miércoles, 30 de noviembre de 2016

Este es el momento más peligroso para la humanidad

Como físico teórico he trabajado en Cambridge, donde he vivido mi vida en una burbuja extraordinariamente privilegiada. Cambridge es un pueblo poco usual, que esta ubicado alrededor de una de las mejores universidades del mundo. Dentro de ese pueblo, la comunidad científica de la que empecé a formar parte desde mis 20 años, está aún más enrarecida.

Y dentro de esa comunidad científica, el pequeño grupo internacional de físicos teóricos con quienes he pasado mi vida laboral, podría a veces sentirse tentado de considerarse a sí mismo como la cima del mundo. Además, con la fama que adquirí a raíz de mis libros, y el asilamiento que mi enfermedad me ha impuesto, siento como si mi torre de marfil se estuviese haciendo más alta.
  Stephen Hawking at Gonville & Caius College, Cambridge. Créditos: Flickr/Lwp Kommunikáció

De modo que el reciente rechazo aparente de las élites que hemos visto tanto en Estados Unidos como en el Reino Unido, seguramente está dirigido a mi, tanto como a cualquiera. Sea lo que sea que pensemos sobre la decisión del electorado británico de rechazar la membresía a la Unión Europea, y del público estadounidense de abrazar a Donald Trump como su próximo presidente; en el pensamiento de aquellos que comentan existe sin duda la certeza de que ambas decisiones son gritos de ira lanzados por personas que se sentían abandonadas por sus líderes.

En lo que parece que todo el mundo parece estar de acuerdo, es que fue el momento en que hablaron los olvidados, en el que encontraron sus voces para rechazar el consejo y la orientación que les daban los expertos y la élite en todas partes. No soy una excepción a esta regla. Antes del voto sobre el Brexit, advertí que dañaría la investigación científica en Gran Bretaña, que un voto de salida sería un retroceso, y el electorado -o al menos una proporción lo suficientemente significativa- no me prestó más atención que a cualquiera de los otros líderes políticos, sindicalistas, artistas, científicos, hombres de negocios y celebridades, que dieron el mismo consejo, al que no se hizo caso, finalmente.

Lo que importa ahora, mucho más que las decisiones tomadas por estos dos electorados, es cómo reaccionaron las élites. ¿Deberíamos, a su vez, rechazar estos votos como manifestaciones de un populismo crudo que no tiene en cuenta los hechos, mientras intentamos evitar o ignorar las decisiones que representan? Yo diría que este sería un terrible error.

Las preocupaciones que hay alrededor de estas votaciones en torno a las consecuencias económicas de la globalización y la aceleración del cambio tecnológico son absolutamente comprensibles. La automatización de las fábricas ya ha diezmado los trabajos en las manufactura tradicional, y es probable que la implantación de la inteligencia artificial extienda esta disminución de trabajo entre las clases medias, conservando solo los necesarios a la asistencia médica, creatividad o de supervisión restantes.

Esto a su vez acelerará la ya creciente desigualdad económica en todo el mundo. Internet y las plataformas que la hacen posible, permitirán que grupos muy pequeños de individuos consigan enormes ganancias, a pesar de generar muy pocos puestos de trabajo. Esto inevitablemente, es progreso, pero también es cierto que es socialmente destructivo.

Tenemos que considerar esto como un fracaso financiero, que trajo a los hogares de las personas la certeza de que unos pocos individuos que trabajan en el sector financiero pueden acumular grandes recompensas, y que al resto de nosotros solo nos queda observar ese éxito y pagar sus errores cuando su codicia nos lleva por mal camino. Así que, juntos, vivimos en un mundo de creciente desigualdad financiera, en el que muchas personas pueden ver desaparecer, no sólo su nivel de vida, sino también su capacidad para ganarse la vida. No es de extrañar entonces que estén buscando un nuevo acuerdo, que aparentemente podría estar representado por Trump y el Brexit.

Es también el caso de que otra consecuencia involuntaria de la propagación mundial de Internet y de los medios de comunicación social, hace que la naturaleza absoluta de estas desigualdades sea mucho más evidente ahora de lo que lo ha sido en el pasado. Para mí, la capacidad de usar la tecnología para comunicarse ha sido una experiencia liberadora y positiva. Sin ella, no habría podido seguir trabajando en todos estos últimos años.

