miércoles, 31 de mayo de 2017

Matemáticas: Cuánto podrían aumentar las emisiones de carbono de EUA

Un análisis detallado muestra cuánto CO2 podría aumentar debido a los cambios en la política climática de Trump

Donald Trump ha anunciado que retira a los Estados Unidos del acuerdo climático de París. Su política puede socavar profundamente la capacidad de la nación de alcanzar los objetivos climáticos que EE.UU. prometió bajo el acuerdo.
Créditos:  Christopher Craig/Flickr.

Según un nuevo informe publicado por analistas, el retiro de EUA de las regulaciones actuales del clima, si tiene éxito, podría hacer que el país libere 0.4 gigatoneladas de dióxido de carbono si tales políticas se mantienen.

El acuerdo de Paris estableció que Estados Unidos reduciría sus emisiones 28 por ciento por debajo de los niveles de 2005 para 2025. Una de las principales políticas que Trump apunta al Plan de Energía Limpia (CPP), una pieza central del plan de acción de Obama que implicaba que el sector eléctrico reduciera significativamente sus emisiones. El plan está actualmente vinculado a los tribunales, pero si no se convierte en realidad, su desaparición liberaría 202 millones de toneladas de CO2 en emisiones anuales.

Se prevía que el sector energético reduciría significativamente sus emisiones sin el CPP debido al retiro de las centrales de carbón y al crecimiento de energías renovables y gas natural. Pero sin el CPP, o un plan alternativo, las emisiones de EUA no disminuirán.

El informe destaca otras acciones de Trump que podrían dañar los esfuerzos climáticos de Estados Unidos. Uno de ellos es el posible retroceso en los estándares de eficiencia de los vehículos. Si la administración debilita esas regulaciones, el informe dice que los automóviles agregarían 22 millones de toneladas de CO2 en 2025.

El gobierno de Trump también está revisando los reglamentos de la Agencia de Protección Ambiental de EE.UU. para las emisiones de metano de la industria de petróleo y gas. La regla de la EPA habría reducido las emisiones de CO2 en 9.2 millones de toneladas para 2025.

Si todas las políticas climáticas actuales de Estados Unidos -incluyendo el CPP- se mantuvieran en vigor, las emisiones estadounidenses se reducirían un 10 por ciento por debajo de los niveles de 2005 para 2025. Incluso esa reducción no se aproxima a la prometida reducción de 26 a 28 por ciento. Sin embargo el debilitamiento de estas políticas hará que el objetivo de París este más aún más fuera de alcance.

El Plan de Acción del Clima de Obama fue diseñado como guía para otras accione. El CPP y los estándares de vehículos eran piezas centrales, pero el plan contenía políticas adicionales que todavía no se habían implementado, como estrategias para duplicar la productividad energética para 2030. El hundimiento de las políticas climáticas de Estados Unidos -tanto planificadas como actuales- podría cambiar la trayectoria de emisiones de la nación de una disminución a una línea plana relativa durante los próximos 10 años.

El informe también señala que el objetivo 2025 de los Estados Unidos en sí mismo no mantendrá el aumento de la temperatura global por debajo de 2 grados Celsius, que es el objetivo central del acuerdo climático. La acción de otros grandes emisores nacionales es esencial. Y bajo el acuerdo, se supone que las naciones aumentan sus recortes de emisiones a lo largo del tiempo.

El objetivo último de París todavía no está fuera de alcance para EUA, según algunos expertos. El informe presenta los puntos de vista más pesimistas en términos de lo que podría suceder. Por un lado, el replanteo regulatorio del presidente quizá no ocurra; rescindir o alterar las regulaciones toma tiempo y los grupos ambientalistas casi con seguridad lucharán cualquier cambio en la corte. Además, las fuerzas económicas están influyendo fuertemente en las emisiones de la nación, en particular el crecimiento del gas natural y la energía renovable junto con la disminución del carbón. Los gobiernos estatales y locales también afectan las emisiones; California, desafiando a la Casa Blanca, está siguiendo sus propias regulaciones climáticas rigurosas.

Referencia:

martes, 30 de mayo de 2017

Características inesperadas de la gravedad y los campos magnéticos proporcionan nuevas pistas del interior de Júpiter.

