domingo, 26 de marzo de 2017

En la búsqueda de cromosomas para detectar el legado del trauma

La hija de una superviviente del Holocausto narra su participación en un estudio de la herencia epigenética.

El 23 de abril de 1945, mi padre, Gershon Glausiusz, fue liberado de los nazis. Tenía diez años. Dos semanas antes: él, su madre y tres hermanos sobrevivientes habían sido llevados en un tren junto con otros 2,500 prisioneros de Bergen-Belsen, un campo de concentración en Alemania donde mi padre había estado encarcelado desde el 6 de diciembre de 1944. Otro hermano, de sólo 21 meses había muerto en el campo. Durante 14 días, la familia sobrevivió con raciones minúsculas de cáscaras de papa cruda y maíz, mientras el tren recorrió Alemania oriental, obstaculizado por avances de ejércitos ruso y estadounidense, antes de detenerse en un bosque cerca de la pequeña ciudad alemán de Tröbitz.

Auswitch. Créditos: Jorge Cancela/Flickr.

A las 6 de la mañana, el encargado del vagón se asomó a la ventana con alambre de púas y vio a dos exploradores rusos en caballos blancos saliendo enmedio del bosque, su padre: "empezó a gritar, 'Frau Glausiusz, Die Russen sind schon da - los rusos ya están aquí' La razón por la que gritó a mi madre fue porque mi madre tenía la esperanza de que seríamos liberados". .Los rusos llegaron y sistemáticamente quitaron todas las cerraduras en todos los vagones. Los alemanes huyeron de la noche a la mañana con la locomotora y los vagones que contuvieron a los guardias. Durante su viaje tortuoso murieron unas 600 personas en el tren, principalmente de hambre o tifus.

Desde la infancia, he escuchado a mi padre describir su sufrimiento durante la guerra: su deportación de su casa en Szarvas, Hungría, en junio de 1944; la muerte de su abuelo en Bergen-Belsen; y los asesinatos de primos, tíos, tías y su otro abuelo en el campo de exterminio de Auschwitz.

En 2012, me ofrecí para participar en un estudio con niños sobrevivientes del Holocausto dirigido por Rachel Yehuda, neurocientífico y director de la división de estudios de estrés traumático en la Escuela de Medicina Mount Sinai en Nueva York. El estudio tuvo como objetivo determinar si el riesgo de enfermedad mental debido al trauma se pasa biológicamente de una generación a la siguiente.
En particular, los investigadores querían ver si tal riesgo podía heredarse a través de marcas epigenéticas - cambios químicos o "etiquetas" moleculares, como la unión de grupos metilo, nucleótidos de ADN, que alteran la expresión de genes sin cambiar la secuencia genética. Algunos investigadores afirman que estas marcas pueden en algunos casos ser transmitidas a la descendencia junto con las secuencias genéticas mismas, aunque el mecanismo para tal herencia epigenética es polémic.

Tema de estudio

Durante el curso del estudio, se completo un cuestionario en línea para evaluar la salud emocional de los sobrevivientes del Holocausto y para saber si sus padres tuvieron trastorno de estrés postraumático (TEPT). Un psicólogo la entrevistó sobre las experiencias de sus padres en tiempos de guerra y su propia historia de depresión y ansiedad. La sometieron a pruebas de sangre y orina midiendo la hormona cortisol, que permite al cuerpo responder al estrés, así como la metilación de GR-1F, un promotor de un gen que codifica un receptor de glucocorticoides, que se une al cortisol y ayuda a concluir la respuesta al estrés.

Los resultados de la investigación de Yehuda fueron publicados en American Journal of Psychiatry. El estudio comparó a 80 adultos que tenían por lo menos un padre que era un superviviente del Holocausto con 15 sujetos similares a los participantes cuyos padres no fueron expuestos al Holocausto y no tenían TEPT. El equipo encontró que en los niños cuyos padres tenían TEPT, tenían una metilación más alta deGR-1F. Si la madre y el padre eran sobrevivientes del Holocausto y padecían de (TEPT), los descendientes tenían una menor metilación de esta región promotora. En otras palabras, el estrés en los padres se tradujo en más metilación del promotor en la descendencia, y por lo tanto menos expresión génica, mientras que el estrés en ambos padres parecía tener un efecto opuesto.

En un estudio anterior con el mismo grupo de voluntarios, los investigadores demostraron que los receptores de glucocorticoides de las personas cuyas madres sobrevivieron al Holocausto y tenían TEPT eran más sensibles al cortisol y estas personas también excretaron menos la hormona del estrés en su orina. Los hijos nacidos de padres supervivientes con TEPT mostraron menor sensibilidad al cortisol y mayor excreción en comparación con los sujetos nacidos de madres, pero no de padres, que eran sobrevivientes con Trastorno de Estrés.