Pero también significa que las vidas de las personas más ricas, en las partes más prósperas del mundo, sea visible de forma vergonzosa para cualquier persona, aunque sea pobre, pero tenga acceso a un teléfono inteligente. Y puesto que ahora hay más gente con un teléfono que con acceso al agua potable en el África subsahariana, esto significará pronto que casi todos en nuestro planeta, cada vez más atestado, no podrán escapar de la desigualdad.

Las consecuencias de esto son claras: los campesinos pobres acuden a las ciudades, a los barrios humildes, impulsados por la esperanza. Y a menudo, al descubrir que el nirvana de Instagram no está disponible allí, lo buscan en el extranjero, uniéndose a un número cada vez mayor de migrantes económicos en busca de una vida mejor. Estos migrantes a su vez, ponen a prueba las infraestructuras y economías de los países a los que llegan, socavando la tolerancia y alimentando aún más el populismo político.

Para mí, el aspecto realmente preocupante de esto es que ahora, más que en ningún otro momento de nuestra historia, la especie humana necesita trabajar unida. Nos enfrentamos a desafíos ambientales impresionantes: el cambio climático, la producción de alimentos, la superpoblación, la desaparición de otras especies, las enfermedades epidémicas, la acidificación de los océanos.

Juntos, son un recordatorio de que estamos en el momento más peligroso en el desarrollo de la humanidad. Ahora contamos con la tecnología para destruir el planeta en el que vivimos, pero aún no hemos desarrollado la capacidad de escapar de él. Tal vez en unos cuantos cientos de años, habremos establecido colonias humanas entre las estrellas, pero en este momento sólo tenemos un planeta, y tenemos que trabajar juntos para protegerlo.

Para hacer eso, necesitamos romper las barreras dentro y entre las naciones, no construir más. Si queremos tener la oportunidad de hacerlo, los líderes del mundo necesitan reconocer que han fracasado, y que siguen haciéndolo la mayoría de las veces. Con recursos cada vez más concentrados en manos de unos pocos, vamos a tener que aprender a compartir mucho más que de lo que lo hacemos en la actualidad.

Desapareciendo no sólo los empleos, sino industrias enteras, debemos ayudar a la gente a capacitarse para un nuevo mundo, y apoyarlos financieramente mientras lo hacen. Si las comunidades y las economías no pueden hacer frente a los niveles actuales de migración, debemos hacer más para fomentar el desarrollo global, ya que es la única manera de persuadir a los millones de migrantes para que busquen su futuro en casa.

Podemos hacerlo, soy tremendamente optimista con mi especie; pero requerirá que las élites, de Londres a Harvard, de Cambridge a Hollywood, aprendan las lecciones de este año. Aprender, sobre todo, una porción de humildad.

— Stephen Hawking

Referencia:

domingo, 27 de noviembre de 2016

Los seres humanos comenzaron a hacer pintura y pegamento en aproximadamente el mismo tiempo con las mismas herramientas


Evidencia descubierta en una cueva en el este de Etiopía ha revelado algo extraordinario sobre los orígenes del pensamiento simbólico entre los seres humanos. Hace cuarenta mil años, la Cueva de Porc-Epic estaba rodeada de exuberantes praderas llenas de lagos y ríos. Era el hogar de una próspera comunidad de personas que dedicaron un tiempo considerable a procesar el ocre, un polvo rojizo usado para una variedad de objetos incluyendo la pintura. Los antropólogos Daniela Eugenia Rosso, África Pitarch Martí, y Francesco d'Errico describen en la revista PLos One cómo trabajaron con el Museo Nacional de Etiopía para analizar las herramientas de color ocre pertenecientes a la edad de piedra. Lo que encontraron fue que los artesanos de este taller produjeron una serie mucho más complicada de sustancias que no se habían descubierto. Algunas fueron utilizados para el arte y la decoración, y otros se utilizaron en ingeniería para producir mejores armas.
Selección de herramientas para procesar el ocre encontrados en en la cueva Porc-Epic.Créditos: PLoS/Rosso.

Los antropólogos a menudo usan el procesamiento de ocre como un indicador de los orígenes del pensamiento simbólico humano. Eso es en parte porque el ocre es relativamente difícil de hacer, requiere seguir varios pasos y al menos dos tipos de herramientas. Como escriben los investigadores, el ocre proviene de "rocas que contienen una alta proporción de óxidos de hierro, a menudo mezclados con silicatos y otras sustancias minerales, que son de color rojo o amarillo, o están rayados con tales matices". El ocre se obtiene por pulverizar la roca con un tipo de herramienta y luego reducirlo a polvo.

