domingo, 27 de julio de 2014

XXVIII

Capítulo XXI

Entonces apareció el zorro:
-¡Buenos días! -dijo el zorro.
-¡Buenos días! -respondió cortésmente el Principito que se volvió pero no vio nada.
-Estoy aquí, bajo el manzano -dijo la voz.
-¿Quién eres tú? -preguntó el Principito-. ¡Qué bonito eres!
-Soy un zorro -dijo el zorro.
-Ven a jugar conmigo -le propuso el Principito-, ¡estoy tan triste!
-No puedo jugar contigo -dijo el zorro-, no estoy domesticado.
-¡Ah, perdón! -dijo el Principito.
Pero después de una breve reflexión, añadió:
-¿Qué significa "domesticar"?
-Tú no eres de aquí -dijo el zorro- ¿qué buscas?
-Busco a los hombres -le respondió el Principito-. ¿Qué significa "domesticar"?
-Los hombres -dijo el zorro- tienen escopetas y cazan. ¡Es muy molesto! Pero también crían gallinas. Es lo único que les interesa. ¿Tú buscas gallinas?
-No -díijo el Principito-. Busco amigos. ¿Qué significa "domesticar"? -volvió a preguntar el Principito.
-Es una cosa ya olvidada -dijo el zorro-, significa "crear lazos... "
-¿Crear lazos?
-Efectivamente, verás -dijo el zorro-. Tú no eres para mí todavía más que un muchachito igual a otros cien mil muchachitos. Y no te necesito. Tampoco tú tienes necesidad de mí. No soy para ti más que un zorro entre otros cien mil zorros semejantes. Pero si me domesticas, entonces tendremos necesidad el uno del otro. Tú serás para mí único en el mundo, yo seré para ti único en el mundo...
-Comienzo a comprender -dijo el Principito-. Hay una flor... creo que ella me ha domesticado...
-Es posible -concedió el zorro-, en la Tierra se ven todo tipo de cosas.
-¡Oh, no es en la Tierra! -exclamó el Principito.
El zorro pareció intrigado:
-¿En otro planeta?
-Sí.
-¿Hay cazadores en ese planeta?
-No.
-¡Qué interesante! ¿Y gallinas?
-No.
-Nada es perfecto -suspiró el zorro.
Y después volviendo a su idea:
-Mi vida es muy monótona. Cazo gallinas y los hombres me cazan a mí. Todas las gallinas se parecen y todos los hombres son iguales; por consiguiente me aburro un poco. Si tú me domesticas, mi vida estará llena de Sol. Conoceré el rumor de unos pasos diferentes a todos los demás. Los otros pasos me hacen esconder bajo la tierra; los tuyos me llamarán fuera de la madriguera como una música. Y además, ¡mira! ¿Ves allá abajo los campos de trigo? Yo no como pan y por lo tanto el trigo es para mí algo inútil. Los campos de trigo no me recuerdan nada y eso me pone triste. ¡Pero tú tienes los cabellos dorados y será algo maravilloso cuando me domestiques! El trigo, que es dorado también, será un recuerdo de ti. Y amaré el ruido del viento en el trigo.
El zorro se calló y miró un buen rato al Principito:
-Por favor... domesticame -le dijo.
-Bien quisiera -le respondió el Principito pero no tengo mucho tiempo. He de buscar amigos y conocer muchas cosas.
-Sólo se conocen bien las cosas que se domestican -dijo el zorro-. Los hombres ya no tienen tiempo de conocer nada. Lo compran todo hecho en las tiendas. Y como no hay tiendas donde vendan amigos, los hombres no tienen ya amigos. ¡Si quieres un amigo, domesticame!
-¿Qué debo hacer? -preguntó el Principito.
-Debes tener mucha paciencia -respondió el zorro-. Te sentarás al principio ún poco lejos de mí, así, en el suelo; yo te miraré con el rabillo del ojo y tú no me dirás nada. El lenguaje es fuente de malos entendidos. Pero cada día podrás sentarte un poco más cerca...
El Principito volvió al día siguiente.
-Hubiera sido mejor -dijo el zorro- que vinieras a la misma hora. Si vienes, por ejemplo, a las cuatro de la tarde; desde las tres yo empezaría a ser dichoso. Cuanto más avance la hora, más feliz me sentiré. A las cuatro me sentiré agitado e inquieto, descubriré así lo que vale la felicidad. Pero si tú vienes a cualquier hora, nunca sabré cuándo preparar mi corazón... Los ritos son necesarios.
-¿Qué es un rito? -inquirió el Principito.
-Es también algo demasiado olvidado -dijo el zorro-. Es lo que hace que un día no se parezca a otro día y que una hora sea diferente a otra. Entre los cazadores, por ejemplo, hay un rito. Los jueves bailan con las muchachas del pueblo. Los jueves entonces son días maravillosos en los que puedo ir de paseo hasta la viña. Si los cazadores no bailaran en día fijo, todos los días se parecerían y yo no tendría vacaciones.
De esta manera el Principito domesticó al zorro. Y cuando se fue acercando eI día de la partida:
-¡Ah! -dijo el zorro-, lloraré.
-Tuya es la culpa -le dijo el Principito-, yo no quería hacerte daño, pero tú has querido que te domestique...
-Ciertamente -dijo el zorro.
- Y vas a llorar!, -dijo él Principito.
-¡Seguro!
-No ganas nada.
-Gano -dijo el zorro- he ganado a causa del color del trigo.
Y luego añadió:
-Vete a ver las rosas; comprenderás que la tuya es única en el mundo. Volverás a decirme adiós y yo te regalaré un secreto.
El Principito se fue a ver las rosas a las que dijo:
-No son nada, ni en nada se parecen a mi rosa. Nadie las ha domesticado ni ustedes han domesticado a nadie. Son como el zorro era antes, que en nada se diferenciaba de otros cien mil zorros. Pero yo le hice mi amigo y ahora es único en el mundo.
Las rosas se sentían molestas oyendo al Principito, que continuó diciéndoles:
-Son muy bellas, pero están vacías y nadie daría la vida por ustedes. Cualquiera que las vea podrá creer indudablemente que mí rosa es igual que cualquiera de ustedes. Pero ella se sabe más importante que todas, porque yo la he regado, porque ha sido a ella a la que abrigué con el fanal, porque yo le maté los gusanos (salvo dos o tres que se hicieron mariposas ) y es a ella a la que yo he oído quejarse, alabarse y algunas veces hasta callarse. Porque es mi rosa, en fin.
Y volvió con el zorro.
-Adiós -le dijo.
-Adiós -dijo el zorro-. He aquí mi secreto, que no puede ser más simple : Sólo con el corazón se puede ver bien. Lo esencial es invisible para los ojos.
-Lo esencial es invisible para los ojos -repitió el Principito para acordarse.
-Lo que hace más importante a tu rosa, es el tiempo que tú has perdido con ella.
-Es el tiempo que yo he perdido con ella... -repitió el Principito para recordarlo.
-Los hombres han olvidado esta verdad -dijo el zorro-, pero tú no debes olvidarla. Eres responsable para siempre de lo que has domesticado. Tú eres responsable de tu rosa...
-Yo soy responsable de mi rosa... -repitió el Principito a fin de recordarlo

