sábado, 10 de marzo de 2012

La crisis nuclear de Japón: un legado de miedo en Fukushima

Yoichi Tao está ocupado paleando tierra en Iitate, una pequeña aldea a unos 40 kilómetros de las ruinas de la planta nuclear de Fukushima Daiichi. Créditos: AP.
Sin duda, es diferente a su trabajo diario. Tao tiene experiencia en física de altas energías y enseña a los estudiantes acerca de los sistemas de seguridad en información en la Universidad Kogakuin de Tokio. Pero en esta soleada mañana de febrero, él y una docena de voluntarios se han unido a los agricultores locales en la eliminación de los primeros centímetros de suelo radiactivo de los campos de arroz. "Cuando el suelo se congela, se puede quitar fácilmente, como un tablero", añade Tao. En una esquina del campo, donde se descargan el suelo hay un agujero alineado con hojas absorbentes. "Cuando llega la primavera, el hielo se derrite, pero el cesio [radioactivo] será absorbido, por lo que se puede proteger el escape", explica.
Los voluntarios, la mayoría son investigadores, de manera informal se llaman a sí mismos Saisei-no Kai Fukushima (que podría traducirse como la asociación de revitalización deFukushima) y están armados con detectores de radiación montados en el automóvil y contadores Geiger que integran el Sistema de Posicionamiento Global. Sólo en una de las sociedades tecnológicamente más avanzadas del mundo puede un grupo ad hoc con los medios para hacer frente a la descontaminación radiactiva.

Pero hay un motivo oculto en los esfuerzos de Tao: él está allí porque él y muchos otros han perdido fe en su gobierno. "Desde el 11 de marzo, las personas no han confiado en los científicos que reciben fondos del gobierno", agrega Tao. "Ellos confían en las personas que actúan sin la financiación del gobierno y que trabajan con ellos".

Un año después de la crisis nuclear de Japón comenzó, los investigadores consultados por Nature dice que basados en la evidencia y comprensión del accidente, los riesgos de los reactores siguen planteando dudas. Los hallazgos podrían informar las decisiones sobre la salud pública, la recuperación de limpieza ambiental y económica. Pero los observadores externos e incluso algunos críticos en Japón, están cada vez más preocupados de que la pérdida de la confianza pública, conjuntamente con la desesperación de los políticos para recuperar espacios, podría socavar la toma racional de decisiones sobre la limpieza y el reasentamiento. Están en juego el futuro de más de 100,000 residentes que han sido desplazados de la zona alrededor de la planta y miles de millones de dólares en actividad económica en toda la región.

Deshielo

La crisis comenzó el 11 de marzo de 2011, cuando un terremoto de magnitud 9,0 en el Pacífico envió un enorme muro de agua la costa japonesa. Los tres reactores operativos en Fukushima Daiichi se apagaron automáticamente en los momentos después del terremoto, pero 41 minutos después el tsunami irrumpió a través de las defensas de la planta e inundó los edificios de los reactores. El agua inundó los generadores de urgencia, dejando la planta sin energía eléctrica por los sistemas de refrigeración, mientras que la desintegración radiactiva continuó calentando los núcleos. En la sala de control, los trabajadores lucharon para ejecutar instrumentos cruciales, con antorchas y baterías de automóviles rescatados de los vehículos cercanos. En los días siguientes, la última línea de los sistemas de emergencia fallaron y los tres reactores se fundieron. El proceso liberó el gas hidrógeno, lo que finalmente provocó explosiones en los edificios de los reactores. Volátiles químicos radiactivos, en particular el yodo-131 y cesio-137, comenzaron a dispersarse en el aire y el mar.

Cuando la unidad 4 de la central nuclear de Chernobyl explotó en 1986, el gobierno soviético impuso una censura estricta de información. La situación difícilmente podría haber sido más diferente de Fukushima: en las primeras 24 horas, el gobierno comenzó a reportar las lecturas de radiación. En los próximos días y semanas, la avalancha de información se hincharon con los datos de los investigadores universitarios, observadores militares, organizaciones internacionales, representantes del gobierno de los EE.UU. y los ciudadanos interesados, como Tao.

"Ya casi era demasiado", considera Malcolm Crick, secretario del Comité Científico de las Naciones Unidas sobre los Efectos de las Radiaciones Atómicas (UNSCEAR) en Viena. A petición de la ONU, el comité ha pasado los últimos seis meses tratando de analizar de donde provenían los datos y cómo se calibraron. El Comité emitirá sus conclusiones preliminares en mayo y Crick dice que debe ser capaz de decir acerca de la cantidad de radiactividad liberada, hacia donde se desplazo y cuanta fue recibida por los trabajadores y el público en general.

