domingo, 27 de noviembre de 2016

Los seres humanos comenzaron a hacer pintura y pegamento en aproximadamente el mismo tiempo con las mismas herramientas


Evidencia descubierta en una cueva en el este de Etiopía ha revelado algo extraordinario sobre los orígenes del pensamiento simbólico entre los seres humanos. Hace cuarenta mil años, la Cueva de Porc-Epic estaba rodeada de exuberantes praderas llenas de lagos y ríos. Era el hogar de una próspera comunidad de personas que dedicaron un tiempo considerable a procesar el ocre, un polvo rojizo usado para una variedad de objetos incluyendo la pintura. Los antropólogos Daniela Eugenia Rosso, África Pitarch Martí, y Francesco d'Errico describen en la revista PLos One cómo trabajaron con el Museo Nacional de Etiopía para analizar las herramientas de color ocre pertenecientes a la edad de piedra. Lo que encontraron fue que los artesanos de este taller produjeron una serie mucho más complicada de sustancias que no se habían descubierto. Algunas fueron utilizados para el arte y la decoración, y otros se utilizaron en ingeniería para producir mejores armas.

Selección de herramientas para procesar el ocre encontrados en en la cueva Porc-Epic.Créditos: PLoS/Rosso.

Los antropólogos a menudo usan el procesamiento de ocre como un indicador de los orígenes del pensamiento simbólico humano. Eso es en parte porque el ocre es relativamente difícil de hacer, requiere seguir varios pasos y al menos dos tipos de herramientas. Como escriben los investigadores, el ocre proviene de "rocas que contienen una alta proporción de óxidos de hierro, a menudo mezclados con silicatos y otras sustancias minerales, que son de color rojo o amarillo, o están rayados con tales matices". El ocre se obtiene por pulverizar la roca con un tipo de herramienta y luego reducirlo a polvo.

Hay muchos usos estéticos para el ocre, incluyendo como tinte de la tela, pintura para las paredes de la cueva, o para marcar rocas y otros materiales. Todos estos usos artísticos o cosméticos implican un pensamiento simbólico. Pero los primeros humanos usaban el ocre también para fines utilitarios. El polvo se mezcla con otros adhesivos para mantener las armas perfectamente unidos a sus mangos. En pocas palabras, el ocre fue un ingrediente clave en el pegamento.

La pregunta que se ha hecho durante mucho tiempo entre los arqueólogos es si las personas empezaron a usar el ocre como una herramienta para la ingeniería o como una sustancia para hacer arte. En otras palabras, ¿empieza el pensamiento simbólico con la ciencia o el arte? Al examinar 23 herramientas de procesamiento del ocre pertenecientes a la Cueva Porc-Epic, los investigadores descubrieron que la respuesta es que ambos surgieron al mismo tiempo, en los mismos talleres.

Ingeniería y arte en la edad de piedra, ¿cómo inició todo?

La cueva Porc-Epic ha sido conocida como un sitio arqueológico único desde 1933, donde numerosas excavaciones han tenido lugar allí a lo largo de los años. Los primeros esfuerzos por fechar los hallazgos fueron poco más que conjeturas, pero los científicos actualmente han empleado un sofisticado análisis de conchas de caracol junto con fragmentos de cráneo y mandíbula humanos que se encontraron en las mismas capas sedimentarias que el taller de ocre. Rosso y su equipo descubrieron que el cráneo proporcionó "una datación de hace unos 50,000 años a través de una espectrometría de rayos gamma de alta resolución y bajo nivel de fondo", una técnica relacionada con la datación por luminiscencia. La datación por radiocarbono en las conchas de caracol sugiere que fueron dejadas en la cueva en un periodo que comprende entre 41,000 y 37,000 años atrás. Basados ​​en la proximidad del ocre a estas conchas, los investigadores especulan que las personas que usaron la cueva comenzaron a procesar el ocre hace unos 45,000 años, pero la actividad más intensa fue hace 40,000 años. En ese periodo es cuando se asocia con miles de bultos de ocre y una amplia variedad de herramientas de molienda.

Tenemos pruebas de que el procesamiento de ocre en África se remonta a hace más de 100,000 años, pero el Porc-Epic es el primer sitio donde los científicos encontraron pruebas definitivas de que el ocre se estaba usando para diferentes propósitos. Rosso y sus colegas analizaron cuidadosamente el desgaste de las rocas, notando que se usaban diferentes tipos de roca para producir muchas granularidades de polvo. Algunas de las rocas más suaves como la piedra arenisca liberan polvo pálido durante el proceso de molienda y producen un tono más claro de ocre. También había una piedra caliza inusual que probablemente se sumergió en un líquido de color ocre para pintar o estampar tela con manchas rojas.

Los investigadores también usaron adhesivos de carbono para eliminar los polvos ocres de la superficie de las herramientas y analizarlos usando "espectroscopía micro-Raman (μ-RS), difracción de rayos X (XRD) y microscopía electrónica de barrido acoplada con espectroscopia de rayos X con dispersión de energía (SEM-EDS)". Al observar el ocre con microscopios de alta potencia revelaron la forma y composición química de lo que a simple vista parecía ser polvo rojo o amarillo fino. El ocre también está hecho de una amplia variedad de minerales, lo que refleja la diversidad de rocas de donde proviene: el equipo catalogó "varios tipos de óxidos, aluminosilicatos (arcillas, micas y feldespatos), silicatos, carbonatos, sulfatos y fosfatos".

Pero lo que más asombro a Rosso y a su equipo fueron las increíbles variaciones tanto en las herramientas utilizadas como en el tipo de ocre producido. Algunas de las piedras que molían provenían de lugares alejados, lo que significa que los artesanos de talleres buscaban o comerciaban con grupos vecinos. Claramente, los fabricantes de ocre buscaban propiedades distintivas en sus herramientas de roca, probablemente porque produjeron resultados tan diferentes.

Y también lo hacían para diferentes usos. "El polvo de ocre fino y arcilloso es más adecuado para actividades cosméticas o simbólicas, como la pintura corporal, mientras que el ocre de grano mixto estaría más adaptado a actividades utilitarias como el pelo", escriben Rosso y sus colegas. Se trataba de un taller dedicado a la producción de ocres que podían ser ser utilizados lo mismo en adhesivos como en pinturas o tintes. Los primeros experimentos de humanidad con el simbolismo se remontan a los nacimientos del arte y la ingeniería. Hace decenas de miles de años, nuestros cerebros obsesionados con las herramientas nos permitieron convertir rocas ricas en hierro en hermosos adornos y mejores herramientas.

Referencia:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...