lunes, 4 de octubre de 2010

La paradoja de escuchar

Un fascinante trabajo en Psychological Science explora una aparente paradoja de escucha: Es más difícil no escuchar una conversación cuando alguien está hablando en el teléfono (sólo oímos un lado del diálogo) que cuando dos personas presentes físicamente hablan uno frente a otro. Aunque la conversación telefónica contiene mucha menos información, tenemos una mayor curiosidad por lo que se dice. Vamos a llamar a este efecto "el tipo molesto". Él es el último hombre en la tierra que queremos escuchar, y sin embargo, es imposible de ignorar.

¿Cómo se explica "El efecto chico molesto"? La respuesta nos devuelve a la naturaleza del tratamiento de la información, y la forma perversa en que el cerebro asigna nuestra atención. Como se señalo al hablar sobre la curiosidad, al cerebro le fascinan las lagunas de información. (Esto se conoce como la "brecha de información", fue descrita por primera vez por George Loewenstein en los años 90.) En este nuevo estudio, los psicólogos de Cornell se basan en el "vacío de información" del modelo. Se demostró, por ejemplo, que los sujetos al escuchar un solo lado de una conversación - lo que sería un vacío - había una disminución del rendimiento en una variedad de tareas cognitivas que requieren toda la atención. En un segundo experimento, los investigadores confirmaron que se trata de la "naturaleza impredecible" del efecto que lo hace tan atractivo. Porque no sabemos sobre que es la conversación, o hacia dónde se dirige, pero no podemos dejar de escuchar. Nuestra atención es aspirado por la incertidumbre de las palabras.

Este efecto no sólo se aplica a las casi siempre desagradables conversaciones por teléfono celular. En Proust  un neurólogo, discute cómo el mismo concepto también puede explicar el atractivo de la música:

Antes de que un patrón musical puede ser deseado por el cerebro, se juzga lo díficil que es conseguirlo. Música sólo nos excita cuando provoca una lucha en la corteza auditiva para descubrir su orden. Si la música es demasiado obvia, si sus patrones siempre están presentes, resulta molesta y aburrida. (Piense en un reloj de alarma, que es un campo de juego perfectamente predecible en el tiempo perfecto. No es tan agradable). Esta es la razón por la cual compositores introducen la nota tónica en el comienzo de la canción y luego la evitan hasta el final. Cuanto más tiempo se nos niega el patrón que esperamos, es mayor la descarga emocional cuando vuelve el patrón. Hay una alegría en la corteza auditiva.

Para demostrar este principio psicológico, el musicólogo Leonardo Meyer, en su libro "La emoción y el significado de Música" (1956), analizó el movimiento º 5 de Beethoven interpretado por un Cuarteto de Cuerdas en Do sostenido. Meyer quería mostrar cómo la música se define por nuestras expectativas de orden. Se tomaron cincuenta medidas de la obra maestra de Beethoven, mostrando cómo Beethoven comienza con la declaración clara de un patrón rítmico y armónico y, a continuación, en un baile de tonos complejos, que evita cuidadosamente repetir. ¿Qué hace Beethoven en lugar de indicar las variaciones del patrón? Es su sombra evasiva. Si Mi mayor es la tónica, Beethoven jugará versiones incompletas del acorde de Mi mayor, siempre atento para evitar su expresión directa. Él quiere preservar un elemento de incertidumbre en su música, lo que hace nuestro cerebro solicite lo que él se niega a darnos. Beethoven guarda ese acorde para el final.

Según Meyer, la tensión de suspenso de la música (que surge de nuestras expectativas no cumplidas) es la fuente del sentimiento de la música. Mientras que las teorías anteriores de la música se centraban en la forma en que el ruido puede hacer referencia al mundo real de las imágenes y experiencias (su "connotación", es decir), Meyer sostuvo que las emociones que nos encontramos en la música vienen desde el desarrollo de los acontecimientos de la propia música. Este consagrado surge de los patrones que la sinfonía invoca y hace caso omiso, de la ambigüedad que crea dentro de su propia forma. "Para la mente humana", escribe Meyer, "tales estados de la duda y la confusión son abominables. Cuando nos enfrentamos a ellos, la mente intenta resolver con claridad y certeza". Y lo que espera, expectante, para la resolución de las principales, para que el patrón establecido de Beethoven sea completado". Esta anticipación nerviosa, dice Meyer, "es la razón de ser de todo el pasaje, su propósito es, precisamente, retrasar la cadencia en la tónica". La incertidumbre hace el sentimiento. La música es una forma cuyo significado depende de su incertidumbre.

En otras palabras, escuchando a Beethoven es la forma artística de un vacío - se trata de un estímulo sensorial que nos atrae precisamente por lo que no nos dice. La información es incompleta - no sabemos cuándo, exactamente, la tónica volverá - por lo que se espera con impaciencia la conclusión. Meyer posteriormente aplica este principio a todas las narraciones. Señaló, por ejemplo, que el momento de mayor suspenso en una película es también el momento de máxima incertidumbre. Estamos clavados porque no tenemos idea de lo que sucederá después.

Refererencia:


Jonah Lehrer, "The Science of Eavesdropping", Wired.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...