sábado, 26 de mayo de 2012

Wirikuta: de lo sagrado al saqueo de plata y oro

Wirikuta
Los huicholes habitan en el norte de México, en los estados de Jalisco, Nayarit, San Luis Potosí y Durango. Se llaman a si mismos wixárikas. y son de los pocos pueblos indígenas que aun preservan su identidad cultural, además de sus tradiciones culturales y religiosas.

Dentro de su cosmogonía destaca Wirikuta que representa para los huicholes un territorio sagrado, el cual abarca un espacio de 140 hectáreas pertenecientes al Estado de San Luis Potosí y es para los wixárikas el lugar donde sucedió la creación del mundo. Es en este territorio donde se realiza la peregrinación desde los distintos pueblos que lo integran recreando el recorrido que sus antepasados alguna vez realizaron.

Para ellos la Reserva Wirkuta es un espacio sagrado único indivisible y continuo, donde cada elemento que conforma el desierto es sagrado: cada animal, cada planta hasta cada piedra es sagrada para el wixárika. En este sentido Wirikuta posee uno de los pocos ecosistemas únicos en el mundo, concentra una de las mayores biodiversidades y cactáceas por metro cuadrado, además de especies endémicas como el águila real, guacamaya enana, guajolote silvestre y el lobo mexicano.

Tal valor hizo que desde 1988 sea considerado para la UNESCO como parte de la Red Mundial de Sitios Sagrados Naturales.

De lo sagrado a lo profano


Desde noviembre del 2011 se autorizaron al menos 72 concesiones a través de la minera canadiense First Majestic Silver Corp para la explotación de los recursos minerales de 59,678 hectáreas pertenecientes a Wirikuta durante los próximos 100 años pero lo más importante han vulnerado la legislación mexicana al omitir consultar al pueblo indígena.



La autorización de la explotación minera pone en riesgo los acuíferos existentes en la región, dañará de forma irremediable el medio ambiente y no menos importante es una violación a los derechos e identidad del pueblo wixárika.

Información tergiversada


El pasado día jueves 24 de mayo de 2012 se informó que First Majestic Silver Corp había cedido a las presiones y devolvía al pueblo huichol no sólo su territorio sino también detenía sus planes de explotación minera.
En rojo se muestran las concesiones de la minera canadiense. En verde las hectareas que ha "donado" First Majestic Silver. Créditos: Salvemos Wirikuta.

No obstante desde diversos medios se explica que en realidad sólo se han cedido 761 hectareas de las 5,700 que abarca Wirikuta. El espacio que "donan" es sólo una parte del Cerro Quemado, algo absurdo si se considerá que Wirikuta es indivisible y más aún la donación no abarca ninguna de las vetas que la minera pretende explotar por lo que el proyecto de explotación minera sigue intacto.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...