sábado, 7 de junio de 2014

Cuando un asteroide explotó sobre Chelyabinsk en Rusia el año pasado trajo consigo vídeos asombrosos. Tales vídeos han sido de ayuda para la ciencia aportando las piezas necesarias para explicar la historia del objeto responsable.

Trayectoria del asteroide Chelyabinsk. Créditos: Flickr/Tonynetone.

La explosión del asteroide fue más brillante que el Sol a 100 kilometros alrededor y generó la segunda mayor explosión registrada en el aire. La amplia disponibilidad de grabaciones  y su proximidad a zonas densamente pobladas ofrecieron una visión desde múltiples ángulos.

Lo demás esta por contarse, con toda la evidencia recolectada los científicos fueron capaces de establecer rápidamente su tamaño (17 a 20m) y la trayectoria a un nivel de precisión sin precedentes para un evento tan importante. Por otra parte, los fragmentos sido recogidos han sido estudiados a lo largo de todo el mundo. Esto se ha utilizado para indicar que provenía del asteroide 2011 EO40.

Shin Ozawa, estudiante graduado de la Universidad de Tohoku de Sendai ha publicado un documento in Scientific Report que proporcionan una idea de la historia del origen del meteorito. Ozawa ha encontrado la presencia de jadeíta que ya se había identificado en los meteoritos. Jadeíta requiere presiones muy elevadas para formar.

La composición de la jadeíta indica que se produjo rápidamente, pero la presión duró más de 70 ms. La velocidad y presión involucrados indicaron que fue el producto del choque de dos asteroides. Mientras que una colisión de este tipo podría ocurrir en cualquier lugar en el sistema solar, es más probable que haya ocurrido en el cinturón de asteroides.

Otros investigadores habían concluido previamente que la colisión ocurrió hace 290 millones de años, a pesar de un evento anterior, ocurrió poco después de que se formó el sistema solar. La jadeíta habría sido destruida por colisiones posteriores, lo que indica que el asteroide había vivido una vida muy pacífica por casi 300 millones de años antes de su extremo ardiente. "El evento de impacto estudiado aquí podría haber ocurrido hace 290 Ma o poco después, y el asteroide Chelyabinsk probablemente se separó del cuerpo principal en este evento", concluyen Ozawa y sus coautores.

Los objetos en el cinturón principal de asteroides que entran en resonancia orbital con Júpiter (por ejemplo, tomando un tercio del largo de una órbita alrededor del sol, así que en cada tercera órbita de Júpiter está en la misma órbita) ocurren cada diez millones de años. De allí son generalmente lanzados a órbitas que los envían al Sol, o chocan con uno de los planetas.

Aprender cómo se forman los objetos cercanos a la Tierra, servirá para ayudar a entender el peligro que representa para el planeta tales objetos. El evento Chelyabinsk hirió a más de 1,000 personas, pero afortunadamente no mató a nadie, a pesar de haber liberado más energía que la bomba de Hiroshima. La próxima vez que puede que no seamos tan afortunados.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...