Es difícil imaginar que el planeta más grande del Sistema Solar, el que proporcionó a Galileo sus primeras observaciones astronómicas, posee aún secretos 450 años después. Sin embargo, a pesar de innumerables horas que se han consumido mirando a través de telescopios y numerosos visitantes robóticos, todavía hay mucho que aún no sabemos acerca de Júpiter. Lo más notable es que ni siquiera teníamos una imagen decente de los polos del planeta y teníamos pocas idea de cómo podría ser su interior.
Equipo e instrumentos de la Sonda Juno. Créditos: NASA.

Gracias a la llegada de la sonda Juno esto está empezando a cambiar. Después de unas pocas órbitas, Juno ha captado los dos polos, ha rastreado parte de la dinámica de su atmósfera y ha comenzado a dar pruebas de lo que puede estar en las profundidades del interior del planeta.

Mirando las nubes

A principios de este año, Juno realizó la aproximación más cercana a Júpiter, pasando a 5,000 km de las nubes de Júpiter. La órbita altamente elíptica de Juno también sirvió para orbitar ambos polos, lo que les permitió ser visualizados con mayor detalle que nunca. Y cada instrumento de la sonda logró capturar algunos datos.

Los datos más fáciles de interpretar provienen de su cámara, la JunoCam, que captura imágenes en RGBM, el RGB habitual más una longitud de onda sensible al metano. Se prevía que se podía observar algo como el polo de Saturno, que tiene un vórtice justo en el polo y una extraña forma hexagonal en sus nubes. En cambio, los polos de Júpiter tienen un patrón de bandas en las latitudes medias dando paso a una superficie más oscura llena de ciclones. También hay áreas más difusas, de color claro, de hasta 10,000 km de ancho que no tienen una rotación definida. Y no hay indicios de formaciones de nubes hexagonales.

El hardware de imágenes por microondas también permitió rastrear la temperatura de diferentes bandas de nubes en las latitudes medias de Júpiter. El trabajo anterior se había centrado en cómo estas bandas se mueven tan rápidamente al este o al oeste del planeta. Sin embargo, los datos de Juno muestran que hay una banda cerca del ecuador donde el material caliente del interior del planeta sube y alcanza las nubes, mientras que una banda más fría al norte permite que el material vuelva a las profundidades. Los científicos que participan en el análisis de los datos sugieren que esto puede ser un análogo de la célula de Hadley que se encuentra en la atmósfera de la Tierra, concluyendo que "la estructura es una célula de Hadley sin lluvia".

El dispositivo de infrarrojos (el Jovian infrarrojo Auroral Mapper) ha rastreado pequeñas regiones frías y calientes a través de las bandas de nubes. Se cree que las regiones calientes son áreas que se han secado, se han enfriado y ahora están descendiendo al interior de Júpiter. Parecen más calientes simplemente porque la falta de agua y amoníaco permite que el calor interno de Júpiter alcance la superficie en lugar de ser absorbido.

Mirando hacia adentro

Uno de los objetivos clave de la misión Juno es proporcionar alguna perspectiva sobre el interior de Júpiter. Hay un debate en curso sobre si la formación de Júpiter requirió un núcleo sólido para comenzar a reunir el gas que lo convirtió en un gigante. Y sospechamos, pero no sabemos, que el hidrógeno se vuelve metálico bajo las presiones dentro del planeta, produciendo un campo magnético que puede extenderse más de 100 veces sobre el radio del planeta.

Juno no necesita ningún instrumento especial para rastrear el campo gravitatorio de Júpiter; en cambio, puede percibir a medida que acelera la nave espacial, un cambio que aparece como un cambio Doppler en las señales de comunicaciones. Los resultados de sólo un par de órbitas son inconsistentes con algunos de nuestros modelos del interior del planeta gigante, pero aún consistente con varios otros. Así que probablemente tendremos que esperar varias órbitas más para refinar las mediciones de Juno antes de averiguar sobre el interior de Júpiter.

El campo magnético, por el contrario, ya ha cedido un poco de sorpresa a Juno. La órbita de la sonda fue realizada en el área donde interactúa la magnetosfera de Júpiter con el viento solar, donde cruzó esta área varias veces en cada órbita, debido a las fluctuaciones en la fuerza de la magnetosfera y el viento solar. Significativamente, Juno es la primera sonda en medir el campo magnético desde dentro de la órbita de la luna Io desde 1974 (cuando Pioneer 11 visitó este planeta).

