jueves, 10 de diciembre de 2015

Cuando el miedo se vuelve un arma y su influencia en la salud mental

El 13 de noviembre de 2015, una serie de ataques coordinados en París dejó 130 personas muertas. Una semana más tarde, hombres armados irrumpieron en un hotel en Mali, tomando rehenes y al mismo tiempo disparando indiscriminadamente contra los clientes, matando a 27 personas. Y la semana pasada un tiroteo masivo en San Bernardino, California, dejó 14 muertos.

Aunque podemos pasar horas viendo, leyendo y escuchando noticias relacionadas con estos eventos, el nivel de exposición puede influir significativamente en torno a nuestra visión del mundo y cómo vivir.

Créditos: Cliff/Flickr.

Las secuelas de eventos como estos pueden hacer que las personas se sienten más vulnerables. Y a medida que las ciudades viven en alerta debido a la amenaza de futuros ataques, el miedo puede colorear nuestras rutinas diarias y visiones del mundo.

Pero ¿cuáles son los efectos más comunes y cuánto tiempo duran?

Para responder a esta pregunta, podemos recurrir a un creciente cuerpo de investigación que examina las secuelas psicológicas de los ataques terroristas.

Entre 1995 y 1996, Francia experimentó una oleada de atentados con bombas que mató a 12 e hirió a más de 200 personas. Un estudio retrospectivo en 2004 examinó las tasas de trastorno de estrés postraumático en las víctimas y encontró que el 31% de las personas había experimentado estrés post-traumático.

Los síntomas de trastorno de estrés postraumático (o TEPT) pueden incluir escenas retrospectivas, pesadillas o pensamientos intrusivos sobre el evento. Las personas también pueden evitar las situaciones que les recuerdan el trauma o que tienen una intensa sensación de ansiedad que no tenían antes.

La investigación también ha encontrado un aumento de los síntomas psiquiátricos entre las personas que viven en una ciudad cuando es atacada.

Por ejemplo, una encuesta realizada a los madrileños, pasados uno a tres meses después de los ataques a una línea de tren en el 2004, encontró un aumento en el trastorno de estrés postraumático y depresión. La investigación adicional sugiere que este aumento es temporal.

En un estudio de 2005 en torno a residentes de Londres llevado a cabo un par de semanas después de los atentados del 7/7, 31% de los encuestados reportó un aumento significativo en los niveles de estrés y el 32% informó su intención de viajar menos. Un estudio de seguimiento realizado siete meses más tarde encontró que los niveles de estrés elevados fueron significativamente reducidos. Pero, el estudio también señaló que un nivel residual de preocupación seguía existiendo. Muchas personas reportaron niveles relativamente altos de percepción de amenaza, y una visión del mundo más negativa.

Aunque se esperaría ver un aumento en los trastornos psiquiátricos entre las personas que fueron afectadas directamente, o que vivían en la ciudad en el momento del ataque, la evidencia sugiere que también puede ocurrir en personas que no vivían en una ciudad cuando fue atacada.

Una encuesta llevada a cabo poco después de los ataques del 11 de septiembre encontró que el 17% de la población estadounidense que vivía fuera de la ciudad de Nueva York mostró síntomas relacionados con el trastorno de estrés post-traumático. Seis meses más tarde, se redujo a 5,6%

Una revisión de 2005 de la investigación psicológica sobre el efecto del 11 de septiembre destacó el aumento en los síntomas y trastornos psiquiátricos inmediatamente después de los ataques y la normalización relativamente rápida en los siguientes 6 a 12 meses. Sin embargo, las personas que vivían más cerca de la zona atacada, y por tanto estaban más directamente expuestos, fueron más vulnerables a desarrollar un trastorno de estrés postraumático, que las personas que vivían más lejos.

¿Por qué los síntomas de estrés postraumático aumentan en las personas que no estuvieron expuestos directamente? La explicación podría ser la intensa cobertura mediática de los ataques terroristas.

