sábado, 26 de enero de 2013

La cena en los perros fue clave en su domesticación

No hay necesidad de retroceder en el tiempo para descubrir el apetito por carbohídratos en su mascota favorita: los perros parecen haber evolucionado para digerir los almidones. Créditos: Justin Paget/Corbi.


Un estudio sobre su genoma señala cambios que convirtieron a los lobos en el mejor amigo de la humanidad.

Los perros tienen ahora una excusa para justificar porque esperan bajo la mesa durante la cena: la domesticación pudo haber adaptado a crecer en los alimentos llenos de almidón que sus dueños comer.

Un estudio publicado en la revista Nature revela que los perros poseen genes para digerir los almidones, una diferencia de sus primos carnívoros -los lobos-.

Según los autores, los resultados apoyan la idea de que los perros fueron domesticados por su persistencia en torno a los asentamientos humanos. "Si bien es posible que los seres humanos pudieron haber salido a tomar cachorros de lobo y domesticarlos, pudo haber sido más atractivo para los perros empezar a comer de los montones de chatarra que la agricultura moderna comenzó a producir", reitera Kerstin Lindblad-Toh, genetista de la Universidad de Uppsala en Suecia, quien dirigió el estudio.

Los investigadores coinciden en que todos los perros, de los beagles a collies, son los descendientes más pequeños, más sociables y menos agresivo de los lobos. Pero ni el tiempo ni el lugar de la primera domesticación es conocido: los fósiles de los primeros perros los colocan en cualquier lugar hace 33,000 años en Siberia o hace 11,000 años en Israel, mientras que estudios de ADN de perros modernos muestran la domesticación ocurrida por lo menos hace 10.000 años, en el Sudeste de Asia o el Oriente Medio. Muchos investigadores creen que los perros fueron domesticados más de una vez y que incluso después de la domesticación, de vez en cuando se cruzaron con lobos salvajes.

Creciendo juntos


Lindblad-Toh y su equipo catalogaron cambios genéticos implicados en la domesticación mediante la búsqueda de las diferencias entre los genomas de 12 lobos y 60 perros de 14 razas diferentes. Su búsqueda identificó 36 regiones del genoma que establece diferencias entre perros y lobos -pero no son responsables de la variación entre razas de perros-.

Diecinueve de esas regiones contenían genes con un papel en el desarrollo del cerebro o de sus funciones. Estos genes, añade Lindblad-Toh, pueden explicar por qué los perros son mucho más amigable que los lobos. Sorprendentemente, el equipo también encontró diez genes que ayudan a los perros de digerir almidones y descomponer las grasas. Trabajo de laboratorio sugiere que los cambios en tres de esos genes hacen mejor a los perros que los lobos en la transformación de almidones en azúcares y descomponerlos luego para absorber azúcares.

La mayoría de los seres humanos han evolucionado para digerir los almidones con mayor facilidad. Lindblad-Toh sugiere que el aumento de la agricultura, hace unos 10,000 años en Oriente Medio, dio lugar a las adaptaciones en ambas especies. "Este es un signo notable de la evolución paralela", considera ella. "Realmente muestra cómo los perros y los humanos han evolucionado juntos para poder comer almidón".

Cena con amigos


Sin embargo, Greger Larson, un arqueólogo evolutivo de la Universidad de Durham, Reino Unido, alberga serias dudas de que los genes implicados en la digestión de los almidones jueguen un papel en la domesticación, señalando que los primeros fósiles de perros son anteriores al comienzo de la agricultura. Su equipo planea analizar el ADN preservado en fósiles de perros, para descubrir que las variaciones genéticas implicadas en la domesticación surgieron por primera vez.

Robert Wayne, especialista en genética de la Universidad de California, Los Angeles, que también estudia los genomas de perros antiguos, explica que el metabolismo del almidón podría haber sido una adaptación importante para los perros. Sin embargo, considera que tales rasgos probablemente se desarrollaron después de los cambios de comportamiento que surgieron cuando los seres humanos tuvieron perros, cuando la mayoría de nuestros antepasados ​​todavía cazaban animales de gran tamaño.

Sin embargo, el estudio se suma a la evidencia de que los perros no comen la misma comida que los lobos, dice Wayne, quien señala que el alimento de perro es rica en carbohídratos y baja en proteínas en comparación con la carne normal. "Todos los días recibo un correo electrónico de un dueño de perro que pregunta, si debe alimentar a su perro como un lobo", dice Wayne "Creo que este documento responde a esa pregunta: no.".

Referencia:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...