domingo, 22 de febrero de 2015

Recuerde 1979 como el año en que programadores en NORAD casi comenzaron la Tercera Guerra Mundial cuando de forma accidental iniciaron una simulación por computadora de un ataque soviético.


En las primeras horas de la mañana del 9 de noviembre de 1979, Zbigniew Brzezinski, asesor de seguridad nacional del Presidente Carter, fue despertado con una llamada telefónica. De acuerdo con NORAD, la Unión Soviética había lanzado 250 misiles dirigidos directamente a suelo americano. Brzenzinski recibió otra llamada poco después de la primera, donde NORAD informaba que no eran 250 misiles sino en realidad 2,200 misiles. El mayor temor de la Guerra Fría estaba ocurriendo.

Brzenzinski ni siquiera se molestó en despertar a su esposa. Asumió que él y todos los que conocía pronto estarían muertos, no tenía sentido preocuparse. Imaginó un triste mundo post-apocalíptico que iniciaría en un parpadear de ojos.

"Sabía que si fuera cierto, entonces dentro de una media hora mis seres queridos, Washington, y la mayoría de América dejaría de existir. Quería estar seguro de que estaba ocurriendo", explicó Brzenzinski un biógrafo en 2011.

Brzenzinski quería tener completa certeza del ataque, antes de que la Unión fuera poco más que un gigantesco agujero en el suelo. Si uno desaparecía, el otro lo acompañaba.

Para ello Zbigniew necesitaba una confirmación antes de llamar al presidente y emitir la orden para lanzar misiles contra los soviéticos. Había habido otras falsas alarmas en el pasado, pero éste parecía de fiar. Afortunadamente, antes de que pudiera notificar al Presidente Carter recibió una tercera llamada advirtiendo que los otros sistemas de alerta no habían recogido señales de un ataque. NORAD seguiría manteniendo una estrecha vigilancia sobre los cielos, pero esto parecía ser otra falsa alarma.

Entonces, ¿qué había ocurrido? Un programa informático que simulaba un ataque nuclear por parte de la Unión Soviética se había estado ejecutando a través de la red de NORAD. Por desgracia en NORAD y todos los demás en la red confundieron su propio programa de simulación con un ataque real.

A pesar de que Carter no fue notificado en tiempo real y sólo se dio cuenta del incidente posteriormente, distintos eventos se pusieron en marcha para proporcionar mayor seguridad. Diez aviones estadounidenses y canadienses fueron codificados en preparación para una guerra que tenía el potencial de cambiar drásticamente la vida en nuestro planeta de haber ocurrido.

Pero el presidente no se mantuvo en el bucle. Estados Unidos tiene un sistema en el lugar que se remonta a la década de 1960 para este tipo de escenarios. El presidente se supone que debe abordar un avión donde pueda ser capaz de tomar decisiones desde el aire durante un conflicto nuclear. .

Cuando se informó por primera vez a la prensa del incidente de 1979 en NORAD, se le restó importancia como un evento que no representaba ninguna amenaza real para la seguridad de Estados Unidos. Los informes de noticias de la época dejaron muy claro que el presidente no fue notificado (algo que se suponía iba a calmar al público), pero les faltó mencionar que el asesor de seguridad nacional de Carter había sido informado y estaba sentado en casa contemplando un ataque de represalia, sin considerar siquiera la muerte de todas las personas que amaba.

Desde entonces ¿Cómo se ha tratado de remediar estos problemas particulares en el año 1979? Por un lado, NORAD construyó una instalación de pruebas fuera de las instalaciones con un presupuesto de $ 16 millones que no requería ejecutarse en la red de detección. Un informe de 1981 proveniente de la Oficina de Contabilidad General citó esto como absolutamente necesario para asegurarse de que un programa de ordenador no pudiera desencadenar una falsa alarma de nuevo.

Por desgracia tanto en los EE.UU. y la Unión Soviética ocurrieron muchos más falsas alarmas en los siguientes años. Sabemos de al menos tres ejemplos, tan solo en 1980. Otra falsa alarma se produciría en 1983, cuando un teniente soviético en Moscú con el nombre de Stanislav Petrov recibió una advertencia de que los misiles balísticos intercontinentales estadounidenses se dirigían hacia Rusia. Su decisión de no lanzar un contraataque basado en una "sensación rara en [su] cuerpo" salvó a la humanidad de la destrucción nuclear absoluta.

El 2014, se hizo una película sobre Petrov llama "El hombre que salvó al mundo". Lamentablemente, no fue ni la primera ni la última persona durante la Guerra Fría en merecer ese título.

Referencia:
  • Matt Novak, "The Computer Simulation That Almost Started World War III", Gizmodo.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...