sábado, 28 de enero de 2017

El muro de Trump causaría grave daño ambiental

Arquitectos han calificado el muro fronterizo como un "proyecto faraónico" y una prioridad de infraestructura errónea. Ecologistas argumentan que continuará cortando el flujo de agua y vida silvestre en un clima cambiante, lo cual es es poco más que la grandilocuencia política que ha tenido protagonismo desde hace unos meses.

Climatologos dicen que el muro fronterizo que ha propuesto Trump junto con otras acciones para detener la migración representan un esfuerzo hacia atrás para detener una ola de migración que sería mejor atendida si se analizará su origen: lugares donde ya están ocurriendo cambios climáticos.

Valla fronteriza entre EUA-México en Nogales. Activistas y arquitectos dicen que un muro mayor causará serios daños ambiental. Crédito: Wikimedia
Trump, sin embargo, tuvo una respuesta esta semana, al anunciar una orden ejecutiva que cumple su promesa de campaña de construir un muro fronterizo: "A partir de hoy, Estados Unidos de América recuperará el control de sus fronteras".
Los activistas ambientales dicen que ya hay muchas pruebas de que un muro fronterizo, más allá de las cercas existentes que se extiende a lo largo de grandes porciones de la frontera, sería un costoso y potencialmente dañino error climático.

En términos de adaptación al cambio climático, la construcción de un muro fronterizo es un acto de auto-sabotaje. Migraciones de especies silvestres actualmente están detenidas con las actuales murallas y cercas que ya se han construido. Cientos de estos muros que fueron construidos sin protecciones medioambientales.

Los impactos climáticos de un macizo de muro de hormigón que vaya de San Diego a Brownsville, Texas, a lo largo de la frontera de los Estados Unidos y México comienzan con la fuente de los materiales, dijo Mills. La producción de cemento, el material que mantiene unido el hormigón, es una fuente importante de emisiones de gases de efecto invernadero.

Miles de millones de dólares ya se han gastado en cercas fronterizas existentes, con poca o ninguna supervisión ambiental. Esto ha llevado a la erosión e inundaciones en las comunidades fronterizas, así como un obstáculo para el movimiento natural de la vida silvestre a través de la frontera. Grupos ambientales añaden que los corredores de migración son cruciales para la recuperación y supervivencia de la vida silvestre a lo largo de la frontera. A lo largo de la frontera se han descubierto lobos, ocelotes e incluso jaguares.

Como muchas de las ideas de Trump, ésta no tiene nada que ver con la realidad. No hay ninguna razón para sacrificar la salud de las comunidades fronterizas y la vida silvestre para tal grandilocuencia política.

El apartado ético

Al hacer del muro una de sus prioridades en su primera semana, hay indicios de que la administración Trump tomará medidas agresivas para comenzar la construcción. El Congreso actuó previamente para acelerar la construcción al aprobar una ley de 1996 que permitió al gobierno federal construir una valla en San Diego.

Trump también firmó esta semana una orden ejecutiva al Consejo de Calidad Ambiental para identificar proyectos de infraestructura de "alta prioridad" y encontrar maneras de acelerarlos.

Arquitectos e ingenieros lucharon con la ética de la construcción de la pared durante toda la campaña. En los días que siguieron a la elección de Trump, los arquitectos irrumpieron en disidencia por una declaración de Robert Ivy, vicepresidente ejecutivo y director ejecutivo del Instituto Americano de Arquitectos (AIA), quien emitió una declaración diciendo que los miembros de la organización estaban comprometidos a trabajar con el presidente electo en la elaboración de un plan de gastos para fortalecer la envejecida infraestructura de la nación.

Miembros de la AIA rechazaron la declaración de Ivy, destacando en particular sus preocupaciones sobre la posición de Trump sobre el cambio climático. Ivy retiró de su declaración original y realizo una disculpa a través de un video,. La organización no hizo comentarios hoy, pero su portavoz dijo que la mayoría de los arquitectos ven el muro más como una hazaña de ingeniería que un asunto de diseño.

Sin embargo arquitectos e ingenieros están obligados a proteger la salud pública, la seguridad y el bienestar como una prioridad ética en su trabajo. Y realmente no hay excepción a eso. Alentar el cambio climático no ayuda a la salud pública, la seguridad y el bienestar, sino que pone en peligro la salud pública, la seguridad y el bienestar.

La debilidad de los muros

Después del anuncio de Trump, muchos activistas del clima reiteraron que la problemática de refugiados e inmigrantes se soluciona abordando el cambio climático.

Nueva Orleans tiene una comprensión matizada de lo que significa construir un muro. La energía encarnada en miles y miles de kilómetros de muros es insana e inútil de muchas maneras. Un muro fronterizo no va a detener el flujo de personas, sólo significa que van a encontrar maneras diferentes.

En Nueva Orleans, las paredes son consideradas como protección, lo que ha hecho algo de bien, dijo. Pero tampoco han parado nada, dijo, especialmente la lenta fluencia de agua a medida que la tierra disminuye y los mares suben.

Referencia:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...