lunes, 23 de abril de 2012

El lenguaje corporal es más fuerte que las expresiones

Sin señales corporales, es difícil saber si estas imágenes de campeones de tenis son ganadores o perdedores. Crédito:. Aviezer H. et al, Science.

En el programa Extreme Makeover: Home Edition, el afortunado receptor recibe un primer vistazo a su casa recién remodelada. Por una fracción de segundo, su rostro se contorsiona. Durante intensas experiencias emocionales, hay un momento fugaz en que las expresiones de placer y dolor son difíciles de distinguir. De hecho, las personas leen una intensa emoción con mayor eficacia observando el lenguaje corporal de una persona que al ver sus expresiones faciales, sugiere un estudio reciente.

La mayoría de los estudios de expresiones faciales se basan en un conjunto de expresiones -quizá estilizadas-, realizadas con actores reconocibles en las fotografías. Los actores hacen expresiones destinadas a ser bastante obvias para traducir en todas las culturas: ira, asco, miedo, alegría, tristeza y sorpresa. Pero estas imágenes estilizadas no necesariamente reflejan las expresiones que las personas perciben en el mundo real, explica Aviezer Hillel, neuropsicólogo que ahora trabaja en la Universidad Hebrea de Jerusalén y autor principal del nuevo estudio, publicado Science. Por otra parte, cuando las emociones que se consiguen son particularmente extremas, personas sometidas a picos fugaces de intenso dolor, alegría, tristeza, enojo adoptan un aspecto sorprendentemente similar, explica Aviezer. Tomando en cuenta el rostro, por lo menos, "cuando se compara el dolor extremo a extremo placer, usted realmente no puede distinguirlos", reitera.

Y sin embargo, la mayoría de las personas rara vez confunden si alguien está experimentando dolor o alegría. Para averiguar qué nos disuade, Aviezer y sus colegas mostraron fotos de los jugadores de tenis profesionales a 45 estudiantes de la Universidad de Princeton, divididos aleatoriamente en tres grupos de 15. Cada tenista había ganado o perdido un partido importante, y los participantes calificaron a los jugadores expresiones faciales contorsionadas de negativo a positivo en una escala de 1 a 9, con un 5 que marca el punto medio neutral. Un grupo de participantes miraron fotografías de cuerpo completo de los jugadores, el segundo grupo sólo miro los cuerpos de los jugadores, y el tercer grupo observo sólo sus cabezas. Sólo el último grupo tuvo problemas para hacer la correcta identificación, lo que sugiere que las expresiones faciales solas no les dijo si los jugadores estaban alegres o en la desesperación.

Con la ayuda de un software de edición de fotos, el equipo cambió las cabezas de los jugadores ganadores con las de los perdedores. Para evitar que los participantes se dieran cuenta de la trampa, se barajaron fotos trucadas con imágenes similares. Los participantes siguieron marcando como ganadores o perdedores de acuerdo con la postura de los jugadores, no sus expresiones faciales. En las entrevistas realizadas después del estudio, los investigadores descubrieron que las señales tales como si una mano estaba abierta o cerrada eran más importantes que las señales faciales en la interpretación de las expresiones. Sin embargo, en un experimento separado que pidió a 20 participantes que declararan si utilizaban el lenguaje corporal, expresiones faciales, o ambas cosas para evaluar una emoción, el 80% creía que podía juzgar las fotos de todo el cuerpo solamente mediante la expresión facial, explica Aviezer. Este resultado pone de manifiesto nuestro sesgo hacia la cara, y el poco crédito que ofrece como lenguaje corporal de crédito.

Para ver si los gestos corporales son más expresivo en otros contextos, los investigadores realizaron un experimento similar con fotografías de personas en otras situaciones de alta intensidad: el llanto en los funerales, ganando premios extravagantes en reality shows, ganando los partidos de tenis, perforando sus pezones y oídos, y teniendo orgasmos. Una vez más, sin el lenguaje corporal para proporcionar el contexto, los espectadores luchaban para leer correctamente las expresiones faciales. En, realidad, las caras aisladas que muestran emociones positivas son más fáciles de percibir que las negativamente.

Sin embargo David Matsumoto, psicólogo de la Universidad Estatal de San Francisco en California, tiene sus dudas acerca de las técnicas de Aviezer para clasificar las emociones. Por ejemplo, él dice, que su propia investigación sugiere que la cara hecha por los deportistas cuando ganan es una señal de dominio competitivo, no necesariamente es una emoción "positiva".

Los resultados podrían ayudar a las personas que tienen dificultades para reconocer las expresiones faciales, reitera Aviezer. "Tal vez deberíamos alejar la imagen de las caras aisladas cuando enseñamos a las personas a leer emociones." En primer lugar, mira lo que está sucediendo en el entorno, explica, "y luego mira el cuerpo. Entonces, puedes observar la cara".

Referencia:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...