martes, 31 de diciembre de 2013

2013 en números: ¡Feliz 2014!


Créditos: Salles.
2013 ha sido un año de inflexión, donde vale la pena detenerse por un instante y mirar con detenimiento los últimos cambios, pese a que no deja de ser pesimista nuestra panorama y futuro inmediato también es cierto que son momentos como los actuales los que forman el temple sacando lo mejor de nosotros en beneficio de todos.

En tanto a lo largo de este espacio se recibieron 41,460 visitas y se visualizaron 53,704 páginas, hubo 103 comentarios a lo largo de las entradas publicadas en este periodo destacando:

Enero


Febrero
Marzo
Abril

Mayo

Junio

Julio
Agosto

Septiembre
Octubre
Noviembre
Diciembre


Descartando redes sociales, sitios promotores de noticias, motores de búsqueda y Wikipedia los sitios desde los cuales provinieron visitas durante este año fueron:


¡Un gran abrazo! Que lo mejor de la vida separa para cada uno de ustedes en el 2014 ¡Otro mundo es posible!

viernes, 20 de diciembre de 2013

Avances y hallazgos científicos en 2013

Science en su edición de Diciembre ha publicado sus habituales Revelaciones científicas del año, las cuales se reproducen a continuación.
Créditos: Science.

Avances logrados en la inmunoterapia contra el cáncer


Durante este año ha habido avances en el desarrollo de anticuerpos que funcionan como bloqueadores para receptores de proteínas en células T. De esta forma se ha aprovechado el sistema inmunológico para combatir tumores y lo más importante ha pasado la prueba en los ensayos clínicos.

Los casos de éxito abarcan desde una mujer con un tumor del tamaño de una toronja en un pulmón sigue viva trece año después de que le fue detectado hasta un hombre con cáncer de riñón metastásico cuya enfermedad seguía desapareciendo, incluso después de finalizado el tratamiento .

La  inmunoterapia aborda el cáncer apuntando al sistema inmunológico y no al tumor. Para aquellos con cáncer metastásico, las probabilidades siguen siendo dispares. Las inmunoterapias actuales no ayudan a todos y los investigadores en gran parte no tiene ni idea de por qué no se logran resultados. Están en una carrera para identificar biomarcadores que podrían ofrecer respuestas y experimentando con terapias más potentes . Es probable que algunos cánceres no cedan a la inmunoterapia durante muchos años. Incluso en áreas de oncología donde ha habido resultados, una cosa es cierta : Un libro se ha cerrado, y uno nuevo se ha abierto. ¿Cómo va a terminar?, es una incógnita .

Microcirugía genética para las Masas  


Una técnica de edición genética llamada CRISPR desencadenó una explosión de la investigación en 2013. La técnica se basa en una proteína llamada Cas9, que las bacterias ejercen como un arma para cortar el ADN de los virus depredadores. En 2012, los investigadores demostraron que podían convertir Cas9 en un bisturí para realizar la microcirugía en los genes. Este año, más de una docena de equipos manipularon genes específicos en ratones, ratas, bacterias, levaduras, pez cebra, nematodos, moscas de la fruta, plantas y células humanos, allanando el camino para la comprensión de cómo funcionan estos genes y, posiblemente, el aprovechamiento de ellos para mejorar la salud.

CLARITY deja todo perfectamente claro  


Una nueva técnica de imágenes cerebrales convierte el tejido cerebral transparente en imágenes claras. Llamado CLARITY elimina el mayor obstáculo para las imágenes cerebrales tradicionales: las moléculas de lípidos que componen las membranas celulares dispersan la luz, por lo que el tejido cerebral aparece opaco. Mediante el uso de moléculas de gel transparente, la técnica hace que el tejido cerebral se pueda observar, dejando las células nerviosas y otras estructuras visibles, de manera que los investigadores puedan estudiarlas. Los científicos dicen que CLARITY podría hacer tareas como el conteo de neuronas sea mucho más rápido y más eficiente.

Clonación humana: la última frontera


Durante este año investigadores anunciaron que habían obtenido células madre de embriones humanos clonados. Las células madre pueden desarrollarse en cualquiera de los tipos de células del cuerpo, una capacidad que los hace potencialmente útiles para el estudio y el tratamiento de enfermedades. Varios tipos de animales han sido clonados, pero las células humanas han demostrado ser mucho más difíciles de trabajar. Este año, una nueva receta, que incluye un poco de cafeína ha resuelto el problema.

Sirviendo mini-órganos  


En una investigación relevante, los científicos demostraron que células llamadas células madre pluripotentes podían convertirse en pequeños "órganos": mini-higados, mini-riñones, e incluso rudimentarios cerebros humanos en el laboratorio. Aunque los cerebros no tienen suministro de sangre y no crecen más allá del tamaño de una semilla de manzana, su tejido y la estructura son sorprendentemente similares a las que desarrollan cerebros humanos. Los investigadores ya los han utilizado para obtener nuevos conocimientos sobre la microcefalia, una condición en la que el cerebro no crece a su tamaño completo.

