viernes, 11 de marzo de 2011

Créditos: Yomiuri Shimbun/AFP/Getty Images/Big Pictures.
Para Japón, ubicado en el llamado "Cinturón de Fuego" del Pacífico, un terremoto de gran magnitud no es  extraño. Los códigos de país y la construcción de sistemas de alerta de terremotos se encuentran entre los más sofisticados del mundo y sin duda salvaron miles de vidas. Ahora, los científicos en el noroeste del Pacífico, cuya falla Cascadia tiene similitudes misteriosas a la que provocó el terremoto de hoy en Japón, dicen que el desastre puede obligarlos a reexaminar su propia preparación para terremotos.

"Este terremoto va a ser la referencia para el noroeste del Pacífico, cuando se rompa la falla Cascadia", opina John Vidale sismólogo de la Universidad de Washington, Seattle. "Sabemos que puede haber un sismo de esta magnitud. Es una cuestión de tiempo".

El Noroeste, como Japón, se encuentra en una zona de subducción en la que una placa tectónica se hunde bajo otra - a diferencia de una zona de cizalla como la de California, donde las placas se frotan una sobre otra en sentido horizontal. Ambos tipos de terremotos pueden ser devastadores, pero los temblores sólo en las zonas de subducción causan tsunamis. El impacto del terremoto de magnitud 8.9 que sacudió Japón el día 11 ha sido intensidad pura: varios expertos han planteado la hipótesis de que el último de esta magnitud sacudió Japón en el año 869.

El sismo muestra la importancia y los límites de la planificación, considera el sismólogo Robert Woodward de las Instituciones de Investigación de Sismología Incorporada en Washington, DC El estudio de los terremotos tienen unos pocos siglos siendo "trabajo de forense" basado sobre todo en el análisis de la sedimentación causada por los tsunamis , dice Woodward. Como resultado, los códigos de construcción se basan sobre todo en terremotos más recientes y sobre el control de geofísica.

Sin embargo, tales predicciones de riesgo puede ir solamente en un rumbo. Se puede advertir con qué frecuencia e intensidad la Tierra se sacude, pero no se puede predecir la magnitud de cualquier evento.

Hasta el momento, dice Vidale, las predicciones de riesgo de Japón parecen haber sido mucho más precisas de lo que fuero las realizadas en la tragedia en Christchurch, Nueva Zelanda. "No sabemos todavía, pero no se ha visto evidencia de la caída de edificios," un factor que se ha sumado a la cifra de muertos en Nueva Zelanda

Japón no está fuera de peligro, añade Woodward: edificios y estructuras debilitadas por el primer sismo, no pueden soportar las réplicas. Pero Vidale considera que el peligro real que enfrenta Japón ahora no son réplicas de este terremoto, sino un segundo terremoto en una falla que corre cerca de Tokio, que ahora tiene más presión. "Con toda probabilidad no será en décadas", dice, "pero la oportunidad es mucho más que ayer".

Científicamente, Woodward espera que el terremoto sea una mina de oro de información para los investigadores en el futuro. Vidale considera que los científicos examinarán los datos sismológicos de Japón en los días previos al terremoto en búsqueda de patrones o temblores que podrían predecir terremotos futuros.

Vidale considera que una prioridad para los investigadores de terremotos será descubrir si el sistema de alerta sofisticada de Japón ayudó a mitigar los daños. Sismógrafos recogieron los primeros temblores y enviaron una alerta automática a las estaciones de televisión y otros medios 1 minuto antes del sismo. El impacto real de la advertencia queda todavía por estudiar, pero Vidale opina que planificadores en el noroeste del Pacífico deben tener en cuenta.

"Este es un terremoto bien instrumentado, en un entorno similar [al de Noroeste del Pacífico] y creo que vamos a aprender mucho", agrega Vidale. Él estima que la instalación de este sistema de respuesta en la región de Cascadia costaría unos $ 50 millones, además de por lo menos $ 1 millón por año en gastos de mantenimiento por monitor.

En comparación con el máximo de $ 100 millones de dólares en daños económicos que, al momento de escribirlo, considera United States Geological Survey es la predicción de la catástrofe en Japón debido al terremoto (sin incluir los daños del tsunami), parece ser una buena inversión.

Referencia:

0 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...