Esta es la primera evidencia en seres humanos de una marca epigenética en una progenie basada en la exposición previa a la concepción en un padre.


Respuesta al estrés

El receptor de glucocorticoides fue descubierto en un estudio de 2004 sobre epigenética, en el que un equipo dirigido por Michael Meaney, que estudia genética y comportamiento en la Universidad McGill en Montreal, Canadá, coautor del más reciente artículo con Yehuda, notó que las crías de ratas que eran atendidas por sus madres tenían una mayor expresión de los receptores de glucocorticoides y niveles más bajos de agresividad y comportamiento ansioso. La consolidación se asoció con metilación más baja de una región promotora del gen, que permite la expresión de glucocorticoides.

Yehuda encontró que un proceso similar puede estar ocurriendo en los hijos de sobrevivientes del Holocausto. Para los hijos de padres con TEPT, si tienen un aumento en la metilación, es más probable que tengan una disminución en la actividad del receptor. Un receptor de glucocorticoides menos activo está asociado con mayores cantidades de cortisol circulante, lo que sugiere que los niños de padres con TEPT son probablemente más propensos a la depresión o a estrés crónico.

Lo inverso parece ocurrir en la descendencia de madres con TEPT. En ese caso ocurre una disminución en la metilación, lo que es más probable que tenga un aumento en la expresión génica y la actividad del receptor de glucocorticoides; el receptor será más activo y más sensible.Las madres que sobrevivieron al Holocausto, a menudo temían la separación de sus hijos. Cuando una persona ha estado expuesto a una gran cantidad de pérdidas, está muy preocupado de que seguirá perdiendo a sus seres queridos, pueden experimentar un recelo sobre ellos. Los descendientes del holocausto, a menudo se quejan de que sus madres estaban sobre ellos.

Aunque no se identifica el mecanismo detrás de estos cambios, Yehuda considera que las modificaciones epigenéticas en los padres pueden ocurrir antes de la concepción, pero que en las madres los cambios ocurren antes de la concepción o durante la gestación.

Yehuda cree que es improbable que estas modificaciones bioquímicas ocurrieran en la infancia como resultado de la exposición a las historias de los padres, porque esta explicación no podía explicar las diferencias entre los casos en que el padre o la madre era sobreviviente del Holocausto.

La expresión está impulsada por acontecimientos históricos y síntomas de los padres. Aunque admite que, en principio, los cambios epigenéticos podrían ser simplemente el resultado de oír terribles historias mientras crece, pero si es así, no debería haber diferencias basadas en si la madre o la madre sobrevivió al Holocausto.

Este es un estudio muy importante que nos ayuda a comprender la importancia de la participación materna en comparación con la participación paterna en los efectos epigenéticos en la descendencia.

Pero Tim Bestor, genetista y biólogo de desarrollo en la Universidad de Columbia en Nueva York, es mucho más crítico de los resultados del estudio y de sus métodos. Para él este trabajo es extremadamente polémico, notando que las diferencias en la metilación del promotor entre los diversos grupos son pequeñas, y es difícil decir si son estadísticamente significativas porque el papel no incluye datos crudos sobre los patrones de metilación, sino simplemente los resume.

Además, añade que el receptor de glucocorticoides tiene al menos seis promotores.Sin embargo los investigadores estudiaron sólo uno de ellos, y es uno de los más débiles. Otros estudios han demostrado que este promotor no es metilado.

Aunque los resultados de Yehuda sugieren lo contrario, puesto que aún no se tienen datos primarios.
Yehuda defiende su investigación, pero añade que es un hallazgo bastante matizado. No debe tomarse en el sentido más literal. En el sentido más literal expresa que se muestra un tipo diferente de anormalidad del sistema de estrés basado en si su madre o su padre tienen TEPT.

Un sujeto anónimo del estudio contó que su padre nunca había sido formalmente diagnosticado con TETD. Supó que su padre, que cumplirá 80 años este año, también contó historias esperanzadoras sobre cómo, después de la liberación de la familia del tren, su tío cogió un pollo que su abuela cambió más tarde por harina para hacer una sopa muy básica. Y sobre otro abuelo, uno de los dos supervivientes de un batallón de esclavos húngaro, que pagó un autobús para llevar a su familia a casa.

Sin embargo, si el padre lo padeció entonces probablemente tiene una vulnerabilidad a la depresión o la ansiedad. Las posibilidades son que hay un vínculo real entre los síntomas de tu padre y los suyos, y los problemas no son necesariamente una función de una transmisión genética, sino de epigenética.

Referencia:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...