Aceleradores de partículas cósmicas identificados  


Este año, astrónomos rastrearon partículas de alta energía llamados rayos cósmicos de vuelta a sus lugares de nacimiento en las nubes de escombros de las supernovas. Los teóricos habían sospechado durante mucho tiempo que la mayoría de los rayos cósmicos se aceleran con las ondas expansivas de las explosiones de estrellas masivas llamadas supernovas. Pero los campos magnéticos en el espacio revuelven las trayectorias de las partículas, por lo que es imposible de rastrear de nuevo a sus fuentes.

En lugar de ello, los astrónomos buscaron la firma de radiación de las reacciones que los rayos cósmicos se disparan cuando se estrellan en átomos finamente dispersos en el espacio interestelar. Este año, el Telescopio Espacial de Rayos Gamma Fermi rastreó las partículas de alta energía donde se suponía que debía ser.

La carrera para aprovechar la luz solar  


Materiales para celdas solares llamados perovskitas se han desarrollado. Perovskitas son baratos y fáciles de elaborar. En el laboratorio, pueden convertir 15% de la energía de la luz solar en electricidad, que todavía está por detrás celdas solares de silicio comercial, pero va obteniendo mejorías.

Dormir, quizás para sanar


Investigadores que estudiaron ratones descubrieron evidencia experimental de que el sueño ayuda a restaurar y reparar el cerebro. Las observaciones mostraron que cuando los ratones duermen, los canales entre las neuronas en el cerebro se expanden, permitiendo que el líquido cefalorraquídeo que ahuyente a proteínas que en los seres humanos están asociados con la enfermedad de Alzheimer.

Sus microbios, su salud  


Los investigadores han encontrado que miles de millones de bacterias que viven en el interior del cuerpo humano juegan un papel vital en la determinación de cómo el cuerpo responde a retos tan diferentes como la desnutrición y el cáncer. Para que sea eficaz este estudio, los futuros tratamientos de medicina personalizada tendrán que tomar estos huéspedes microbianos en cuenta.


Diseño de vacunas


Investigadores utilizaron la biología estructural, estudio de las moléculas de la vida, para diseñar el ingrediente clave de una vacuna contra una peligrosa enfermedad de la infancia. El virus respiratorio sincitial (VRS) hospitaliza a millones de bebés cada año. Este año, científicos cristalizaron un anticuerpo que el cuerpo utiliza para luchar contra el RSV, a continuación, analizaron su estructura y utilizan la información para diseñar un inmunógeno que puede conducir a una vacuna. Otros investigadores esperan que un enfoque similar producirá nuevos medicamentos contra el VIH.

Referencia:

viernes, 13 de diciembre de 2013

El génoma del ctenóforo muestra como las células nerviosas son más comunes de lo que se suponía y que las células musculares surgieron en dos ocasiones.

Leidyi Mnemiopsis, muestra los peines de los cilios que dan a este grupo de animales de su nombre.
Creitos: Aqua-Photos/Flickr.

Hasta hace algunos años, explicar el origen de los animales parecía demasiado simple. Las esponjas por ejemplo carecen de un sistema nervioso, por lo que resultaba lógico colocarlas como la raíz en el árbol filológico de los animales. No obstante, las esponjas especializaron células de cuello, que se parece mucho a los coanoflagelados, seres unicelulares que se cree están relacionados con los animales. Algunas especies de coanoflagelados viven en colonias, lo que hace considerar que son un pequeño salto entre estos y las esponjas.

Pero la historia tiene otros detalles difíciles de hacer coincidir, como el Placozoa o Trichoplax. Un animal extraño con forma de disco que puede reaccionar y moverse en respuesta a la luz pero tal parece que carece de células nerviosas, (Trichoplax tiene también células sexuales, pero se reproduce por bipartición). No obstante científicos han secuenciado el genoma de otra criatura, que causa nuevos problemas para explicar el origen de los animales.

La medusa peine (o ctenóforo) tiene también características inusuales. Tiene un cuerpo gelatinoso similar a las medusas. Carece de tentáculos y tampoco tiene células uricantes que hace que las medusas sean hábiles nadadoras. En cambio tiene células que hacen que se pueda adherir a su presa. Para poder moverse usa un movimiento ritmico similar a las proyeccciones de sus cilios, similares a pelos, que la impulsan a través del agua.

Pese a estas diferencias, que posean una difusa red de células nerviosas ha hecho que ctenóforos y medusas se ubiquen en el árbol filológico de los animales, lo que hace inferir que el sistema nervioso se originó luego de que separaron de las esponjas. Aunado a esto los ctenóforos tienen tres capas distintas de células y dos aberturas en sus cavidades, una característica que comparte con animales bilaterales como los seres humanos, lo que hace que algunos investigadores los consideren organismos bilaterales.