Hay muchos usos estéticos para el ocre, incluyendo como tinte de la tela, pintura para las paredes de la cueva, o para marcar rocas y otros materiales. Todos estos usos artísticos o cosméticos implican un pensamiento simbólico. Pero los primeros humanos usaban el ocre también para fines utilitarios. El polvo se mezcla con otros adhesivos para mantener las armas perfectamente unidos a sus mangos. En pocas palabras, el ocre fue un ingrediente clave en el pegamento.

La pregunta que se ha hecho durante mucho tiempo entre los arqueólogos es si las personas empezaron a usar el ocre como una herramienta para la ingeniería o como una sustancia para hacer arte. En otras palabras, ¿empieza el pensamiento simbólico con la ciencia o el arte? Al examinar 23 herramientas de procesamiento del ocre pertenecientes a la Cueva Porc-Epic, los investigadores descubrieron que la respuesta es que ambos surgieron al mismo tiempo, en los mismos talleres.

Ingeniería y arte en la edad de piedra, ¿cómo inició todo?

La cueva Porc-Epic ha sido conocida como un sitio arqueológico único desde 1933, donde numerosas excavaciones han tenido lugar allí a lo largo de los años. Los primeros esfuerzos por fechar los hallazgos fueron poco más que conjeturas, pero los científicos actualmente han empleado un sofisticado análisis de conchas de caracol junto con fragmentos de cráneo y mandíbula humanos que se encontraron en las mismas capas sedimentarias que el taller de ocre. Rosso y su equipo descubrieron que el cráneo proporcionó "una datación de hace unos 50,000 años a través de una espectrometría de rayos gamma de alta resolución y bajo nivel de fondo", una técnica relacionada con la datación por luminiscencia. La datación por radiocarbono en las conchas de caracol sugiere que fueron dejadas en la cueva en un periodo que comprende entre 41,000 y 37,000 años atrás. Basados ​​en la proximidad del ocre a estas conchas, los investigadores especulan que las personas que usaron la cueva comenzaron a procesar el ocre hace unos 45,000 años, pero la actividad más intensa fue hace 40,000 años. En ese periodo es cuando se asocia con miles de bultos de ocre y una amplia variedad de herramientas de molienda.

Tenemos pruebas de que el procesamiento de ocre en África se remonta a hace más de 100,000 años, pero el Porc-Epic es el primer sitio donde los científicos encontraron pruebas definitivas de que el ocre se estaba usando para diferentes propósitos. Rosso y sus colegas analizaron cuidadosamente el desgaste de las rocas, notando que se usaban diferentes tipos de roca para producir muchas granularidades de polvo. Algunas de las rocas más suaves como la piedra arenisca liberan polvo pálido durante el proceso de molienda y producen un tono más claro de ocre. También había una piedra caliza inusual que probablemente se sumergió en un líquido de color ocre para pintar o estampar tela con manchas rojas.

Los investigadores también usaron adhesivos de carbono para eliminar los polvos ocres de la superficie de las herramientas y analizarlos usando "espectroscopía micro-Raman (μ-RS), difracción de rayos X (XRD) y microscopía electrónica de barrido acoplada con espectroscopia de rayos X con dispersión de energía (SEM-EDS)". Al observar el ocre con microscopios de alta potencia revelaron la forma y composición química de lo que a simple vista parecía ser polvo rojo o amarillo fino. El ocre también está hecho de una amplia variedad de minerales, lo que refleja la diversidad de rocas de donde proviene: el equipo catalogó "varios tipos de óxidos, aluminosilicatos (arcillas, micas y feldespatos), silicatos, carbonatos, sulfatos y fosfatos".

Pero lo que más asombro a Rosso y a su equipo fueron las increíbles variaciones tanto en las herramientas utilizadas como en el tipo de ocre producido. Algunas de las piedras que molían provenían de lugares alejados, lo que significa que los artesanos de talleres buscaban o comerciaban con grupos vecinos. Claramente, los fabricantes de ocre buscaban propiedades distintivas en sus herramientas de roca, probablemente porque produjeron resultados tan diferentes.

Y también lo hacían para diferentes usos. "El polvo de ocre fino y arcilloso es más adecuado para actividades cosméticas o simbólicas, como la pintura corporal, mientras que el ocre de grano mixto estaría más adaptado a actividades utilitarias como el pelo", escriben Rosso y sus colegas. Se trataba de un taller dedicado a la producción de ocres que podían ser ser utilizados lo mismo en adhesivos como en pinturas o tintes. Los primeros experimentos de humanidad con el simbolismo se remontan a los nacimientos del arte y la ingeniería. Hace decenas de miles de años, nuestros cerebros obsesionados con las herramientas nos permitieron convertir rocas ricas en hierro en hermosos adornos y mejores herramientas.