[Saint-Exupéry, "El Principito"]
 
 
10227 días

sábado, 19 de julio de 2014

V de Vendetta

"El ruido depende del silencio del que procede. Cuanto más absoluto es éste mas escandaloso es aquel." 
(V, Libro 3, Capítulo V)

V de Vendetta. Créditos: Vertigo Comics.
V de Vendetta, novela gráfica escrita por Alan Moore e ilustrada por David Lloyd, nos sitúa en Inglaterra, es el año de 1997, hace poco ha finalizado la Tercera Guerra Mundial. El país se ha convertido en un Estado Totalitario, son tiempos oscuros, de desesperación y añoranza, donde los campos de concentración son pan de cada día y los medios de comunicación están a merced del líder.

Es en este escenario donde surge un personaje: V, un misterioso individuo cubierto con una capa y una mascara de Guy Fawkes, pero ¿quién es él?, ¿cuáles son sus motivaciones?

Para poder entenderlo será necesario recurrir a Evey, una joven de apenas 16 años quien en un intento por conseguir dinero se ve obligada a prostituirse, ella será rescatada por V antes de que sea violada y asesinada por agentes del orden. Y es a través de los diálogos, sus actos cotidianos entre V y Evey que comenzaremos a entender las causas y razones, pero sobre todo para guiar a Evey en su descubrimiento de lo qué es la libertad.

La novela gráfica tiene clara influencia de las novelas 1984 de George Orwell, Un mundo feliz de Aldous Huxley y Farenheit 451 de Ray Bradbury, las cuales retratan de múltiples y diversas formas la rebelión de un individuo frente a estados totalitarios que controlan cada aspecto de la vida de sus ciudadanos. V de Vendetta, retrata también un futuro, (al momento de que fue publicada, 1997 estaba todavía a 15 años de distancia), y mantiene entre sus líneas un mensaje social.

Al sumergirse dentro del personaje de V, no encontramos bondad o maldad, sólo se es víctima o victimario, un sujeto que añora la vida pero que no la comprende.

sábado, 12 de julio de 2014

Plasma 5 aparece

Se acaba de anunciar el lanzamiento de Plasma 5, que da origen a la nueva versión del escritorio KDE aunque a los encargados del proyecto no quieran que se entienda aún así.

El lanzamiento de Plasma 5 involucra KDE Frameworks, que involucró portar las bibliotecas de KDe a Qt 5, trayendo las siguientes novedades.