Niveles de dosis

Es evidente que la evacuación rápida y cuidadosa protegió a los ciudadanos de Fukushima del daño, explica Wolfgang Weiss, un físico de la Oficina Federal de Alemania para la Protección contra la Radiación en Munich y presidente del Comité Científico. Los primeros análisis informales por parte de sus colegas sugieren que ninguno de los miembros del público recibieron una dosis peligrosa de radiación.

Esta conclusión se apoya en un barrido de la salud pública el estudio se inició el verano pasado en la Universidad Médica de Fukushima. Con una inversión de 78,2 mil millones de dólares (EE.UU. aportó $ 958 millones de dólares del presupuesto), la encuesta está diseñada para monitorear la salud de unos 2 millones de personas de la región durante 30 años. Según las últimas estimaciones, publicadas el 20 de enero, el 99,3% de 9,747 personas que viven en ciudades o pueblos cercanos a la planta recibió menos de 10 milisievert (mSv) en dosis efectivas acumuladas en los cuatro primeros meses después del accidente. La dosis más alta registrada fue de 23 mSv, muy por debajo de los niveles de exposición aguda de 100 mSv vinculados a un ligero aumento en el riesgo de cáncer.

Sin embargo, la sospecha está obstaculizando la ambiciosa encuesta de salud, que aspira a concretar el impacto a largo plazo de Fukushima en los ciudadanos ordinarios. A pesar de los esfuerzos para promover el estudio entre los evacuados, la participación se sitúa en sólo el 21%. "La mayoría de las personas que he conocido aquí se niegan a llenar los cuestionarios. Ellos no encuentran credibilidad en lo que hace el gobierno, y dicen, 'esto es sólo una encuesta de conejillos de indias' ", añade Shizuko Otake de la organización sin ánimo de lucro Shalom, que apoya a los refugiados en la vecina Minamisoma e Iitate.




Las raíces de la desconfianza se remonta a los días de confusión inmediatamente después de las explosiones, cuando las autoridades hicieron una serie de declaraciones contradictorias, acerca de la emisión de lecturas de radiación que con frecuencia resultaron ser incorrectas. Como radioisótopos se extendieron desde la planta, el gobierno se vio obligado varias veces a aumentar los límites de seguridad recomendados para la exposición a la radiación por parte de ciudadanos y trabajadores, de lo contrario, hubiera sido legal obligarlos a evacuar el sitio inmediatamente. Como resultado, algunos japoneses creen que el gobierno es corrupto, mientras que otros piensan que es incompetente. El sentimiento que prevalece es que "lo que el gobierno dice siempre cambia", considera Otake.

Abel González, un experto en protección radiológica del Organismo de Reglamentación Nuclear de Argentina en Buenos Aires, dice que el gobierno se vio obligado a elevar los límites de seguridad, ya que se vio sujeto a una norma internacional que no tenía ninguna provisión para situaciones de accidente o para trabajadores de emergencia que podían recibir una mayor dosis. Sin directrices claras, el gobierno japonés sólo tuvo que aumentar los límites de seguridad que permitían a las personas a seguir trabajando para que la planta nuclear siguiera bajo control. La desventaja es que "cuando se relaja el régimen en medio de un accidente, se pierde la credibilidad de inmediato".

En un esfuerzo por recuperar la confianza de sus ciudadanos, el gobierno está planeando una de las más extensas y costosas operaciones de limpieza -un esfuerzo que algunos expertos ven como poco realista. El otoño pasado, anunció planes para llevar las dosis de radiación desde el accidente hasta por debajo de 1 mSv por año en la medida de que fuera posible en la zona de evacuación. Pero el objetivo se basa en una norma internacional para las dosis recibidas durante el funcionamiento normal de una central nuclear, no después de un accidente.

También es visto por los veteranos de los accidentes nucleares como muy ambicioso, sobre todo dado el terreno montañoso y boscoso en gran medida alrededor de Fukushima. "La mejor cosa que hacer, de acuerdo a Chernobyl, es limpiar un metro debajo del suelo", opina Weiss. "Pero si haces eso, te mataría todo el ecosistema."