La investigación publicada describe el genoma de los ctenóforo con no menos de seis árboles posibles,en cada uno aporta información sobre el origen de los animales.
Para confirmalo, investigadores estudiaron las aguas cerca del Instituto Oceanográfico Woods Hole y obtuvieron una ctenóforo, Mnemiopsis leidyi. Son hermafroditas, por lo que pueden aparearse consigo mismo, por lo cual los autores retomando su descendencia para obtener muestras de ADN que fueron secuenciados para obtener su genoma. En total su genoma se compone de más de 16,500 genes, al menos seis mil de lo que se suponía pero unos miles más que la mosca de la fruta Drosophila lleva.

El análisis de su secuencia de ADN muestra que los ctenóforos están relacionados con animales bilaterales o medusas (o cualquier cnidario, grupo donde se encuentran las medusas), siendo el origen de los demás animales aunque aún no descartan por completo el lugar de las esponjas. En tanto un análisis por separado del origen de sus genes, coloca a los ctenóforo como la rama más antigua de los animales, tal análisis fue hecho mediante computación masiva, luego de haber probado el análisis bayesiano.

Los resultados señalan que los ctenóforos tienen genees que originaron células nerviosas, similares a la de las esponjas, lo que hace suponer que en un momento de la evolución las esponjas perdieron la capacidad de sus células nerviosas. Mientras tanto los animales bilaterales tienen la adición de la dopamina a partir de genes que no se encuentran en Mnemiopsis.

En la búsqueda de genes involucrados en su desarrollo señala que Mnemiopsis carece tres de los siete tipos de redes de señalización que controlan el origen de tejidos en animales bilaterales. Lo que muestra que gran parte de la evolución sucedió en animales bilaterales.

Así el nuevo genoma ofrece información sólida sobre un sencillo ancestro y al hacerlo proporciona una imagen más clara de la evolución de nuestros antepasados.


Referencia:
John Timmer, "Strange gelatinous creature gives hints of the first animals on Earth", Ars Technica.

jueves, 5 de diciembre de 2013

Bacteria puede revertir el comportamiento y autismo en ratones


Los resultados apoyan la idea de que el microbioma intestinal tiene un papel activo en el trastorno.

Ratones con síntomas de autismo son menos sociables y más ansiosos que el grupo de control. Créditos: Flickr/ woodleywonderworks.


Empleando un microbio humano del intestino se pudo revertir problemas de comportamiento en ratones que tenían síntomas similares al autismo en humanos, informa una investigación publicada en Cell. El tratamiento reduce a su vez problemas gastrointestinales en animales similares a los que tienen los seres humanos con autismo.

La investigación realizada por Paul Patterson, neurobiólogo del Instituto de Tecnología de California (Caltech) en Pasadena. El año paso, Paul junto con su equipo crearon ratones con síntomas similares al autismo mediante la inyección de una sustancia química que imita una infección viral en ratones embarazadas, produciendo animales menos sociales y más ansiosos en comparación con la descendencia de ratones de tipo salvaje. Los ratones autistas también tenían 'tripas con fugas', donde las paredes de su intestino se descomponen y permiten que sustancias se filtren a través de este. Estudios han comprobado que los humanos con autismo son más propensos a tener trastornos gastrointestinales, lo que sugiere que ambos padecimientos puedan estar relacionados.

Para comprobar el papel que podía desempeñar microbios de la flora intestinal en los síntomas de los animales, Patterson y colegas: microbiólogo Sarkis Mazmanian y neurocientífico Elaine Hsia, realizaron un censo de las bacterias que habitan en el instestino de los ratones. Encontraron que los ratones con síntomas de autismo, tenían niveles más bajos de una bacteria llamada Bacteroides fragilis,la cual esta presente en intestinos de ratones sanos. Cuando los investigadores colocaron Bacteroides fragilis en estos ratones, sus problemas gastrointestinales disminuyeron y su comportamiento mejoró.

Problemas de desequilibrios químicos


Para poder encontrar correlación entre las bacterias intestinales y el cerebro, se realizo un examen de sangre a ratones con autismo y a salvajes para comprender como funcionan las células en el cuerpo. Encontraron que la sangre de los ratones con síntomas de la enfermedad tenían hasta 46 veces niveles de la sustancia 4-ethylphenylsulphate (4EPS) comparados con el grupo de control. Esta sustancia tiene una estructura similar al paracresol, encontrado en personas con autismo.

Cuando se inyectó 4EPS en ratones salvajes, comenzaron a tener síntomas similares a los ratones no tratados, de forma obsesiva repetían algunos comportamientos además de producir chirridos diferentes a los que usan para saludar a otros ratones. Hsiao expone que pese a que no esta aún claro si 4EPS es producido por B. fragilis, si parece que es producido por bacterias intestinales.

Pese a ello, en los seres humanos existen diferentes tipos de autismo, se requieren considerar que los diversos síntomas pueden ser producidos por diversas bacterias. Otra cuestión es saber si el microbiomas de los ratones es diferente en ratones alterados es similar al de animales predispuestos a la enfermedad.

Con esta información se puede a comenzar a estudiar como las bacterias probióticas mejoran la función cerebral en los humanos. Lo siguiente es determinar como las bacterias usan los sistemas inmune, metabolismo y sistema nervioso para influir en el cerebro.

Referencia:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...