En el anuncio oficial se destaca el nuevo tema visual Breeze, un estilo con el fin de proporcionar una experiencia más moderna, involucra también mejoras sustanciales en el rendimiento debido al uso de OpenGL que supone una carga menor para el procesador.

Incluye también un renovado Kickoff para el menú de aplicaciones y una sólida alternativa clásica Kicker. El novedoso lanzador Krunner tiene ahora una nueva interfaz.

Otros cambios que se han realizado son en el área de notificaciones, las cuales ahora son "inteligentes", estando ahora más integradas y con soporte para pantallas de alta densidad de píxeles (HDPI).

Los vídeos a continuación sirven para explicar los cambios, que son más a nivel interno que externo suponiendo un notable cambio.



sábado, 5 de julio de 2014

Los humanos y chimpancés, dos especies muy estrechamente relacionadas, comparten un ancestro común que vivió en la Tierra hace millones de años. Pero, ¿cuándo este antepasado comienzan a divergir genéticamente, dividiéndose en los diferentes linajes que eventualmente dan lugar a estas dos especies?

Las estimaciones previas utilizando el registro fósil sugiere que el último ancestro común de humanos y chimpancés vivió hace unos 6 o 7 millones de años, que ha sido ampliamente aceptado por la comunidad científica. Sin embargo, un nuevo estudio podría cuestionar esto sugiriendo que el ancestro común podría haber comenzado la divergencia hace 13 millones de años. El informe se ha publicado en la revista Science.

Chimpacé. Créditos: Flickr/belgianchocolate
Los chimpancés nuestros parientes genéticos más cercanos que viven; contienen un ADN 99% similar. Comparando el ADN de estas dos especies, se puede descubrir pistas sobre su historia evolutiva. Mediante la determinación de las tasas de mutación de ambas especies, que sirven como "relojes" de evolución, es posible determinar la última vez que compartieron un ancestro común.
La tasa de mutación promedio de los seres humanos es de aproximadamente una mutación por dos mil millones de pares de bases de ADN por año. Con el fin de investigar si los chimpancés experimentan tasas similares, el equipo de investigación secuenció los genomas de nueve chimpancés occidentales; dos padres, dos madres, y cinco de sus hijos.

Los investigadores encontraron que los humanos y los chimpancés comparten tasas de mutación muy similares y con estos datos el equipo fue capaz de calcular las tasas de divergencia. Los resultados indican que los genomas de humanos y chimpancés antepasados ​​se separaron alrededor de un 0,1% cada millón de años, una divergencia del 1,2%, se infiere que debe haber sido hace 12 o 13 millones de años.

Sin embargo, el paleoantropólogo John Hawks señaló, esta estimación es sólo el tiempo promedio para la divergencia y, por tanto, todavía es posible que la división se haya producido hace unos 7 millones de años si la población ancestral era muy grande. Esto se debe a que una gran población proporcionaría una amplia oportunidad para la reserva de genes antes de iniciar la diversificación y la escisión real.

El equipo encontró que los humanos y los chimpancés comparten similares tasas de mutación, descubrieron que los machos contribuyeron con siete a ocho veces el número de mutaciones a su descendencia a diferencia de las hembras. En los seres humanos, sin embargo, los hombres contribuyen sólo tres a cuatro veces más que las hembras.

Los hombres pasan más mutaciones a que las mujeres descendientes porque los machos producen espermatozoides constantemente durante toda su vida. Cuando una célula se divide, existe la posibilidad de que un error se transmita durante la replicación de ADN que podría dar lugar a una mutación. Las hembras, sin embargo, nacen con un número finito de óvulos que no se dividen y son por lo tanto menos propensos a experimentar mutación.

Otro hallazgo interesante fue que los chimpancés machos contribuyen con tres mutaciones adicionales a la descendencia con cada año de edad del padre, mientras que los seres humanos masculinos contribuyen sólo dos más por año. Entonces, ¿cuál es la causa de estas diferencias en las tasas de mutación y patrones entre estas dos especies estrechamente relacionadas? Los científicos creen que podría ser hasta el sexo.

Los chimpancés son una especie altamente promiscua; mucho más promiscua que los humanos. En consecuencia, han desarrollado un par bastante impresionante de testículos para mantenerse al día con todos los espermatozoides que necesitan para un día de apareamiento. En relación con el tamaño del cuerpo, los testículos de un chimpancé macho son diez veces más grandes que los testículos de un varón humano. Todo esto esperma adicional aumenta la probabilidad de mutaciones que surgen.

Mientras que el tamaño del estudio fue pequeño, los resultados son importantes, y parecen añadir creciente evidencia de que los antepasados ​​de los seres humanos y los chimpancés pueden haber comenzado mucho antes su divergencia que estimaciones anteriores.

Referencia:
Justine Alford, "Ancestors Of Humans And Chimps May Have Begun Diverging 13 Million Years Ago", ILFS.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...