martes, 9 de abril de 2013

Los peligros del aislamiento social

Créditos: David Hodgson/Flickr


Tal vez en un momento de la vida se puede llegar a expresar quiere estar solo. Piense de nuevo. Los investigadores han encontrado que las personas mayores con menos contactos humanos son más propensos a morir, incluso si son felices en su soledad, que personas con vidas más ricas socialmente hablando. El estudio se suma al debate sobre si es mortal la soledad, el aislamiento social, o alguna combinación de las dos.

El aislamiento social es una condición objetiva en la que la persona tiene poca interacción con los demás. La soledad, por el contrario, es un estado emocional que sienten las personas que no están satisfechos con sus relaciones sociales. "Alguien que está socialmente aislado es probable que este solo, y viceversa, pero eso no es todo el caso", dice el epidemiólogo y autor principal del estudio Andrew Steptoe, de la Universidad College de Londres.

Para separar los efectos de estar solo frente a sólo sentirse solo, Steptoe y sus colegas examinaron datos de 6,500 británicos de 50 años o más llenaron cuestionarios evaluando sus niveles de soledad. Los investigadores también tabularon los contactos de los sujetos tomando en cuenta amigos, familia, grupos religiosos y otras organizaciones para evaluar sus relaciones sociales. Luego se estudio la mortalidad en un periodo de 7 años.

Los más aislados socialmente tenían un riesgo 26% mayor de morir, aun cuando el sexo, edad y otros factores asociados con la supervivencia se tuvieron en cuenta, relata el estudio publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences. A continuación, ajustaron su modelo para determinar si la conexión a la muerte se debió al hecho de que las personas aisladas son a menudo solitarias. No lo era.

Luego, los investigadores exploraron la relación entre la soledad y la muerte en sí. La intensa soledad también parece aumentar el riesgo de muerte en un 26%, hasta que el equipo tuvo en cuenta una serie de otros factores asociados con la supervivencia, incluyendo riqueza, educación y la presencia de problemas de salud. Una vez que su impacto se tomo en cuenta, los científicos descubrieron que la soledad en sí misma no hace a las personas más vulnerables a la muerte.

Los investigadores sospechan que las personas mayores que tienen pocos lazos sociales pueden no estar recibiendo la atención que necesitan. Nadie les está instando a comer bien o tomar su medicina, y en una crisis que nadie está ahí para ayudar.

"Hay un montón de personas que están socialmente aisladas, pero que son perfectamente felices con ello", reitera Steptoe. "Pero incluso entonces deberíamos estar tratando de asegurarnos de que hay suficientes contactos con ellos de modo que si algo sale mal... van a ser asesorados y apoyados". Incluso aquellos que se contentan con estar solo, dice, deberían tener algun contacto regular con otras personas que los pueden alentar y ver cómo están.

Otros investigadores elogian el nuevo trabajo tan riguroso y bien controlado. Pero dicen que está lejos de estar claro que el aislamiento social, no la soledad, siempre es el verdadero culpable cuando se trata del aumento de la mortalidad.

Otros estudios, incluyendo un análisis de ancianos estadounidenses encabezado por John Cacioppo, profesor de psicología en la Universidad de Chicago en Illinois, han mostrado una relación entre la soledad y una tasa de mortalidad más alta. Cacioppo sospecha que la discrepancia entre su estudio y la nueva investigación podría estar en las diferencias culturales entre británicos y americanos. "La cultura del labio superior rígido puede decir que las personas están respondiendo a algo diferente... de lo que hacen en Estados Unidos", y añade que los británicos y estadounidenses pueden definir de manera diferente la amistad.

El psicólogo Bert Uchino de la Universidad de Utah en Salt Lake City alaba el nuevo estudio por su tamaño de la muestra y la comparación directa de aislamiento social y la soledad, pero dice que los investigadores aún están lejos de entender cómo estos dos factores se afectan mutuamente y otros comportamientos relacionados con la salud. "Han hecho un estudio muy bien", opina Uchino. "Pero también creo que no va a ser la última palabra sobre este tema".

Referencia:


0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...