Las autoridades japonesas reconocen el problema y ​​han comenzado a probar una variedad de métodos de limpieza en Fukushima. El proyecto piloto más destacado comenzó en noviembre pasado en el marco del Organismo Internacional de Energía Atómica de Japón (JAEA), con un presupuesto estimado de 10,900,000,000 ¥. La JAEA contrató a las empresas dirigidas por tres grandes empresas constructoras -Taisei, Obayashi y Kajima- que están probando varias tecnologías para limpiar los materiales radiactivos en 11 ciudades, pueblos y aldeas en las cuales los ciudadanos en su mayoría permanecen evacuadas.

"Estoy impresionado de cómo las empresas han llegado con nuevas ideas para eliminar el cesio empleando tecnologías existentes", describe Shinichi Nakayama, subdirector de Fukushima por el Centro de Seguridad Ambiental de JAEA. Por ejemplo, para fregar el cesio de las carreteras se emplea un chorro de agua a alta presión que se pensaba era insuficiente, ya que el agua contaminada sólo se extendía por todo el pavimento. Sin embargo, los ingenieros han modificado el sistema para recuperar el agua contaminada, mediante purificación y reciclaje.

Muchas comunidades están tomando el asunto en sus propias manos. Con la ayuda de investigadores independientes, como Tao, están eliminando suelos contaminados y realizando otras operaciones de limpieza. Pero sin un lugar de disposición central, considera Weiss, estas operaciones de limpieza crean un problema con los diferentes residuos. "No no se les permite el transporte de residuos, por lo que ponen todo en los agujeros de su propiedad".

Ambiciosas metas del gobierno para la descontaminación puede causar daño a los evacuados por incitar miedos innecesarios, describe Oleg Nasvit, un radioecologista en el Instituto Nacional de Estudios Estratégicos en Kiev, Ucrania, que ha estudiado el impacto del accidente nuclear de Chernobyl. En 1986, las autoridades soviéticas exigieron una "evacuación obligatoria" de los residentes que viven en regiones donde la exposición a la radiación adicional del accidente fue de más de 5 mSv por año. Los evacuados pasaron dificultades para hacer frente a su desplazamiento, y muchos fueron estigmatizados debido a que había llegado de una región contaminada. "Francamente, esto llevó a un daño a la gente más que un bien".

Dosis bajas de radiación, ya han perjudicando a la economía alrededor de Fukushima. A finales de este año, el Ministerio de Salud tenía la intención de bajar el nivel de seguridad para el cesio en las verduras, cereales y otros alimentos a partir de 500 becquerel por kilogramo (Bqkg -1) a 100 Bqkg por kilogramo. Tomoko Nakanishi, un investigador especializado en radiofisiología de la planta de la Universidad de Tokio, dice que los alimentos con radiactividad inferior a 500 Bqkg -1 no son perjudiciales para la salud humana y que las zonas que no están muy afectadas por radioisótopos de Fukushima pueden exceder los límites propuestos, sin riesgo debido a una lluvia radiactiva. Algunos hongos de la prefectura de Chiba, a más de 200 kilómetros al sur de Fukushima, con mediciones superiores a 100 Bqkg -1, por ejemplo, pero con cantidades relativas de isótopos radiactivos son característicos de la contaminación residual de las pruebas de armas nucleares en los años 1950 y 1960 o el accidente de Chernóbil, pero no provenientes de Fukushima.

La prefectura de Fukushima es uno de los mayores productores de arroz en Japón, pero el año pasado el Ministerio de Agricultura considera la prohibición absoluta de cultivos donde se excedieran más de 100 Bqkg -1 de cesio. Nakanishi y sus colegas en la Universidad de Tokio estaban preocupados de que las medidas de seguridad excesivamente estrictas podrían obstaculizar no sólo la recuperación de la agricultura de la región, sino también la recolección de datos científicos. "El cultivo continuo es muy importante para predecir lo que sucederá en el futuro. No sabemos si los campos que producen arroz tendrán también un alto nivel de cesio también este año", considera ella. Respaldado por la fuerte demanda de los agricultores, el Ministerio ha decidido recientemente permitir el cultivo en la mayoría de las áreas de Fukushima, siempre y cuando en las ciudades, pueblos y ciudades se impida la distribución de arroz que contenga más de 100 Bqkg -1 de cesio. Pero el ministerio sólo permitirá el cultivo experimental en las zonas que producían arroz que contenían más de 500 Bqkg -1 el año pasado.

