martes, 16 de abril de 2013

 
El siguiente artículo es "La historia de la memoria del agua" por Yolene Thomas, que comienza con un recuento de algunas de las obras originales hechas por Jacques Benveniste. Desciende en una diatriba contra la Nature por no apoyar y luego describe los experimentos actuales de Thomas en algo que ella denomina la "biología digital".

Benveniste puso una gran atención a la memoria del agua por su uso como una explicación para los resultados reportados en un artículo que quiso publicar en Nature. Diluciones extremas de una solución que contenía (cuando no estaba presente la histamina) todavía producía una respuesta en las pruebas de reacciones alérgicas. Nature, expresando incredulidad, acordó publicar los resultados siempre que pudiera enviar un equipo de investigación para verificar que (a) no hubo fraude y (b) el procedimiento experimental fue riguroso.

El equipo descubrió que no se había producido fraude, pero los procedimientos del laboratorio de análisis daban lugar a un error estadístico común que indujeron falsos positivos en las pruebas individuales. Equipo de Benveniste había ignorado las largas carreras de resultados negativos, la introducción de un sesgo de selección fuerte a través del tiempo. Bajo condiciones experimentales más rigurosas introducidos por el equipo de investigación, sólo se produjeron resultados nulos.

La memoria del agua ignora su pasado


De acuerdo con el documento, el sonido adecuadamente modelado puede formar la memoria en el agua.

La respuesta científica de Nature implica usar tests adecuados bajo condiciones rigurosas. Pero Thomas no reconoce que los experimentos originales sean defectuosos, y sugiere que el equipo de Nature se limitó a afirmar la existencia del fraude. "Tres de los cuatro laboratorios implicados en el ensayo reportaron una inhibición estadísticamente significativa de la reacción de desgranulación de basófilos por HD [alta dilución] de histamina en comparación con los controles. El laboratorio cuarto dio un resultado que era casi significativo".

Esto no es un argumento muy alentador, ya que un resultado que era casi, pero no del todo estadísticamente significativo es, de hecho, insignificante. El artículo no se refiere a ninguna de las deficiencias específicas descritas por el equipo de la Nature, por lo que no se puede saber si la metodología de los experimentos más recientes se ha mejorado. Los resultados más recientes han sido publicados en revistas revisadas por pares (y no sólo las revistas especializadas de homeopatía), por lo que la comunidad científica no está impidiendo que los investigadores obtengan resultados, en contra de uno de los temas mencionados por Chapman.

Thomas pasa a describir la investigación reciente que supuestamente muestra que las grabaciones de ruido blanco empleadas en una muestra con el ingrediente activo puede inducir la actividad de su emisión en una muestra de agua. Por desgracia, Thomas eligió pruebas muy complicadas de actividad utilizando animales vivos, abriendo la puerta a los resultados artefactuales. Un enfoque más razonable se ha sugerido.

Es bastante claro que Thomas y sus colaboradores aún no entienden muy bien la ciencia, ya que los resultados se presentan en términos de éxito o fracaso. Los experimentos no tienen éxito o fracasan, o bien informan sus resultados en acuerdo o desacuerdo con la hipótesis, en el caso de un experimento mal diseñado, el azar oscila entre el acuerdo y el desacuerdo. La siguiente cita da una idea bastante buena acerca de en cuál de las tres categorías encaja el experimento de Thomas: "Más sorprendente y misterioso fue el hecho de que, en algunos casos, ciertos individuos (sin talentos especiales) siempre obtienen efectos digitales y otros individuos obtienen sin efectos o tal vez bloquean los efectos (sobre todo cuando se maneja un tubo que contiene agua)."

Acción fantasmal a distancia en el mundo no-cuántico


La homeopatía surge en un enredo entre el médico, el remedio, y el paciente. Lástima que ninguno de ellos son objetos cuánticos.

A continuación, nos adentraremos en la mecánica cuántica ¿Podría la memoria del agua ser una forma de enredo? Lionel Milgrom parece pensar que sí . Pero esto no parece ser la mecánica cuántica tal como la conocemos. "Es como si a un nivel profundo, todo en el Universo está instantáneamente unidos entre sí de una manera holística la materia-energía forman una red de interacción que trasciende los conceptos ordinarios de espacio y tiempo", reitera Milgrom. "Y nosotros, compuestos por miles de millones de partículas somos una parte inseparable de esto: lejos de lo que la razón parece decirnos".

