viernes, 22 de julio de 2011

La ciencia detrás del calor y la violencia

Créditos: Wili Hybrid.
El vínculo entre la violencia y el calor es tan intuitivo que se incrusta en nuestro idioma: exaltados ánimos producidos por el calor desencadenan la ira.

Entonces, ¿qué tiene que decir la ciencia? ¿Es verdad que los ánimos se disparan con la temperatura? La respuesta, de manera bastante apropiada para estos días, es confusa y muy disputada.

Sin duda, existe amplia literatura sobre el calor y la violencia, que se extiende desde un mal control de los estudios regionales a finales del siglo 19 y 20 a los análisis modernos más sofisticados. Esto no sólo se aplica en Estados Unidos, hay investigaciones provenientes de Inglaterra, Gales y Nueva Zelanda .

Sin embargo, si el clima es causa o coincidencia es difícil de determinar.

Tal vez los estudios más detallados, fueron dirigidos por psicólogos Ellen James Cohn y Rotton de la Universidad Estatal de Florida, quienes estudiaron el crimen violento en un período de dos años en Minneapolis, Minnesota. Cohn y Rotton clasificaron los asaltos de acuerdo a la hora del día, día de la semana y mes además de la temperatura. Que en última instancia, concluyó que la violencia aumentó con la temperatura, pero sólo hasta cierto punto.

Alrededor de 80 grados Fahrenheit, las tasas de asalto comenzaron a decaer, una tendencia que se superponía con una explicación hipotética de la violencia inducida por el calor provocaba tendencias en competencia tanto de la agresión como de escape. En niveles bajos a moderados de malestar, la gente ataca pero a niveles altos lo que quieren es huir.

Pero los resultados también encajan con una perspectiva sociológica más que una explicación psicológica. De acuerdo a la llamada Teoría de Actividades de rutina, muchas formas de delitos violentos están en función de las oportunidades sociales y aumenta cuando más gente pasa más tiempo fuera. Cuando la temperatura aumenta las personas permanecen en el interior y el crimen baja. Cohn y Rotton se apoyaron de esta explicación.

Tomando las intepretaciones de Cohn y Rotton, sin embargo, fueron impugnadas por el psicólogo Craig Anderson de la Universidad Estatl de Iowa, que considero no se habían tenido en cuenta plenamente los efectos del tiempo. Su propia visión de los datos (PDF) produce una relación lineal entre el calor y la violencia, con tasas de asalto en horas pico en las temperaturas más altas.

Una relación en línea recta soporta varios procesos psicológicos y fisiológicos.

Cuando hace calor, el cuerpo presenta cambios - aumento del ritmo cardíaco, la circulación sanguínea y la sudoración y cambios metabólicos - relacionados con la actividad del sistema nervioso simpático, que a su vez está vinculada a la lucha o respuestas ante la huida. El clima cálido también aumenta la producción de testosterona, la inclinación hacia la lucha en la ecuación.

Anderson advierte que las explicaciones fisiológicas son todavía muy especulativas, pero cree que hay evidencia del calor a través de una variedad de efectos psicológicos. La incomodidad física se asocia generalmente con los recuerdos negativos, dolorosos, de modo que el calor podría la causa principal de que las personas reaccionen mal.

Los estudios demuestran que cuando hace calor la gente son más propensos a interpretar las señales neutrales como signos de hostilidad y menos propensos a condenar la violencia. Las personas simplemente tiene problemas para pensar con claridad.

Pero aun cuando la verdadera naturaleza de los vínculos entre la violencia y el calor siguen siendo inciertas, un estudio de 1976 destaca por su simplicidad y practicidad: las personas enojadas se puede aliviar con una bebida fría.

Referencia:
Brandon Keim, "The Hazy Science of Hot Weather and Violence", Wired.

2 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...