lunes, 4 de octubre de 2010

Fertilización in vitro. Créditos: Nobel Foundation.
Robert Edwards es galardonado con el Premio Nobel de 2010 por el desarrollo de la fertilización in vitro (FIV). Sus logros han hecho posible tratar la infertilidad, una condición médica que afecta cerca del 10% de todas las parejas en todo el mundo.

Fue en la década de 1950, cuando Edwards tuvo la visión de que la FIV podría ser útil como tratamiento para la infertilidad. Su trabajo sistemático para lograr su objetivo, permitió el descubrimiento de los principios para la fertilización humana y tuvo éxito en lograr la fecundación de óvulos humanos en tubos de ensayo (o más precisamente, en platos de cultivo celular). Sus esfuerzos se vieron coronados por el éxito, cuando finalmente el 25 de julio de 1978, el primer "bebé probeta" nació. Durante los años siguientes, Edwards y sus colaboradores perfeccionaron la tecnología de fertilización in vitro y lo compartieron con colegas de todo el mundo.

Aproximadamente cuatro millones de personas hasta ahora han nacido empleando la FIV. Muchos de ellos son ahora adultos y algunos padres de familia se han vuelto padres de familia. Un nuevo campo de la medicina se ha convertido, con Robert Edwards quien ha dirigido el proceso hasta el final de los descubrimientos fundamentales para la terapia actual, el éxito de la FIV. Sus contribuciones representan un hito en el desarrollo de la medicina moderna.

Infertilidad - un problema médico y psicológico-

Más del 10% de todas las parejas en el mundo son infértiles. Para muchas de ellos, es motivo de una gran decepción y para algunas más causa de un trauma psicológico permanente. La medicina en el pasado tuvo pocas oportunidades de ayudar a estas personas. Hoy en día, la situación es totalmente diferente. La fertilización in vitro (FIV) es una terapia establecida cuando el esperma y el óvulo no pueden ser fecundados.

La investigación básica da frutos

El científico británico Robert Edwards comenzó su investigación fundamental sobre la biología de la fertilización en la década de 1950. Pronto se dio cuenta que la fecundación fuera del cuerpo podría representar un posible tratamiento de la infertilidad. Otros científicos habían demostrado previamente que los óvulos de conejos podían ser fertilizados en tubos de ensayo cuando el esperma se añadía, dando lugar a la descendencia. Edwards decidió investigar si métodos similares podrían ser utilizados para fertilizar células sexuales humanas.

Resultó que los células fecundadas humanas tienen un ciclo de vida completamente diferentes a los de los conejos. En una serie de estudios experimentales realizados junto con varios compañeros de trabaj, Edwards hizo una serie de descubrimientos fundamentales. Aclaró que los óvulos humanos adultos, son regulados por diferentes hormonas para su maduración, y el momento en el que los óvulos son susceptibles para la fertilización mediante espermatozoides. También determinó que las condiciones en que los espermatozoides se activan y tienen la capacidad de fertilizar el óvulo. En 1969, sus esfuerzos se vieron convertidos en éxito cuando, por primera vez, un óvulo humano fue  fertilizado en un tubo de ensayo.

A pesar de este éxito, un gran problema se mantuvo. El óvulo fertilizado no se desarrolló más allá de una simple división celular. Edwards sospecho que los óvulos que habían madurado en los ovarios antes de que se retiraron para la FIV podría funcionar mejor, y busco las posibles formas de obtener tales células de una manera segura.

De experimentos a la medicina clínica 

Edwards contacto al ginecólogo Patrick Steptoe. Steptoe se convirtió en el médico que, junto con Edwards, desarrollaron la FIV de la fase experimental a la medicina práctica. Patrick fue uno de los pioneros en la laparoscopia, una técnica que fue nueva y polémica en su momento, esta técnica permite la inspección de los ovarios a través de un instrumento óptico. Steptoe utilizo el laparoscopio para extraer óvulos de los ovarios y Edwards coloca los óvulos en el cultivo celular y añadía esperma. Los óvulos fertilizados ahora se dividían en varias ocasiones y formaban embriones tempranos.

