lunes, 4 de abril de 2011

¿Qué pasará con los transbordadores espaciales?

Créditos: Dane Penland, National Air and Space Museum Archives, Smithsonian Institution
Los transbordadores espaciales se preparan para su segunda vida como piezas de museo, en tanto que funcionarios de la NASA comienzan la clasificación de los objetos almacenados, tratando de averiguar qué hacer con todos los objetos que ya no son útiles.

"Es como tener que mudarse de apartamento con bastante rapidez", expresa Bob Sherouse en la sede de la NASA, que se encarga de la distribución de material de transporte. "Usted tiene pensado en un número de elementos para llevar a su nueva casa, cuando de pronto descubre elementos que había debajo de tu cama o en su armario".

Los transbordadores pasarán a través de un largo proceso de limpieza antes de que estén listos para su debut en público. Cuando aterriza un transbordador, está cubierto de peligros: hidrógeno líquido y oxígeno como combustible, refrigerante de amoniaco, pirotecnia en vivo desde las ventanas de escape de emergencia, entre otras cosas.

"Tenemos que eliminar los riesgos químicos, para que cuando se encuentre en un museo, el público puede acercarse a él sin riesgo de desgasificación o goteo", agrega el director de vuelos Stephanie Stilson, que supervisó todas las revisiones posteriores y preparaciones para el último vuelo de Discovery, transbordador que realizó 11 viajes al espacio y ahora esta preparado para la jubilación.

Otras piezas que se eliminarán por seguridad es el sistema de control de avance de reacción, cuyos motores pequeños controlaban  la rotación de la nave. Las lanzaderas serán despojadas de sus entrañas y vueltas a poner de nuevo.

"Desde el exterior no se podrá decir que falta algo, pero por dentro estará vacía", añade Stilson.

Algunas piezas, incluyendo ventanas y partes móviles de las alas, será eliminadas y probadas para ver cómo soportaban el duro ambiente del espacio.

"Esta es la única nave reutilizable que tenemos. Ver cómo le fue en la exposición del ambiente espacial es importante para nosotros", agrega Kevin Templin del Centro Johnson de la NASA en Houston, que está a cargo de la transición de los transbordadores a la jubilación. "Hay ciertas partes de aquí que si no se tienen que eliminar, no las retiraremos. Ahora tenemos esa oportunidad".

Al menos uno de los transbordadores que aparecen no podrá contar con un brazo manipulador que fue construido por la Agencia Espacial Canadiense y volverá a Canadá. Los tres transbordadores que llegan a sus nuevas casas sin sus motores principales. Los 14 motores originales -tres de cada transbordador: Atlantis, Discovery y el Endeavour, además de cinco piezas de repuesto- se reservarán para ser reutilizados en futuros vehículos de vuelo espacial. Los museos tendrán réplicas construidas a partir de piezas de repuesto.

"Se tiene el hardware de vuelo real en él", añade Stilson. "Lo que no hay es agallas".

Aparte de eso, "estamos tratando de mantenerlos lo más reales como sea posible", dijo Stilson. "En este momento el plan es mostrarlos como si acabaran de regresar de vuelo." Eso significa que no hay trabajos de pintura nueva, aunque si un azulejo escudo térmico se cae, la agencia probablemente lo sustituirá con una réplica.

Pero si usted quiere un azulejo para su propio museo o en la escuela , sólo tiene que preguntar. La NASA creó un sitio web en octubre de 2009 para limpiar su garaje. Se han proyectado 24 mil elementos, se comprometió a entregar cerca de 3,000 a escuelas y museos de todo el país y ha entregado alrededor de 700. Sólo los gastos de envío y manipulación, que por un azulejo es de $ 23.40 dólares.

"Puede que los elementos vayan desde el más pequeño paquete de alimentos liofilizados a los objetos tan grandes como un simulador", comenta Sherouse. "Hay mucho más disponible para las personas que lo soliciten".

¿Qué sucede cuando los artefactos son robados del transporte (o se hacen falsificaciones) para poder venderlas en eBay? Eso ya pasó, narra Sherouse. Un demo de Enterprise fue puesto a la venta en eBay hace unos días recientemente, hasta que la NASA actuó. Un traje espacial de la época Mercury, fue robado por un ex empleado y mantenido en un garaje desde hace décadas, también fue puesto a la venta recientemente.

La NASA no toma esas cosas a la ligera, concreta Sherouse. "Cuando vemos que esto sucede, se toman medidas", concluye. Entre otras cuestiones, es ilegal el envío de una gran cantidad de artefactos de transporte fuera del país por razones de seguridad nacional. La responsabilidad de los secretos de la ingeniería se traslada a los museos, cuando los transbordadores se hayan puesto a la exhibición.

"Es responsabilidad del gobierno ahora, pero habrá una transferencia de hardware", añade Templin. "Van a recibir una carta diciendo: "Usted ahora es  responsable de asegurar que esto no caiga en manos equivocadas".

Por ahora, sin embargo, es casi lo mismo que otro día en la oficina para el equipo teniendo a Discovery en su etapa final. El fin de una era.

"Realmente creo que me va a golpear, y convertirse en algo real para mí que todo esto llegue a su fin, cuando llevemos a Discovery al Smithsonian y lo dejemos ahí", expresa. "Espero que los tres sitios que sehan elegido transmitan no sólo la comprensión técnica de estas artesanías, sino también el corazón y el alma del equipo que se hizo cargo de ellos".

Referencia:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...