Referencia:

domingo, 13 de noviembre de 2016

Una Superluna viene, pero ¿qué la causa?

La Luna sigue una trayectoria elíptica alrededor de la Tierra, con una excentricidad media de alrededor de 0.055 (un círculo perfecto tiene una excentricidad de 0). Esto significa que, en su acercamiento más cercano, la Luna se encuentra a 363,400 km. de nuestro planeta, y en su punto más distante esta a  405,500 km. Cuando la Luna está en el perigeo de esta órbita, se conoce ha llegado a ser conocido como un "Superluna".

Y sí, se denomina "Superluna" porque, a pesar de que fue acuñado originalmente en 1979 por un astrólogo, la NASA ha adoptado. Superluna es también un término más fácil de usar que perigeo de la Luna llena.
Superluna a la izquierda comparada con una Microluna captada durante su apogeo. Créditos: NASA.

Pero la Superluna de este mes es especial. La excentricidad se calcula con base en el sistema Tierra-Luna, pero otros cuerpos celestes también influyen en la órbita de la Luna a través de la gravedad. El Sol juega el papel más grande, pero también lo hace Júpiter e incluso algunos de los planetas más pequeños. Al factorizar estas otras influencias, la excentricidad de la órbita de la Luna puede variar realmente tan poco como 0.026 hasta 0.077.

Una órbita lunar más excéntrica trae el perigeo más cerca de la Tierra, y cuando este perigeo ocurre durante una Luna llena, obtendremos una Superluna especial. Eso es lo que ocurrirá el 14 de noviembre, cuando la Luna este a sólo 356,509km de la Tierra, que es el acercamiento más cercano de la Luna desde el 26 de enero de 1948. El Sistema Solar no se alineará otra vez de esta forma hasta el 25 de noviembre de 2034.

Aunque el acercamiento más cercano del lunes será a las 6:23 am, la máxima Superluna no será visible para nosotros en la Tierra hasta la Luna llena a las 8:52 am. Desafortunadamente para la mayoría de las personas esto ocurrirá después del amanecer. Pero pierda cuidado la Luna parecerá ser casi la misma que la del lunes por la mañana durante las primeras horas antes del amanecer y del lunes por la noche.

También será visible el martes por la noche, aunque ligeramente más pequeña. A pesar de toda la charla de una Superluna, los observadores casuales tendrán dificultades para discernir la diferencia entre una Luna "normal" y una Superluna. Mientras que la Luna será aproximadamente un 14 por ciento más grande en tamaño y un 30 por ciento más brillante, su apariencia no será dramáticamente diferente.

Referencia:

miércoles, 2 de noviembre de 2016

El pan de muerto

El pan de muertos es uno de los elementos imprescindibles de una ofrenda que se coloca durante las festividades en honor a los muertos.

Su origen se remonta a la época prehispánica, cuando se empezó a colocar en las ofrendas aunque era preparado con semillas de amaranto, las cuales eran molidas y tostadas. Se solía también bañar en sangre de las personas sacrificadas en honor a Izcoxauhqui o Huehuetéotl.

Pan de muerto. Créditos: Dega86/ Wikimedia Coomons. CC BY-SA 4.0
Con la conquista religiosa y militar los españoles rechazaron la elaboración de este y promovieron en su lugar un pan elaborado de trigo, con forma de corazón, el cual era bañado en azúcar y decorado en rojo para simular los sacrificios además de que era comestible. Aunque conservaba algunos elementos de los pueblos conquistados como una bola en la parte superior, al centro que representa un craneo y canillas que simbolizan los huesos que señalan a las cuatro direcciones.

Pan de muerto en la actualidad

El pan de muerto es uno de los elementos con más variaciones, en la región del centro es un pan sencillo bañado en azúcar, en esta región también se sigue haciendo el pan tradicional que es un pan sencillo. En la región de Michoacán su tonalidad es cafe brilloso, con forma redonda y que en ocasiones tiene dedicatoria.

Mientras que en Puebla es un pan decorado con ajonjoli o azúcar pintada de rojo, que procede de la región mixteca de este estado.

En Oaxaca se elabora como el pan de yema, con incrustaciones de una figura de alfeñique que se dedica al difunto. También en este estado es la regañada, un pan de pasta en hojaldra.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...