En abril, el Ministerio de Medio Ambiente comenzará a a gran escala en la nación el programa de descontaminación, la parte central de una hoja de ruta que tiene un presupuesto de 990 mil millones de dólares. El Ministerio dice que quiere que la ciencia apoye su programa. "Nos gustaría hacer planes detallados basados ​​en la retroalimentación de los proyectos pilotos dirigidas por el gobierno, así como de otros datos científicos", afirma Kuniaki Makiya, un funcionario encargado de la hoja de ruta de descontaminación. El Ministerio ya ha decidido dar prioridad a las áreas de nivel medio de contaminación por encima de aquellos con niveles muy altos o muy bajos, una medida que Nasvit dice hace que el plan sea más creíble porque las áreas que más se benefician de la descontaminación se tratarán en primer lugar.

En la actualidad, no existe un plan claro para permitir que los residentes desplazados regresen a su casa. Aunque el objetivo del gobierno es asegurar que las personas no deben recibir una dosis superior a 1 mSv por año si regresan, no es una regla firme. De hecho, los lugareños ya puede ir a sus casa en a las aldeas fuera de la zona restringida de 20 kilómetros alrededor de la planta, si lo desean, pero muchos de los servicios públicos, como escuelas, no han vuelto a abrir todavía. Nasvit cree que los ciudadanos deberían moverse hacia atrás, incluso a las zonas donde podrían recibir hasta 20 mSv por año. González está de acuerdo, señalando que en algunas partes del mundo, los niveles naturales de radiación anuales están en el rango de 10-100 mSv.

Pero Tatsuhiko Kodama, director del Centro de Radioisótopos de la Universidad de Tokio, cree que el margen de seguridad no es tan clara. "Hay varias interpretaciones sobre qué hacer en el área de 1.20 mSv por año", dice. Él está de acuerdo, sin embargo, que en última instancia, el público debe elegir el curso de acción. "Lo más importante es respetar lo que piensan los residentes. Tenemos que proceder con los planes sobre la base de sus decisiones".

Fred Mettler, radiólogo en el panel de UNSCEAR, está de acuerdo. En lugar de establecer una serie estricta y de límite, añade, el debate debería ser más abierto. "Le decimos al pueblo lo que hay, le decimos cuáles son las consecuencias y deciden si acepta el riesgo".

Polvo radioactivo

Los riesgos persisten en los reactores y el medio ambiente.

Los reactores

Inmediatamente después del accidente, los operadores podían hacer poco más que limpiar los reactores recalentados con agua de mar utilizando un camión de bomberos como una bomba improvisada. Hoy en día, la situación en la planta ha mejorado dramáticamente. El agua corrosiva ha sido reemplazada con agua fresca que pasa a través de un sistema de filtración para eliminar cesio radiactivo antes de ser reciclado en los núcleos.

El sistema parece estar funcionando razonablemente bien. El año pasado, las temperaturas en los tres reactores cayo por debajo de los 100°C, lo que llevo a los funcionarios a anunciar que las plantas habían logrado una "parada fría". Pero los peligros permanecen. La planta sigue perdiendo agua y un análisis realizado por investigadores japoneses advierte que la actividad sísmica reciente podría indicar un terremoto inminente que pudiera poner en peligro la planta.

Mientras tanto, Japón ha desarrollado un 'test de estrés' para evaluar la seguridad de sus otras centrales nucleares. Pero por ahora, sólo dos de los 54 reactores del país están trabajando.

El entorno

Fukushima ha detenido la liberación de radioisótopos en el aire y la radiactividad en el mar parece haberse dispersado con poco efecto. Sin embargo, algunos organismos pueden seguir acumulando los materiales nucleares de la planta.

Los investigadores de Silvicultura y Productos Forestales del Instituto de Investigación de Tsukuba han encontrado que las lombrices de tierra contienen cerca de 20,000 bequerelios por kilogramo de cesio radiactivo en Kawauchi, a 26 kilómetros de la planta. Y las poblaciones locales de aves parecen haber disminuido en un tercio, según Tim Mousseau, radioecologista de la Universidad de Carolina del Sur en Columbia. En el océano, dice Ken Buesseler, un químico marino en el Instituto Oceanográfico Woods Hole en Massachusetts, el plutonio y el estroncio radiactivo parecen estar encontrando su camino en los peces y el fondo de los alimentadores que viven cerca del reactor.

Referencia:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...