martes, 8 de enero de 2013

Stephen Hawking, máquinas y héroes científicos

Stephen Hawking. Créditos: NASA / Flickr.
Click-click-click: Esto es lo que se oye cuando se tiene una conversación con Stephen Hawking. Ninguna voz, ningún otro sonido, sin expresiones faciales. Para aquellos que lo conocen, Hawking puede ser capaz de comunicarse a través de sus ojos, pero para el resto de nosotros, su único medio de comunicación es a través de una conexión de infrarrojos que posee su equipo.

El 8 de enero, es el cumpleaños de Hawking , sin embargo, en este día, vale la pena examinar sólo quién y lo que realmente estamos celebrando: ¿el hombre, la mente o la máquina?

Hawking se ha convertido en una especie de "cerebro en una cubeta". Desde que fue aquejado de esclerosis lateral amiotrófica (también llamada enfermedad de Lou Gehrig) hace casi 50 años, sus músculos han dejado de funcionar, aunque su mente y sus sentidos hayan sido afectados. En cierto modo, Hawking es, parafraseando a Obi-Wan cuando se refiere a Darth Vader, "más máquina que hombre ahora".

En una versión de elogiosa historia sobre Hawking, alabamos la persona más inteligente del mundo, el brillante físico, uno de los más grandes cosmólogos de nuestro tiempo. Encaja perfectamente con nuestra concepción de cómo la ciencia y sus héroes trabajan: Para ser un genio todo lo que se requiere es una potente -y "hermosa"- mente. Y, en efecto, a causa de su discapacidad, Hawking encarna la figura mítica capaz de comprender las leyes últimas del universo sin nada más que la pura fuerza de su razonamiento: no puede mover su cuerpo, así que todo debe estar en su mente ¿Qué más necesita un físico teórico?

Sin embargo, en otra versión de la historia de Hawking, nos damos cuenta de que esta más "incorporado" que ningún otro científico, y mucho menos cualquier ser humano. Él se delega a través de numerosos organismos: técnicos, estudiantes, asistentes, y por supuesto, máquinas. Hawking, lejos de ser el producto de su mente por sí sola, esta en realidad profundamente situado, posee una naturaleza colectiva.

Hélène como antropóloga interesada en la ciencia, tecnología y sus héroes, llevo a cabo un estudio etnográfico en profundidad de Hawking: Esencialmente se convirtió en su "tribu". Durante años, lo siguió mientras trabajaba, resolvía problemas, producía teorías, daba charlas y participaba en entrevistas y documentales. Entrevisto todos lo que le rodeaba: enfermeras, asistentes personales, estudiantes, colegas e incluso a los periodistas. Vivía y respiraba la tribu Hawking.

Lo que descubrió fue que para entender Hawking, había que entender a las personas y las máquinas sin los cuales no sería capaz de actuar y pensar, había que entender las formas en que estas entidades aumentan y amplían las competencias de Hawking. Por ejemplo: Las especialidades de sus alumnos, que se distribuyen a través de campos de investigación muy diferentes, que pueda integrar diversas informaciones y diferentes facetas de un problema de una manera que otros no pueden. Su secretaria le proporciona un asistente mental que muchos de nosotros nunca tendríamos, para ordenar y organizar datos de acuerdo con sus intereses y lo que es capaz de procesar.

Esto no es lo mismo que intercambiar ideas con colegas o con alguien a través del correo: pese a que se multiplican las ideas y se clasifican señales que dirigen nuestras interacciones con el mundo. Es en cierto modo una raza, no que esta en contra, pero con máquinas . Se trata de la realización final de la visión de Doug Engelbart sobre aumentar el intelecto humano a través de la tecnología. Pero es sobre todo acerca de vivir nuestras vidas - y la creación de los héroes en ellos - a través de máquinas.

Todos somos máquinas más


La condición de Hawking hace necesaria la mecanización (jerarquización, estandarización y rutinización) del hombre-máquina basado en el medio ambiente. Esta red de cuerpo extendido-compuesto por máquinas y seres humanos permite que con un simple "sí" o un "no" poder entrar en funcionamiento.