A raíz del 11 de septiembre, un estudio estadounidense en más de 2,000 adultos encontró que mientras mayor sea el tiempo dedicado a ver la cobertura televisiva de los ataques, este se asocia con tasas elevadas de trastorno de estrés post-traumático.

En esencia, una parte del TEPT estaba relacionada con los medios de comunicación debido a un efecto de contagio creado por las las personas que viven y reviven los ataques cuando ven o leen historias sobre este. Esta exposición excesiva puede, como sostienen algunos, producir una respuesta subjetiva del miedo y la impotencia por la amenaza de futuros ataques.

El miedo y los cambios de comportamiento

El miedo es una respuesta natural a eventos como los ataques en París o Malí. Mientras todo el mundo siente y reacciona al miedo de forma diferente, puede empujar a las personas a tomar decisiones diferentes sobre el empleo, con quién socializar, el uso de transporte público como autobuses y trenes, congregarse en lugares públicos y/o concurridos o viajar en aviones.

Si nos fijamos en estos cambios en toda una población, se puede ver cómo los temores de terrorismo pueden tener consecuencias significativas para la economía nacional y mundial. Turismo y compras pueden ser especialmente vulnerables. Por ejemplo, las compañías aéreas sufrieron importantes pérdidas económicas después del 9/11 y se vieron obligados a despedir a un gran número de empleados.

Si bien los mercados bursátiles de Nueva York, Madrid y Londres cayeron después de los ataques, estos recuperaron con relativa rapidez.

Del mismo modo, tras el reciente ataque en París, hubo al parecer un impacto limitado en el mercado de valores de la nación.

Los ataques pueden cambiar cómo las personas se relacionan con el gobierno


Los terroristas usan el miedo como arma psicológica y puede tener graves consecuencias psicológicas para las personas y países enteros.

Un sentido subyacente de miedo puede persistir durante años después de un ataque. En los conflictos prolongados con múltiples ataques, como los disturbios en Irlanda del Norte o el conflicto palestino-israelí, el miedo crónico y la ansiedad han producido posiblemente altos niveles de segregación y suspicacia.

Este temor subyacente también puede afectar a la participación política y la confianza en las políticas del gobierno.

Las personas en general tienden a confiar en la capacidad de su gobierno para mantenerlos a salvo de la violencia futura después de los ataques terroristas a gran escala. Por ejemplo, antes de los ataques del 11 de septiembre, la confianza del público en el gobierno de Estados Unidos estaba en declive, pero los ataques cebó temores, y la confianza en el gobierno de Estados Unidos para proteger y mantener la seguridad pública de los ataques futuros se elevó a un nivel que no se veía en décadas.

Sin embargo, el aumento de la confianza en el gobierno también puede venir sin miedo. En los países donde ya hay altos niveles de confianza en el gobierno, el miedo ha desempeñado un papel menos importante.

Un estudio que examinó la asociación entre el miedo y la confianza en Noruega justo antes, justo después y 10 meses después del ataque terrorista de 2011 encontró que los altos niveles de confianza existente en realidad pueden amortiguar los efectos negativos de los temores de terrorismo, creando al mismo tiempo un efecto de reunión alrededor de las políticas gubernamentales.

La amenaza del terrorismo, por supuesto, no tiene el mismo efecto en todos. La mayoría de las personas responde sin duda a las amenazas de terrorismo futuro de una manera racional y constructiva. Por ejemplo, una investigación muy convincente sugiere que la ira puede llegar a funcionar como un factor protector. En el contexto de sentirse enojado, las personas tienden a tener un sentido más amplio de estar en control, una preferencia por la confrontación, y sentirse optimista; mientras que con el miedo viene una mayor sensación de no sentirse en control y con ello el pesimismo.

La paradoja del miedo que inspira el terrorismo, es que mientras que puede afectar negativamente a las personas y las sociedades, también puede servir para fortalecer la capacidad de recuperación de estas.

Referencia:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...