sábado, 9 de junio de 2012

¿De dónde vienen lo perros? Resulta que no se sabe muy bien

La mayoría de las razas antiguas no son tan viejas. Estos samoyedos a pesar de que se consideren antiguos (genéticamente hablando), probablemente no lo son. Créditos: Jurvetson/Flickr.
Los perros fueron las primeras criaturas que los seres humanos domesticaron y sus restos han sido encontrados junto a seres humanos desde antes de que incluso desarrollaran cosas básicas como la agricultura. Y, con el advenimiento de las herramientas moleculares, los investigadores fueron capaces de identificar el animal que fue domesticado (el lobo gris), así como un puñado de razas que parecen ser "antiguas" y se separaron cerca de la fuente de la domesticación.

Es un buen resultado, pero al parecer es probablemente equivocado. Esa es la conclusión de un estudio publicado en PNAS, que utiliza una combinación de pruebas genéticas, arqueológicas e históricas para argumentar que la historia de los perros domésticos es un lío que no se es capaz de desentrañar, sin recurrir a esfuerzos de gran escala en secuenciación del genoma.

Los desafíos de la clasificación de lo que sucedió a partir de restos arqueológicos son importantes. La fuente de los perros domésticos, el lobo gris, históricamente se extendió a través de toda Norteamérica, Europa y Asia. Los primeros perros domesticados, aparecieron hace unos 15,000 años, parecidos a los lobos, al ser sus descendientes, por lo que la identificación inequívoca de los animales domésticos se encuentra ante a un desafío natural. Y una vez se comenzó esclarecer, aparecieron en un área de distribución geográfica enorme. Los primeros restos aparecen en Europa, Oriente Medio y Kamchatka (la costa rusa del Pacífico) todos dentro de 1,500 años de diferencia. Dentro de otros mil años después los perros domésticos también estaban presentes en América del Norte.

Es imposible saber si estos sitios distantes representan eventos separados de domesticación, o si (y, en caso afirmativo, con qué frecuencia) los primeros perros domesticados terminaron con la cría de las poblaciones de lobos.

Todo esto parece tener pruebas de ADN para llevar un poco de claridad. Y, de hecho, los autores tienen una prodigiosa cantidad de datos a su disposición, habiéndose fijado en cerca de 50,000 variaciones individuales en secuencias de ADN, con una población de 1,375 perros y los lobos 19. Al igual que con los últimos estudios, éstos identifican un puñado de razas como "antiguas", es decir, que al parecer se separaron del árbol de la familia mucho más cerca del evento de domesticación. Estas razas son el Akita, Basenji, Eurasier, Spitz finlandés, Saluki, y Shar-Pei.

Sin embargo, los propios autores señalan que hay un problema con sus propios datos: ninguna de estas razas son de las regiones en las que los primeros restos de perros domésticos se encontraron y algunos provienen del rango normal del lobo gris. De hecho, la evidencia arqueológica sugiere que algunos de los datos genéticos no se pueden confiar en absoluto. Por lo que se puede decir es que los perros se extendieron por todo el Pacífico, en sólo 3,500 años, pero dos razas (dingos y el perro cantor de Nueva Guinea) a partir de ahí aparecen cerca de la base del árbol. Lo mismo va para el sur de África, donde los perros aparecieron en menos de 1,500 años, pero una raza específica (Basenjis) es incluso más antigua.

Entonces ¿Qué paso en el mundo? Los autores sostienen que se trata del producto de una historia extraña del perro doméstico. Por un lado, en gran medida se pueden descartar todos los datos genéticos provenientes de América. Todo lo que tenemos a partir de ahí indica que los perros fueron traídos en gran número por los colonos europeos que reducieron las razas autóctonas de estas regiones. (De hecho, una mutación sin pelo se encuentra en una raza "nativa" en México es idéntica a una encontrada en China).

En Europa, la mayoría de las razas no son originales. Por ejemplo, el Lobero Irlandés se ha propuesto como una raza vieja, pero los lobos fueron cazados y llevados a la extinción local hace 1,800 años y la versión original de la raza probablemente murió al poco tiempo. (La encarnación actual es probablemente el producto de un reciente intento de revivir las características mediante la crianza selectiva) prácticas similares se han aplicado en casi todas partes, la mayoría de las razas resultan de alrededor de 300 años o menos. Y luego las dos guerras mundiales crearon cuellos de botella de gran tamaño; muchas razas se han reducido a un puñado de individuos y algunos probablemente se desvanecieron por completo (sólo se han vuelto a criar desde entonces).

Este proceso de derivación de razas ha empeorado las cosas. En algunos casos, sabemos exactamente cómo se produjo una raza. Como señalan los autores, Eurasiers parecía antigua, pero recientemente se obtuvieron a partir de una mezcla de Chows, Keeshonds y samoyedos. Pero todas estas razas provienen de cerca de la base del árbol de familia de los perros. Como resultado, Eurasiers parecen una antigua raza de sí mismos, aunque sabemos que no lo son.

Los autores concluyen que las razas que parecen antiguos no se separaron de forma temprana del árbol de familia de los perros. En su lugar, simplemente los hemos mantenido y logrado mediante derivación masiva que ha tenido lugar durante los últimos cientos de años. Eso ha hecho que barajar todo lo demás parezca más viejo, haciendo parecer que una raza se considere aislada cuando en realidad solo se ha hecho ver antigua.

¿Alguna vez se ordenará todo esto? Los autores sostienen que el advenimiento de las pruebas de secuenciación del ADN económicas nos puede dar datos suficientes para empezar a resolver el misterio. Pero eso requeriría que decidamos conocer más sobre la historia del perro logrando los recursos necesarios para obtener tal secuencia.

Referencia:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...