martes, 23 de agosto de 2011

Créditos: Uteart.
Las experiencias cercanas a la muerte son a menudo consideradas como fenómenos místicos, pero la investigación está revelando ahora explicaciones científicas para prácticamente la totalidad de sus características comunes. Los detalles de lo que sucede en las experiencias cercanas a la muerte son ahora ampliamente conocidas, una sensación de estar muerto, la sensación de que un "alma" ha dejado el cuerpo, un viaje hacia una luz brillante y una partida a otra realidad donde el amor y la felicidad lo abarcan todo.

Aproximadamente el 3 por ciento de la población de EE.UU. dice ha tenido una experiencia cercana a la muerte, de acuerdo con una encuesta de Gallup. Experiencias cercanas a la muerte se presentan en todas las culturas, con registros escritos que se remontan a la antigua Grecia. No todas estas experiencias realmente coinciden con roces con la muerte -un estudio de 58 pacientes relató experiencias cercanas a la muerte encontró que 30 no estaban realmente en peligro de muerte, aunque la mayoría de ellos pensaban que si-.

Recientemente, una serie de estudios ha puesto de manifiesto los fundamentos posibles para todos los elementos de tales experiencias. "Muchos de los fenómenos asociados con experiencias cercanas a la muerte pueden ser biológicamente explicadas", dice el neurocientífico Dean Mobbs, de la Universidad de Cambridge del Consejo de Investigación Médica en Cognición  y la Unidad de Ciencias del Cerebro. Mobbs y Caroline Watt en la Universidad de Edimburgo, detallaron esta investigación en Cognitive Sciences.

Por ejemplo, la sensación de estar muerto no se limita a las experiencias cercanas a la muerte, los pacientes con síndrome de Cotard o "cadáver ambulante"  mantienen la creencia delirante de que han muerto. Este trastorno se ha producido después de un trauma, por ejemplo, durante las etapas avanzadas de la fiebre tifoidea y la esclerosis múltiple y se ha relacionado con las regiones del cerebro tales como la corteza parietal y la corteza prefrontal -"la corteza parietal es donde suelen participar los procesos de atención y la corteza prefrontal está implicada en los delirios observados de enfermedades psiquiátricas como la esquizofrenia"-, explica Mobbs. Aunque el mecanismo detrás de este síndrome se desconoce, una posible explicación es que los pacientes están tratando de darle sentido de las extrañas experiencias que están teniendo.

Experiencias fuera del cuerpo ahora también se sabe son comunes durante la interrupción del sueño, patrones que preceden inmediatamente a dormir o al despertar. Por ejemplo, la parálisis del sueño o la experiencia de sentirse paralizado al mismo tiempo que se está consciente del mundo exterior, se informó la han sufrido en un 40 por ciento todas las personas y está relacionada con vívidas alucinaciones similares a sueños que pueden dar lugar a la sensación de flotar por encima de su cuerpo. Un estudio de 2005 encontró que el cuerpo puede ser provocarlo de forma artificial por la estimulación de la unión temporoparietal derecha en el cerebro, lo que sugiere que la confusión respecto a la información sensorial puede alterar radicalmente la forma en que se experimenta la percepción de nuestro cuerpo.

Una variedad de explicaciones también podría explicar los informes de fantasmas. Pacientes con enfermedad de Parkinson, por ejemplo, han informado de las visiones de fantasmas, incluso monstruos. ¿La explicación? Parkinson implica un funcionamiento anormal de la dopamina, un neurotransmisor que puede provocar alucinaciones. Y cuando se trata de la experiencia común de revivir momentos de la vida, uno de los culpables podría ser el locus coeruleus, una región del cerebro medio que libera noradrenalina, una hormona para el estrés que uno esperaría que se estrenará en altos niveles durante el trauma. El locus coeruleus está muy conectado con las regiones del cerebro que controlan las emociones y la memoria, como la amígdala y el hipotálamo.

Además, la investigación ahora demuestra que un número de drogas medicinales y recreativas pueden reflejar la euforia que se siente a menudo en las experiencias cercanas a la muerte, como la ketamina, que también pueden desencadenar las experiencias fuera del cuerpo y las alucinaciones. La ketamina afecta el sistema opioide del cerebro, que, naturalmente, puede llegar a ser activo, incluso sin medicamentos cuando los animales están bajo ataque, lo que sugiere que un traumatismo podría estar en marcha, en este aspecto de las experiencias cercanas a la muerte, Mobbs explica.

Referencia:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...