viernes, 29 de octubre de 2010

De Delfos a Paul: La persistencia del oráculo

La Copa Mundial de Fútbol de Sudáfrica 2010 no tuvo como fenómeno mediático a un jugador o una selección, en realidad para muchos la figura de los medios fue un animal "vidente", capaz de predecir y más aún acertar los resultados. El pulpo Paul supero con creces en popularidad a la mascota del mundial el leopardo Zakumi, tal fue su impacto que gano espacios en cadenas tan dispares como la BBC o CNN.

En Internet se volvió uno de los términos más buscados, con cerca de 1,170,000 páginas en la red y  su artículo en la Wikipedia. Macacos, langostas, tortugas fueron su competencia pero ni siquiera fueron reconocidos. Atrás quedo el delfín Flipper o la orca Keiko, en China se le llamo la nueva estrella del pop e inició la producción de la película "El asesinato de Paul el pulpo" a la vez que disparó los precios de pulpos. En la India hizo que aumentarán las peticiones de tal animal tanto como mascota como para predecir el futuro, los hindués aficionados a la adivinación encontraron en Paul su nuevo oráculo.

El fervor que despertó lo convirtió en el animal más solicitado del acuario de Oberhausen y a ponerlo bajo un estricto control de seguridad con el fin de evitar le hicieran daño por grupos nada agradados con sus prediccciones.

Contradictoria fue la pasión que despertó en la sociedad occidental, en pleno siglo XXI, donde el pensamiento racional y el excepticismo han avanzado, pero que al mínimo evento se deja entrever que aún persiste la creencia en supersticiones y en consecuencia la influencia de la pseudociencia.

Los oráculos en la antiguedad siempre tuvieron un lugar de respeto, poder e influencia en las religiones paganas y animistas, estableciendo un vínculo con las divinidades. Uno de las mas frecuentes fueron los oráculos animales, quienes asistidos por un sacerdote permitía conocer la voluntad de los dioses. A través del sacerdote intermediario era posible la comunicación e interpretación del tiempo, ya fuera presente, pasado o futuro. Las personas deseosas de respuestas  acudían para poder resolver diversos aspectos de su vida, muchos de ellos vitales como son la salud, la economía o decisiones personales. A la vez los oráculos servían para predecir eventos favorables y también desfavorables para la comunidad. En Roma era común leer el futuro en los movimientos del cuerpo o las entrañas de los animales, mediante la observación del vuelo de pájaros o el comportamiento de gallinas. Cuando las aves volaban a la derecha era una mala señal, a la izquierda era bueno. Si las gallinas al comer tiraban pequeños trozos, era una buena señal, si no comían o se alejaban de su jaula, era un mal augurio. Tal era su influencia que durante la primera Guerra Punica, un almirante romano consultó un oráculo compuesto de pollos, los cuales al no comer provocaron la ira del almirante quien los arrojó al mar "si no comen que beban", como se había presagiado el resultado de la batalla favoreció a Cartago. Julio Cesar al combatir a los germanos, empelo el mismo método, llenando de maíz la zona del Rin por la cual iba a cruzar, pero en esta ocasión las gallinas si comieron y el resultado fue favorecedor para él.

En China los perros pequineses eran venerados y consultados, quienes interpretados por un sacerdote que tomaba en cuenta el movimiento de su cuerpo podía responder a las preguntas de los fieles. En los Andes se consultaba el movimiento de animales como félinos, aves y serpientes, práctica que aún persiste hoy en día pese al esfuerzo de los misioneros durante la conquista por erradicarlo, actividad que no ceso y que gano adeptos entre la sociedad en general. En Perú hoy en día aún abren las entrañas de cuyes, las cuales son leídas por un chamán.

Pasado o presente, oriente u occidente, no hay una frontera visible entre la razón y la superstición, las prácticas persisten. Ya fuera el Pulpo Paul o la Marmota Phil de Punxsutawney, Pensilvania el poder de convocatoria esta aún presente.

Las razones pueden ser múltiples: estrategia de los medios o la persistencia de la creencia. Los que defienden a la marmota, aseguran que su pronóstico acierta entre un 75% a un 90%, pero un estudio realizado en Canada que analizó su eficiencia en los últimos 40 años lo sitúa en un 37%. Informes del National Climatic Data Center anuncia que la marmota solo ha acertado un total de 28%. Volviendo al pulpo, en la Eurocopa 2008 acertó en un 80% y el Mundial logró una eficiencia de 100% ¿Cómo logró tales resultados?

Para la mayoría, los resultados de Paul fueron meramente una anecdóticos. De acuerdo a expertos la elección de Paul fue por el estado de los mejillones (color, tamaño, otros) que influyó en la elección de un mejor alimento ya que tales animales pueden distinguir la calidad de su comida, otros afirman que el Paul de Mundial no es el de la Eurocopa, puesto que hace dos años el pulpo ya era adulto y tal especie, el pulpo común (Octopus vugaris), no vive más de tres años.

El pulpo común es una especie que vive en el mar Mediterráneo y el océano Atlantico. Tales animales tiene el sentido de la vista y oído muy desarrollados, pese a que no distinguen colores, son capaces de distinguir entre tonos y formas, pudiendo enfocar su visión para adaptarse a cambios de luz. De ahí que quizá la elección de la bandera español haya sido por su contraste, aunque también está el factor de los cuidadores que conociendo los resultados pudieran influí en la predicción usando para ello los mejillones. Por último estarían el público y los periodistas, quienes con sus gestos y movimientos de forma inconsciente influenciaron a Paul, otro Clever Hans.

Si se toma en cuenta la probabilidad, otorgando  una posibilidad de que cada bandera sea escogida en un 0.5 en catorce partidos, el resultado es 0.006, un suceso improbable.

Pero si se toma en cuenta las capacidades que tiene el animal, su capacidad de distinguir colores, forma, el estado de su comida, su inteligencia, el prestar atención a señales no verbales estamos frente a un interesante caso de estudio de comportamiento animal.

De acuerdo al antropólogo Dan Sperber, el interés generado se basa en prestar atención a eventos donde el patrón rompe con nuestras expectativas. El estar frente a un patrón irregular e improbable, capta la atención de inmediato y alimenta nuestras supersticiones, las cuales a través de la transmisión cultural se benefician. Tales mecanismos podrían explicar porque prosperan creencias erróneas como milagros, periodismo de fantasmas o inclusive religiones explicando así porque a las personas le gustan las explicaciones pseudocientíficas que las basadas en la ciencia.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...