradera como para dejar un registro fósil. Los gráficos de la abundancia taxonómica representan líneas en constante aumento sobre como se diversifica la vida, sumiendose vertiginosamente durante cada extinción y aumentado de nuevo cuando la vida prolifera de nuevo.

A medida que el registro fósil es irregular y los principios evolutivos todavía se discuten, paleobiólogos no están de acuerdo acerca de lo que significan tales extinciones. Algunos sostienen que, en ausencia de extinciones, las especies se diversifican sin fin. En el "Árbol de la Vida" pueden brotar nuevas ramas para siempre. Otras mantienen la postura de que cada grupo taxonómico tiene límites; una vez alcanzado un cierto tamaño, cada rama dejan de crecer.

Sepkoski puso los límites laterales en este argumento. También propuso que, al observar la velocidad a la que cada grupo produce nuevas especies, se pueden predecir los ganadores y perdedores en cada extinción masiva. Los grupos que se diversificarán rápidamente prosperarían.
Gráfica sobre la diversidad de especies marinas durante el Cámbrico, Poleozoico y actualidad. Créditos: Science.


"Es una visión del relojero de la evolución. Cada grupo ha fijado una dinámica, y si hay una extinción, simplemente se desvía un poco", añade Alroy. "Eso es lo que estoy describiendo en este trabajo. Hay límites, y por eso no tenemos un billón de las especies. Pero esos límites pueden cambiar".

Alroy mantiene que los datos sobre fósiles marinos en la base de datos de Paleobiología, muestra que reúne a cerca de 100.000 registros de colecciones de fósiles de todo el mundo. Utilizando un método de ajuste estadístico diseñado para reducir el sesgo de las influencias circunstanciales paleontológicas -las posibilidades de encontrar los fósiles más jóvenes, más que de edad-, la facilidad de estudiar algunos en lugar de otros.

El análisis, publicado en Science, reproduce lo que Alroy considera es el reflejo más preciso de la dinámica de la extinción hasta la fecha. Y si bien sus datos se apoyaron en la idea de que la diversidad de cada grupo finalmente alcanza un límite, no encontró correlación entre las tasas de Sepkoski de la diversidad de pre-extinción en masa-y el éxito posterior a la extinción. Cada evento de extinción masiva pareció cambiar las reglas. El pasado no se indicaba en el futuro.

En un comentario que acompaña el estudio, del paleontólogo Charles Marshall de la Universidad de California, señala que los métodos estadísticos de Alroy aún necesitan revisión por parte de la comunidad paleobiología. La base de datos paleobiológicos, con toda su minuciosidad, también puede ser incompleta en formas que aún no se tienen apreciadas. "No hay un consenso inmediato sobre los detalles de la pauta de la diversidad", escribió. Sin embargo, "las piezas encajan".

Las piezas que ha unido Alroy sobre los resultados, poseen una "implicación suya para el futuro, dado que la Tierra está experimentando otra extinción en masa. A partir de la extinción de grandes animales terrestres hace más de 50.000 años atrás, que continuó con la proliferación del ser humano moderno en todo el mundo, y cogiendo ritmo en cada etapa de desarrollo de la humanidad, las tasas de extinción actuales van mucho más allá de los niveles capaces de desentrañar una predicción en los próximos siglos. Los ecologistas estiman que entre el 50 y el 90 por ciento de todas las especies están condenadas si no hay profundos cambios en el uso de los recursos por parte de la Humanidad.

En el pasado, muchos biólogos evolucionistas pensaba que la vida finalmente recuperaría su composición actual, comenta Alroy. En 100 millones de años, las criaturas volverían a vagar por la Tierra. "Pero eso no está en los datos", añade.

En lugar de análisis Alroy sugiere que el futuro es inherentemente impredecible, que lo que viene a continuación no se pueden extrapolar a partir de lo que se mide ahora, similar a que un observador del Cretácico medio no habría podido imaginar como pequeños roedores algún día ocuparían todos los nichos ecológicos entonces gobernados por los reptiles.

"La extinción masiva actual no va a poner las cosas simplemente fuera de lugar por un tiempo, y entonces las cosas volverán al punto de partida, o se habrán ido todas las formas", comenta Alroy. La extinción en masa "cambia las reglas de la evolución".

Referencias:

J. Alroy., “The Shifting Balance of Diversity Among Major Marine Animal Groups”, Science, Vol. 329 No. 5996, September 3, 2010.

Charles R. Marshall, “Marine Biodiversity Dynamics over Deep Time”, Science, Vol. 329 No. 5996, September 3, 2010.

Brandon Keim, "Mass Extinctions Change the Rules of Evolution", Wired.

2 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...