viernes, 23 de septiembre de 2011

Cómo una hipótesis científica colapso y condujo a un arresto

Créditos: Aurich Lawson
En 2006, los científicos anunciaron un hallazgo provocador: un retrovirus llamado XMRV, estrechamente relacionado con un virus conocido de los ratones, asociado con los casos de cáncer de próstata. Sin embargo, otros laboratorios, con diferentes grupos de pacientes, no encontró evidencia de una infección viral. Antes de que la controversia pudiera ser resuelta, otro grupo de investigación publicó un documento en 2009 que contenía afirmación aún más intrigante. XMRV, explicaba, se asociaba con el síndrome de fatiga crónica (SFC), un trastorno que algunos habían afirmado es puramente psicosomático.

La reacción no tardó en llegar. La comunidad de CFS, viendo una causa viral como una validación de su enfermedad, se sumó al hallazgo. Uno de los autores del documento XMRV/SFC, Judy Mikovits, consiguió un puesto como director de investigación de una fundación privada dedicada a la CFS. Una empresa asociada a la fundación comenzó a ofrecer pruebas para las infecciones.

Entonces la historia dio un giro extraño. Una larga cadena de eventos no sólo condujo a la caída de la hipótesis de XMRV, sino que también llevó a Mikovits a la cárcel y trajo amenazas de muerte a algunos de los investigadores que desacreditaron sus ideas.

La ciencia se cae a pedazos

Como los informes de los resultados XMRV aparecidos en la literatura científica, el gobierno federal se alarmó. Se organizó un equipo especial encargado de tratar de averiguar si el XMRV representaba una amenaza real para el suministro de sangre de la nación. Al mismo tiempo, una serie de laboratorios ya estaban trabajando con pacientes diagnosticados con SFC y rápidamente utilizaron sus muestras existentes para detectar el virus. La caza había comenzado.

Los primeros resultados no fueron prometedores. Los retrovirus, como demostrados hábilmente por el VIH, pueden ser muy difícil de detectar. El sistema inmunológico no es eficiente para generar anticuerpos contra ellas y las infecciones a menudo persisten en niveles extremadamente bajos, por lo que otras formas de detección presentan dificultades técnicas. Así que no fue una gran sorpresa que algunos laboratorios informaran rápidamente que tenían problemas para encontrar XMRV en otros pacientes con SFC, del mismo modo que había problemas para encontrarlos en los pacientes con cáncer de próstata.

El incumplimiento reiterado para detectar el virus con el tiempo llevó a algunos investigadores a considerar explicaciones alternativas para los resultados originales. La obra resultante, que se resumen aquí, puso fin a la mayoría preocupada por el virus. Dos estudios mostraron que las muestras que dieron positivo para el XMRV también mostraban signos de estar contaminadas con material genético de los ratones, XMRV se parecía a un virus de ratón. Otro mostró que algunos proveedores de equipo comercial habían permitido también que sus materiales fueran contaminados por material procedente de los ratones. Esto hizo que se considerara que la presencia de XMRV era una mera cuestión de la contaminación (aunque, posiblemente, uno que estaba totalmente fuera del control de los investigadores).

La pieza clave de evidencia se produjo en un análisis evolutivo de los orígenes de XMRV. Los investigadores encontraron que el grupo más diverso de las secuencias de XMRV provienen de una línea de células únicas de cáncer de próstata llamado 22Rv1 que se cultiva en el laboratorio. Todas las secuencias de XMRV aislados de pacientes agrupados en el árbol de la evolución derivaban en la misma línea celular de cáncer, es decir, los antepasados ​​de los virus que supuestamente se encuentran en los pacientes venían de una sola línea cultivada en el laboratorio a partir de células cancerosas. La implicación evidente es que las secuencias provenían de las líneas celulares en lugar de los pacientes.

¿Cómo un virus de ratón entra en esta línea celular en el primer lugar? Resulta que las células 22Rv1 comúnmente implantados en ratones inmunodeprimidos con el fin de poner a prueba diversos métodos para detectar y controlar el cáncer. Las células probablemente contrajeron el virus XMRV en uno de estos procedimientos.

En paralelo a este trabajo, el gobierno federal a través de la Investigación Científica de Trabajo del grupo sanguíneo XMRV continuó bajo los auspicios de los Institutos Nacionales de Salud y el Departamento de Salud y Servicios Humanos. Se organizó la distribución de muestras a nueve laboratorios separados, con los pruebas a doble ciego con las muestras. Los resultados, publicados en la misma revista, donde el documento del CSA apareció por primera vez, fueron definitivos. La conclusión de que "los ensayos actuales reproducidos no detectaron XMRV/MLV en muestras de sangre y que la detección de donantes de sangre no se justifica".