Pero hay una complejidad detrás de esta simplicidad, sucede igual que con las interfaces de usuario caracterizadas por su sencillez para ser usada todos los días, ocultando los complejos procesos detrás de su pantalla. Sólo que en este caso estamos hablando de un ser humano -no un teléfono inteligente o la pantalla de ordenador-.

Sólo basta una respuesta "sí" a la pregunta "¿Usted quiere ir a la conferencia" lo que permitirá a Hawking viajar de un extremo de la tierra hasta el otro -sin haber hecho nada más que mover una ceja-. Su voz artificial ofrece otro instrumento del pensamiento, qué está bien concebida, dicho sea de paso, y esto es más cierto en el caso de Hawking. Puesto que él no habla, su discapacidad le obliga a ser aún más claro en su mente y menos preocupados con el trabajo de todas aquellas expresiones.

Al mismo tiempo, esta voz borra - y nos hace olvidar - el papel de la máquina en la medida que habla por él, y marca la presencia de un personaje público. Esto a pesar del hecho de que cada expresión está escrito de antemano, ya sea por Hawking o alguien en su red de asistencia. De la misma manera que sus estudiantes realizan los cálculos en los que sus "discursos" (y artículos) se basan.

¿Cómo se diferencia de otros personajes -incluso el presidente - rodeado por un séquito responsable de la satisfacción de sus necesidades y la comercialización de su imagen?

Tanto Hawking y otras celebridades tienen autoridad desde sus posiciones en la parte superior de la jerarquía, mientras que la parte inferior de esta jerarquía hace posible que estas estrellas promulguen y mantengan su posición en la parte superior. Pero en el caso de Hawking, esta red es mucho más -casi completamente- distribuido e incorporada íntimamente. Hawking no es sólo la emisión de comandos remotos y deseos expresados, todo su cuerpo e incluso su identidad entera se han convertido en la propiedad de una red colectiva humano-máquina. Es lo que se llamaría una distribución centrada en el asunto: un cerebro en una cubeta, que viven en el mundo fuera de la tina.

Tradicionalmente, los asistentes ejecutan lo que la cabeza dirige o ha pensado de antemano. Pero los asistentes de Hawking -humano y máquinas- completan sus pensamientos a través de su trabajo, y clasifican, es decir tienen el atributo, de traducir y realizar. El ejemplo de Hawking nos ayuda a repensar la dicotomía entre los humanos y las máquinas.

También nos ayuda a repensar la dicotomía entre los que están a su cargo, y los que ejecutan. Aunque mucho menos encarnada, se puede pensar en la confianza del cerebro de Obama en la noche de las elecciones: su equipo ¿No era parte del cerebro de Obama? Ayudaron a lograr su éxito, si no más, invirtieron los resultados, y se veían tan agotados como la mente de Obama probablemente se sentía.

Alguien que es de gran alcance es un colectivo, y el colectivo más él, tanto más singular se parecen.

Hawking como persona, su incapacidad y su red incorporada se convierten así en una ventana en nuestras máquinas, la naturaleza del trabajo e incluso nuestra representación de los héroes científicos. Medios populares nos muestra a Hawking como un ser aislado, pero una vez que se aborda su vida, el análisis etnográfico nos muestra que Hawking no es tan diferente de otros científicos a pesar de que tiene una discapacidad. De hecho, es precisamente a causa de su discapacidad que podemos conocer como trabajan los científicos... y cómo el mundo entero va a funcionar un día.

Porque, rodeados como estamos por nuestro mundo de la tecnología y de la información digital, ¿no somos todos discapacitados? Nosotros, como Hawking, al igual que Obama, somos incapaces de pensar y completar los resultados de nuestros pensamientos sin estar conectados a una red de personas, instrumentos, máquinas - y los laboratorios vivientes a través del cual todos estamos distribuidos-.

Hélène Mialet, "On Stephen Hawking, Vader and Being More Machine Than Human", Wired.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...