Estos primeros resultados fueron prometedores, pero el Consejo de Investigación Médica decidió no financiar la continuación del proyecto. Sin embargo, una donación privada permitió que el trabajo continuara. La investigación también se convirtió en el tema de un acalorado debate ético que se inició por el propio Edwards. Varios líderes religiosos, éticos y científicos exigieron que el proyecto se detuviera, mientras que otros le dieron su apoyo.

El nacimiento de Louise Brown - un acontecimiento histórico

Una nueva donación permitió que el trabajo de Edwards y Steptoe siguiera. Al analizar los niveles de hormonas de los pacientes, se podía determinar el mejor momento para la fertilización y maximizar las posibilidades de éxito. En 1978, Lesley y John Brown visitaron la clínica después de nueve años de intentos fallidos para tener un hijo. El tratamiento de fecundación in vitro se llevó a cabo, y cuando el huevo fertilizado se había convertido en un embrión de 8 células, se coloca en la señora Brown. Un bebé sano, Louise Brown, nació por cesárea, el 25 de julio de 1978. La FIV se había movido de la ficción a la realidad y una nueva era en la medicina había comenzado.

La FIV se perfecciona y se propaga a todo el mundo

Edwards y Steptoe establecieron la Clínica Bourn Hall, en Cambridge, el primer centro del mundo para el tratamiento de FIV. Steptoe fue su director médico hasta su muerte en 1988, y Edwards estuvo dirigiendo la investigación hasta su jubilación. Ginecólogos y biólogos celulares de todo el mundo se han especializado en Bourn Hall, donde los métodos de fecundación in vitro se perfeccionan continuamente. Hasta 1986, 1,000 niños habían sido ya nacidos mediante la FIV en Bourn Hall, lo que representa aproximadamente la mitad de todos los niños nacidos en el mundo en ese momento.

Hoy en día, la FIV es un tratamiento establecido en todo el mundo. Ha sufrido varias mejoras importantes. Por ejemplo, los espermatozoides puede ser microinyectados directamente en el óvulo en la placa de cultivo. Este método ha mejorado el tratamiento de la infertilidad masculina por FIV. Además, los óvulos maduros adecuados para la FIV puede ser identificados por ecografía y se retiran con una jeringa de multa en vez del laparoscopio. La FIV es un tratamiento seguro y eficaz. De 20 a 30% de los huevos fecundados finalizan en el nacimiento de un niño. Las complicaciones incluyen nacimientos prematuros, pero son muy raros, sobre todo cuando un huevo sólo se inserta en la madre. A largo plazo los estudios de seguimiento han demostrado que los niños de FIV son tan sanos como los demás niños. Aproximadamente cuatro millones de personas han nacido gracias a la FIV. Louise Brown y otros niños probeta han sido padres, lo que es probablemente la mejor evidencia de la seguridad y el éxito del tratamiento de FIV. Hoy en día, la visión de Robert Edwards es una realidad y trae alegría a las personas infértiles en todo el mundo.

Robert G. Edwards nació en 1925 en Manchester, Inglaterra. Después del servicio militar en la Segunda Guerra Mundial, estudió biología en la Universidad de Gales en Bangor y la Universidad de Edimburgo en Escocia, donde recibió su doctorado en 1955 con una tesis sobre el desarrollo embrionario en ratones. Se convirtió en un científico del Instituto Nacional de Investigación Médica en Londres en 1958 e inició su investigación sobre el proceso de fecundación humana. Desde 1963, Edwards trabaja en Cambridge, primero en su universidad y más tarde en la Clínica Bourn Hall, primer centro mundial de la FIV, que fundó junto con Patrick Steptoe. Edwards fue director de investigación y también editor de varias revistas científicas líderes en el área de la fertilización. Robert Edwards es actualmente profesor emérito en la Universidad de Cambridge.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...