La razón, en efecto, no parece decirnos algo por el estilo. Este es un grave mal uso de términos científicos, "mecánica cuántica", "entrelazamiento" y "coherencia" no implica nada de eso. La cantidad de tiempo que las partículas permanecen enredadas se reduce en cada interacción con otras partículas. Como resultado, en cualquier momento particular, la mayoría de las partículas en el Universo no se enredan con nada.

Milgrom presenta luego algunas de las propiedades del agua, utilizando también el método inusual de la analogía en vez de descripción real. Él afirma que la preservación de la estructura en el agua líquida es sólo un pequeño tramo más allá de nuestra comprensión actual de las estructuras transitorias formadas por moléculas de agua. Pero estas estructuras tienen una vida útil del orden de unos picosegundos; algo nuevo a nuestro entendimiento sería necesario que duren por segundo, y mucho menos los meses remedios homeopáticos se almacenan. Milgrom propone que la información no se lleva por una estructura de moléculas de agua, pero es un comportamiento emergente del conjunto. Exactamente lo que surge y cómo se produce son, al parecer, un ejercicio para el lector.

Termodinámica enredada


Milgrom al menos reconoce que el comportamiento emergente del agua a temperatura ambiente es problemático, ya que el comportamiento emergente sólo se produce en sistemas en donde la termodinámica no tiene equilibrio. El documento no dice cuando un sistema termodinámico esta o no fuera de equilibrio, pero Milgrom afirma que una descripción cuántica de los puntos cuánticos críticos de un sistema aparentemente clásico puede explicar la eficacia de la homeopatía. En este punto, cabe esperar introduzca detalles de exactamente donde surge el comportamiento cuántico, como se manifiesta, mezcla y diluye cambios de comportamiento. En cambio, Milgrom realiza un cebo y se interrumpe hablando de superconductores y superfluidos.

Al final, la explicación de la mecánica cuántica para la memoria del agua se reduce a esto: el médico diagnostica la enfermedad y la medicina se convierte, a través de la observación, mediante un entrelazamiento. La persona que está enferma al beber la mezcla, también se entrelaza con la mezcla. Este estado de permite que el ingrediente activo transfiera su parte activa al paciente. Aparte de la mala comprensión de lo que constituye un observador, Milgrom también abusa de los conceptos de entrelazamiento y colapso de la función de onda para crear un sistema que suena científico pero no tiene absolutamente ninguna relación con la mecánica cuántica.

Convenientemente, este abuso de la física funciona como una explicación para la aparente no eficacia de los remedios homeopáticos. Al parecer, estas ideas "exponen las razones de por qué los ECA (ensayos controlados aleatorios) de la homeopatía a menudo devuelven resultados equívocos. Los ECA doble ciego 'colapsan' el sistema de tres: paciente-médico-remedio en un estado entrelazado de una manera análoga a la por lo que la observación colapsa la función de onda de una partícula en la interpretación de Copenhague de la teoría cuántica ortodoxa". En otras palabras, la eficacia de la homeopatía se basa en que evite un juicio crítico.

Dilución sin pérdida


Después de la dilución de una mezcla, la solución resultante de alguna manera restablece su memoria.

Dos documentos adicionales discuten el proceso de ciclos de dilución. Los remedios homeopáticos se crean a partir de una tintura madre (MT); este material de partida se diluye a continuación mediante la adición de una sustancia cuyo volumen es mayor. Cada paso de dilución es seguido por golpes, donde el recipiente que contiene la mezcla se golpea contra un objeto duro un número determinado de veces. La mezcla recién obtenida puede volver a ser diluida y golpeada muchas veces antes de ser dada a los pacientes.