El estado de la situación fue resuelta: la detección de XMRV era un artefacto, producto de las diversas formas de contaminación y que se deriva de una línea celular que había cogido el virus durante los experimentos con ratones. En este momento, no hay indicios de que las personas que se hayan asociado con el virus de alguna enfermedad padecían un síndrome. La respuesta adecuada sería la de aceptar el peso de la evidencia y seguir adelante con otros proyectos, tal y como varios de los investigadores hicieron exactamente.

Judy Mikovits, sin embargo, no lo hizo.

Comportamiento no científico

A pesar de que las pruebas contra XMRV comenzó a aparecer, Mikovits desestimó el hecho de que otros laboratorios replicaban su trabajo con deficiencias técnicas, mientras que la defensa de su propia investigación sugería que los pacientes con SFC debían ser probados para XMRV. Muchos de sus antiguos colaboradores se separaron en varios momentos como una prueba más de que no estaba en los correcto.

Una parte de la comunidad de pacientes con SFC, eufóricos por el hallazgo del virus original, también se negaron a abandonar la idea. La misma cuenta como se describe la tenacidad de Mikovits para describir cómo una charla sobre su investigación tuvo una recepción brillante de los pacientes y los defensores, y algunos regalos, como pegatinas que decían: "Es el virus XMRV".

En algunos casos, acciones de Mikovits y sus ideas habrían tomado un giro más oscuro, uno centrado en reducir los investigadores que produjeron resultados contrarios. De hecho, muchas de las tácticas suenan similares a los empleadas contra los científicos del clima: como The Guardian señaló, los activistas fueron "bombardeado con investigadores de libertad de información, hizo rondas de quejas a los comités de Ética de la Universidad sobre el comportamiento de los científicos y envió cartas falsas alegando que los científicos estaban a sueldo de las compañías farmacéuticas y de seguros". Otros investigadores habrían recibido amenazas de muerte.

Este tipo de comportamiento en absoluto estaba vinculada a Mikovits y no hay razón para pensar que se iba a tolerar. Es, sin embargo, suficiente para disuadir a la gente de entrar en el campo, lo que podría sesgar la investigación futura sobre las causas del síndrome de fatiga crónica o prevenir una mejor comprensión de la propagación de XMRV.

Aunque Mikovits no estaba perdonando el comportamiento anticientífico de algunos defensores de los CFS, había indicios de que se involucró en el comportamiento errático de su propiedad.

De las malas noticias a los acontecimientos surrealistas

Algunos de los datos originales publicados por Mikovits en Science resultaron ser el resultado de la contaminación identificada por otros laboratorios, una retracción parcial de ese documento se publicó en septiembre, en la misma edición que contenía los resultados de los nueve laboratorios, respaldados por el estudio del gobierno.

Una semana más tarde, Mikovits estaba fuera de su puesto de trabajo. Uno de sus antiguos colaboradores habían solicitado una línea celular utilizada en su trabajo a lo cual se negó. El Instituto Whittemore Peterson para Enfermedades Neuro-Inmunes, un instituto privado vinculado a la Universidad de la escuela de medicina de Nevada en Reno y donde Mikovits fue director llegó a estar implicado. Cuando a Mikovits su Instituto le solicito proporcionar células. Una vez más se negó y fue despedido por insubordinación.

Pero no era ni siquiera la peor parte de la semana. Un bloggero de ciencia que hacía investigaciones sobre los retrovirus obtuvo una copia de las diapositivas utilizadas en una charla de Mikovits. En está se mostraban algunos de los mismos datos utilizados en el artículo publicado en Science original, pero los datos habían sido re-etiquetados y descritos entonces como parte de un experimento muy diferente. Incluso una interpretación en los intentos de Mikovits para explicar la discrepancia indica una grave falta de ética de la investigación. (Curiosamente, Mikovits afirma que tuvo una disputa con el Instituto que se centró en su colaboración en la producción de las pruebas para XMRV. Como se mencionó anteriormente, un artículo anterior a su cita como un respaldo a dichas pruebas).

A principios de noviembre, su situación estaba completamente desentrañada. No sólo Mikovits no estaba dispuesto a entregar una línea de células a otros investigadores, también ella tomó sus cuadernos de laboratorio y diversos archivos de la computadora fue despedida de Whittemore Peterson. Estos eran propiedad del instituto, la cual respondió mediante la presentación de una demanda exigiendo su regreso y la recepción de una orden de restricción temporal para Mikovits necesaria para preservar los materiales.

