viernes, 31 de marzo de 2017

Que el pensamiento crítico no se quede sólo en los libros

Un análisis crítico de la arqueología conduce al rechazo de la astrología, conspiraciones, entre otras.

El mundo donde cada vez tienen más protagonismo teorías de conspiración desenfrenadas, noticias falsas y pseudociencia como la homeopatía muestran que el mundo debería ser un poco más escéptico con base en la ciencia. Por esa razón, a menudo se sugiere un verdadero programa de educación científica que ayudaría a reducir la aceptación de tonterías.

Pie grande. Créditos: Wayne Parrack/Flickr.

Un estudio hecho con estudiantes de la Universidad Estatal de Carolina del Norte sugiere que una clase sobre métodos de investigación científica no hace mucho bien. En cambio, una clase dedicada al análisis crítico de los absurdos en arqueología fue mucho más efectiva para lograr que los estudiantes rechazaran una variedad de teorías de pseudociencia y conspiración. Y funcionó aún mejor cuando los estudiantes tuvieron su propio proyecto de pensamiento crítico.

El estudio, realizado por Anne Collins McLaughlin y Alicia McGill, agrupo aspectos como la creencias en la astrología, teorías de la conspiración y antiguos extraterrestres. Las encuestas muestran que son muy populares; casi la mitad de la población estadounidense piensa que la astrología tiene bases científicas y su número ha aumentado con el tiempo.

Cualquiera podría pensar que la educación, especialmente en las ciencias, podría ayudar a revertir esta tendencia, pero McLaughlin y McGill tienen algunas noticias deprimentes. El rechazo de ideas epistemicamente injustificadas no se correlaciona con el conocimiento científico, y los estudiantes universitarios tienden a considerar cualquier cosa como cierto como cualquier persona.

En lugar de esperar que una exposición general a la academia produjera habilidades de pensamiento crítico, los autores tomaron las cosas en sus propias manos, diseñando un curso que utilizó la historia y la arqueología para analizar críticamente una variedad de ideas injustificadas que viven en el colectivo: la existencia de Pie grande, Triángulo de las Bermudas, maldiciones de las momias, el continente perdido de la Atlántida, los antiguos alienígenas y más. Todos estos fueron manejados críticamente, con un enfoque en la evidencia, la credibilidad de las fuentes, entre otros aspectos.

El curso fue tan popular que McGill terminó siendo una asignatura regular, incorporando un análisis independiente de una leyenda local, las luces de montaña de Brown. Para el control, los autores utilizaron una clase que debe enseñar el análisis crítico por implicación: usando métodos de investigación en psicología. Los estudiantes en cada una de estas clases recibieron inicialmente una encuesta que proporcionó una percepción de su conocimiento científico, luego se les preguntó acerca de una variedad de pseudociencias y conspiraciones. Además de los temas tratados en clase, las preguntas se referían a una variedad de creencias injustificadas: la Tierra posee 6.000 años de antigüedad, el número 13 es de mala suerte, astrología, medicina alternativa, círculos de cultivo, Illuminati y el farsa del aterrizaje lunar.

Al comienzo del semestre, no había diferencia en el nivel de creencias en las tres clases. Tampoco hubo correlación entre el conocimiento científico general y estas creencias injustificadas.

Cuando el semestre terminó, sin embargo, las cosas eran bastante diferentes. Los que pasaron por la clase de métodos de investigación no mostraron ningún cambio en su nivel de creencia injustificada. Aunque esto indudablemente incluyó algunas técnicas que podrían ayudar a identificar estas creencias, no hubo muestras de que los estudiantes las aplicaran sin instrucciones explícitas para hacerlo.

Por el contrario, los estudiantes que tomaban el curso de historia/arqueología se vieron obligados a analizar críticamente los temas que trataban. Y, de hecho, la creencia en esos temas decreció al final del semestre y se redujo aún más dramáticamente en la versión honorífica del curso. Aún más, los estudiantes también mostraron niveles más bajos de creencia en temas que no estaban cubiertos en la clase. Los estudiantes de honores mostraron de nuevo un efecto más grande. No está claro si los estudiantes de la clase de honores se beneficiaron del proyecto de clase o si el efecto más grande se produjo porque tenía más complejidad.

No es especialmente sorprendente que la enseñanza del análisis crítico en el contexto de temas que han mantenido el interés del público durante décadas sería más eficaz que hacer lo mismo en una clase especializada para las especialidades científicas. Pero es importante recordar que se trataba de un pequeño estudio, y sería bueno repetirlo durante varios años en diferentes universidades y tal vez con otras clases de control. Sin embargo, los autores señalan que estos estudiantes tenían niveles más bajos de creencia acrítica que la población en general, y sin embargo los niveles disminuyeron aún más después de la clase. Por lo tanto, existe la posibilidad de que veamos un impacto aún mayor en la población general de estudiantes.

Pero los profesores pueden querer ser cautelosos acerca, ya que los estudiantes se convierten en verdaderos dolores. Después de completar el curso, uno de ellos dijo a los instructores: "me encuentro más seguro desafiando lo que dicen mis profesores cuando usan falsas dicotomías, argumentos circulares o referencias de fuentes cuestionables".

Refrencia:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...