El primer papel en esta serie presenta un modelo matemático de estos ciclos de dilución-golpeo. Típicamente, los modelos científicos de este tipo se basa en las propiedades bien conocidas de la sustancia que está siendo modelada. ¿Qué modelo de David Anick tiene una "(hipotética) característica estructural persistente que forma el agua químicamente pura?, una especie que él llama "ingrediente activo". El término "hipotético" parece ser una subestimación, dado que el agua está bien estudiada y no hay evidencia de que existen estructuras estables de agua razonablemente pura y ciertamente no a temperatura y presión ambiente.

Anick busca entonces modelar la concentración de estas estructuras en el transcurso de los sucesivos ciclos de dilución y golpeo. Se las arregla para modelar la dilución adecuada pero inventa su propia física para permitir que las estructuras se formen espontáneamente durante el golpeo. Química y termodinámica son bastante claros para decir que esto no es posible. No hay moléculas gratis después de unos golpes contra una superficie dura.

Dr. Anick aplica este modelo cuestionable para una variedad de situaciones antes de terminar en un punto de acuerdo. "El modelo no se aplica... si los recursos son en última instancia meros placebos o marcadores que apoyan el ritual de interacción sanador-cliente. La gran debilidad del modelo es que está inspirado únicamente por las convenciones clínicas sin apoyo experimental directo." Aquí, por primera vez, se hace culpable de subestimación, dado que hay indicios experimentales de que muchos de sus supuestos no son válidos.

Todo está en el cristal


Memoria del agua podría estar basada en sílice, también. En contraste con la electrónica, nadie puede decir cómo había llegado hasta allí.

En un segundo artículo, Anick evalúa derivado del sílice  en envases de vidrio como una posible base de la homeopatía, lo que sugiere que hay tres cosas necesarias para la idea de ser aceptado. El primer desafío consiste en "describir parámetro(s) termodinámicamente estable(s) que no sólo muestren cómo los remedios pueden diferir de los controles, sino también cómo miles de remedios pueden ser todos diferentes unos de otros." El segundo desafío se refiere a qué es exactamente lo que ocurre durante un ciclo de dilución-goleo. Él lo describe así: "Cualquiera que sea el patrón o la información está en un recurso, que de alguna manera tiene que" sobrevivir "cuando se mezcla con 99 partes de agua, y luego" convertir "la totalidad de la muestra con el mismo patrón (o un patrón ligeramente diferente) cuando el conjunto se modifica". El tercer y último reto es cómo el agua se altera por el soluto original en primer lugar.

El documento ofrece una "hipótesis de sílice," lo que sugiere que los "derivados (silicatos) [podían] ser los ingredientes activos largamente buscados en los remedios". La hipótesis de que las complejas estructuras de silicatos se forman durante las los golpes y que tales estructuras pueden ser capaces de responder a los tres desafíos planteados anteriormente. En el documento se establece que la determinación de cómo éstas pueden ser biológicamente activa está más allá del alcance de su labor.

El problema es que el vidrio existe como una red casi infinita de unidad química Si(O1/2)4, no hay SiO2 libre para disolverse. A pesar de ello, el autor sugiere que contendrán típicamente una solución saturada o sobresaturada de monómero Si(OH)4  después de que el SiO2 se disuelva.

Afirmaciones contrafactuales


Sin inmutarse, el artículo pasa a describir cómo las moléculas de soluto podrían ser estructuras de semillas de silicato. Se observa correctamente que las moléculas orgánicas pueden ser usadas ​​como plantillas para las estructuras de patrones de sílice. Dado que muchas soluciones homeopáticas iniciales contienen materia orgánica, algunas de esas moléculas pueden actuar de esta manera. Cuando una molécula orgánica se utiliza como una plantilla en el mundo real, sin embargo, queda atrapada dentro de la estructura de sílice recién formada y no se puede utilizar para otra plantilla. Los autores se limitan a indicar que esto no se aplica a las soluciones homeopáticas.

Si ignoramos este pedacito de la ciencia por decreto, aún queda la segunda pregunta: ¿cómo funciona esto cuando la solución se diluye hasta el punto de que ninguna molécula de plantilla se queda? Los autores sugieren que los silicatos previamente formados son capaces de replicarse a sí mismos y propone cuatro métodos de cómo esto puede suceder. Debemos ser francos aquí: ninguno de los cuatro tienen ninguna base en la realidad.

Referencia:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...