Aunque Mikovits contrató a un abogado que participó en los cargos, luego de una semana fue arrestada en California. El cargo: la posesión de propiedad robada. Al parecer, el Whittemore Peterson Institute no quería correr riesgos cuando trataba de obtener sus cuadernos de nuevo. En otro giro surrealista, ScienceInsider dijeron que los cargos estaban relacionados con un robo que se informó el 9 de noviembre, varios días después de que la demanda fue presentada.

La ciencia trabajando como debe ser, incluso cuando las personas no lo hagan


No hay escasez de la fragilidad humana en esta historia. Mikovits se casó con su idea mucho después de que la evidencia de apoyo que debería haberla convencido de lo contrario. A lo sumo, que claramente tenía una actitud permisiva hacia la precisión de presentar resultados de la investigación y, además, se sentía poseedora de sus datos y recursos. Incluso si las acusaciones acerca de los cuadernos de laboratorio y archivos de computadora llegó a ser exagerada, el hecho de que ella se negara a enviar las células a antiguos colaboradores es en sí una violación importante de la ética científica.

No es ninguna sorpresa que los pacientes que con frecuencia tenían su tratamiento para el trastorno responda positivamente a las indicaciones de que había una causa concreta, biológica. Pero los científicos que no apoyan algo nunca van a terminar bien, sobre todo cuando todo indica que los científicos están siendo cuidadosos y exhaustivos. Por desgracia, ahora estamos viendo más de este tipo de comportamiento en áreas tan diversas como el cambio climático, seguridad de las vacunas y la investigación con animales.

La mayoría de las revistas, los organismos de financiación e instituciones de investigación tienen requisitos para la distribución de los reactivos publicados precisamente para bloquear el tipo de comportamientos que Mikovits en los que supuestamente está involucrada. Por la misma razón, los materiales de investigación son la propiedad de la institución donde la investigación se lleva a cabo, en lugar de ser propiedad de los investigadores individuales (aunque esto es también un poco de interés, de como las instituciones se quedan con la propiedad intelectual).

El Departamento de Salud y Servicios Humanos, ridiculizado por su ineficiencia, que habían reconocido una amenaza potencial para el suministro de sangre de la nación, organizó un consorcio de grupos de investigación con experiencia relevante en nueve diferentes instituciones, los arreglos necesarios para dar todos ellos muestras ciegas, y obtener resultados. Los resultados provisionales fueron publicados también en el camino. Cualquiera que haya experimentado lo difícil que puede llegar a ser que los académicos estén de acuerdo estarán doblemente impresionados con todo el resultado del grupo de trabajo realizado.

El sistema de publicación también parece haberse desenvuelto bien. A pesar de que la detección de XMRV era claramente algo dudoso en los estudios de cáncer de próstata, Science estaba dispuesto a publicar el documento original, siempre que sus críticos dijeran que los datos parecían sólidos. Otros investigadores no estaban convencidos pese a la publicación automática en una revista de alto perfil y rápidamente se dedicaron a tratar de replicar en muestras poblacionales diferentes. Los resultados, a pesar de que fueron publicadas en un perfil más bajo, en revista de acceso abierto llamado Retrovirology, resultó convincente y ayudó a construir un consenso científico en contra de la relación XMRV/SFC.

Estas características son partes necesarias en la obra científica basada en la auto-corrección. Con frecuencia, los científicos no ven el proceso de corrección donde la gente se pregunta algunos resultados y tratar de realizar una reproducción exacta de los experimentos que los generaron. Eso no es lo que suele ocurrir. En cambio, las mejores preguntas suelen centrarse en las consecuencias del resultado, ¿qué deberíamos estar viendo si esto es correcto?

En este caso, varios investigadores analizaron los resultados XMRV inicial y determinon que, si estaban en lo cierto, deberíamos ver algo similar usando diferentes ensayos y con muestras de pacientes diferentes. Cuando no, los resultados planteaban dudas sobre la hipótesis de conjunto. Si la evidencia a favor de la idea no se pudo encontrar por ninguna otra persona, se vería débil, incluso si asumimos que los experimentos originales habían sido hechos correctamente.

Ese tipo de preguntas, que se centran en las consecuencias y da lugar a una forma inexacta de la replicación, son esenciales para garantizar que el registro científico se mantenga fuerte en el largo plazo.

Referencia:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...