sábado, 7 de septiembre de 2013

Los alimentos transgénicos son seguros para comer, pero plantean desafíos en el medio ambiente.

Campo de flores. Créditos. Flickr/Sonia Belviso
Varios aspectos de la tecnología hacen a las personas sentirse incómodas, pero los alimentos genéticamente modificados forman una categoría por completo. Laboratorios alrededor de todo el mundo han realizado modificaciones en prácticamente cualquier organismo -bacterias, plantas y animales-. Resultados de estos avances son ingeridos por seres humanos a lo largo del año, a menudo a través de medicamentos. No obstante los cultivos modificados siguen siendo una controversia y mientras son consumidos en EE.UU. en otros lugares no tiene presencia.

La mayor preocupación es su seguridad, se ignoran lo estudios realizados para entender sus riesgos potenciales. Ante este vacío, un grupo de científicos italianos ha realizado una revisión exhaustiva de la literatura científica sobre cultivos transgénicos. Los resultados sugieren que los cultivos son seguros pero denotan problemas sobre el impacto ambiental. Pero su mayor problema destaca en la comunicación con el público.

Para ello, los autores buscaron cualquier documento sobre el tema publicado entre 2002 y octubre de 2012, resultando 1,783. No todas abordaban la seguridad. Muchos de ellos eran comentarios y los que abordan su seguridad, terminan siendo publicaciones de bajo nivel. Aunado a lo anterior, varias investigaciones sin relación hablaban de la seguridad de estos cultivos.

Lo que se ingieren


La mayor preocupación de los alimentos transgénicos es que son consumidos pero ¿tal alimento es inusual? Para resolver la cuestión, se debe uno remontar al funcionamiento de las plantas transgénicas. Incia con un fragmento de ADN, que forma un gen de interés, como el que codifica una proteína que funciona como defensa ante una enfermedad o crea resistencia a las plagas. Luego el ADn se coloca con secuencias adicionales para formar un paquete. El paquete completo se inserta después en un cromosoma.

Una vez que el cromosoma se ha agregado a la planta, el gen se transcribe en el ARN que en muchos casos se convierte en proteína. Como el caso del proteína Bt que es tóxica para diversas plagas de insectos; en ocasiones cataliza un producto químico como el arroz de oro que es capaz de generar vitamina A.

De este modo estamos ante una variedad de ADN, ARN, proteínas y productos químicos, ¿una gran preocupación? ¿no? Es posible, nuestras comidas poseen algo de ADN, en promedio consumimos entre 0.1 a 1 gramo todos los días. La mayor parte de este sintetizado por plantas y animales de forma natural, por el contrario apenas 0.00006 es formado por ingeniería científica. Cuando se cocina se destruye la mayor parte de ellos y el resto se degrada en el aparato digestivo.

Aún así hay un pequeña posibilidad de que un pequeño porcentaje sea absorbido por las bacterias del intestino, que no es común de lo contrario la común E. coli tendría una piscina de ADN formado por ADN de maíz y vaca. El riesgo existe en que el gen de resistencia sea absorbido por las bacterias.

De forma similar el ARN y proteínas se digiere antes de que llegue a la corriente sanguínea. Por ello los estudios señalan que tenemos que depender de inyecciones para conseguir terapias de proteínas y ARN. Sólo un informe señala que el ARN de las plantas puede aparecer en el torrente sanguíneo de los ratones, pero los resultados no han podido replicarse desde entonces.

Otro riesgo son las proteínas producidas por una planta genéticamente modificada (o algún fragmento de ello) que produjera una reacción alérgica. Por tal razón, las secuencias de una proteína son analizadas ante una base de datos de alérgenos comunes. Las proteínas a su vez son evaluadas en animales, considerando su capacidad de sobrevivir a un entorno digestivo. En cuanto a los productos químicos, estos evalúan su beneficio sobre los seres humanos. Por tal razón, los riesgos de ADN, proteínas y productos químicos se consideran idénticos a los de plantas no modificadas genéticamente.

La única incertidumbre es si la presencia de ARN y proteínas elaboradas con ADN transgénico altera las plantas de forma sistemática. En un sentido general no lo hacen, pasan una prueba llamada "equivalencia sustancial", que significa que es indistinguible de la cosecha tomando en cuenta nutrientes y otros componentes claves.

No obstante, si se analizan a detalle las proteínas y químicos producidos se observan diferencias entre transgénicos y otros cultivos. Pero no se observa tal diferencia si se aumentan los cultivos en diferentes ambientes. Que no deja en claro si se trata de un resultado real o un problema técnico. experimental. Una área que merece más estudio.

OMG y el medio ambiente


Aunque resulta prácticamente imposible que los genes se propaguen a los seres humanos, no significa que no puedan propagarse. Los cultivos se hacen crecer en entornos no controlados, donde no están en contactos con otras especies, algunas de las cuales pueden ser parientes cercanos. Para la mayoría de estas especies no proporcionan ninguna ventaja que no pueda ser proporcionado por el ADN con el que ya cuentan. De forma similar bacterias e insectos no se benefician de recoger genes resistentes a herbicidas. Pero la resistencia a medicamentos podría beneficiar a las bacterias. Pero hasta el momento, lo estudios de campo no han encontrado evidencia de esto en las bacterias del suelo.

Con las plantas se puede decir lo mismo, al menos de aquellas que están estrechamente vinculadas con los cultivos. Informes sobre la cepa de canolas híbridas con genes resistentes a herbicidas, denota que han surgido del cruce de dos o más variedades geneticamente modificadas. Tal característica podría proporcionar una ventaja evolutiva para una planta que crece en una área agrícola. Lo mismo se aplica para genes que codifican proteínas que son tóxicas para los insectos, que proporciona una ventaja en cualquier ambiente. Elementos que requieren aún más investigación.

Tales genes pueden causar problemas para la agricultura. En la actualidad, la resistencia a las proteínas Bt por parte de los insectos están limitando el manejo de los cultivos. Si las plantas llegarán a obtener tal gen, podría acelerar el desarrollo de insectos resistentes, independiente de como se manejen los cultivos. Aunque hay ideas para afrontar el problema, no hay una solución eficaz para el problema.

Ruptura de comunicación


Se concluye, desde el punto de vista alimentario que los aliments transgenicos son seguros, siendo los principales riesgos su cultivo, debido a la propagación de genes a poblaciones silvestres.

También denota el fallo de comunicación sobre sus efectos, mostrando la fractura existente entre el mundo académico y científico con el cotidiano, que aumentan las preocupaciones sobre los cultivos transgénicos.

Los puntos de revisión, destacan que la comunicación efectiva es difícil debido a que es distorsionado por los medios de comunicación. Que hace que el mesaje no pueda llegar por encima del ruido.


Referencia:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...