Inesperadamente, el campo magnético se hizo mucho más fuerte durante el acercamiento más cercano, alcanzando fuerzas de más de 1,5 veces las predichas por los modelos. También fue más variable de lo esperado. Esto, concluye el equipo, "presagia una región de generación de dinamo no muy lejos de la superficie". En esos niveles, no se supone que el hidrógeno sea metálico; en su lugar, debería ser similar al modelo estándar de la molécula de H2. Por lo tanto, no está claro qué está proporcionando el medio conductor necesario para producir el magnetismo.

Acelerador de partículas planetario

Con Juno, viaja un JEDI a Júpiter. Ese es el Jupiter Energetic Particle Detector Instrument, que es sensible a los electrones de alta energía y los iones. JEDI realizó un seguimiento a los electrones energéticos que caían en las regiones polares de Júpiter, donde crean auroras capturadas por los sistemas UV de Juno. En su bombardeo más intenso, los autores estiman que cada metro cuadrado de la atmósfera de Júpiter está recibiendo 200 miliWatts de energía de partículas cargadas. Pero el planeta no es sólo una víctima del bombardeo; también se detectó corrientes de electrones siendo enviadas hacia arriba, canalizadas a lo largo de las líneas de campo magnético de Júpiter.

Los electrones no son lo único que se acerca alrededor del planeta gigante. El hardware del detector separaba los iones basados ​​en la masa y la carga, y recogía protones, oxígeno ionizado y azufre. El azufre se originó en los volcanes de Io. De hecho, la imagen de las auroras mostraba firmas claras de las órbitas de las cuatro lunas más grandes de Júpiter.

Desafortunadamente, esta intensa radiación cortará la vida de Juno. Y no es lo único; los equipos científicos informan que los granos de polvo "impactan la nave espacial con una velocidad relativa de más de 60km/s, lo que proporciona suficiente energía cinética para vaporizar el polvo y una porción de la sonda". Pero, en sólo unas pocas órbitas, ya hemos obtenido muchos datos de alta resolución sobre el gigante de nuestro Sistema Solar. Mientras sobreviva a algunas órbitas más, casi seguramente proporcionará a los científicos planetarios suficientes datos para mantenerlos ocupados durante años.

Referencia:

lunes, 29 de mayo de 2017

El LHC inicia otro año de física de alta energía

Los primeros haces de protones estables del año han llegado al CERN.
La física de partículas tiene una temporada, como si se tratará del fútbol. El funcionamiento de un colisionador de partículas masivas requiere demasiada energía, por lo que los operadores programan un tiempo de inactividad durante períodos en que la demanda local de energía tiende a ser alta. Para el Colisionador de iones pesados ​​de Brookhaven, ubicado en Long Island, eso significa que el verano no es su época cuando el aire acondicionado es cotidiano. Para el Large Hadron Collider del CERN, la demanda de calefacción en invierno es lo que marca sus estaciones.
Detector ATLAS durante su construcción. Créditos: CERN.

Y por fortuna en el Hemisferio Norte, el invierno ya ha terminado. Es la temporada de partículas de nuevo, y los primeros haces de iones comienzan a moverse en el LHC.

La pausa del invierno 2016/2017 fue mucho más corta que el período de dos años de inactividad que vivió el LHC durante su actualización para manejar colisiones con energías de 13 TeV. Sin embargo, las personas que actualizan el hardware utilizan las pausas de invierno para hacer mantenimiento y algunas mejoras menores. Por lo tanto, cada primavera, pasan por el proceso de revisión del hardware y asegurarse de que todo está funcionando correctamente antes de iniciar cualquier colisión.

El proceso aparentemente no tuvo problemas, ya que la primera revisión de la estabilidad de haces se realizó en poco tiempo. Debido a la naturaleza tentativa del reinicio, los haces eran relativamente pequeños. Cada uno de los dos "haces" del colisionador posee realmente de racimos de protones y el LHC es capaz de manejar un haz con más de mil racimos. Los haces de hoy sólo tenían tres racimos en cada uno. Así, mientras los cuatro detectores del LHC están recolectando datos, es sólo una pequeña cantidad en este momento; Los operadores aumentarán el número de haces en las próximas semanas.

La carrera de este año tratará de obtener la mayor cantidad de colisiones posible usando el hardware existente. Mediante el aumento del número de colisiones, los físicos tendrán la oportunidad de estudiar el bosón de Higgs con más detalle y echar un vistazo a algunos comportamientos extraños de partículas descubiertos en años anteriores. Salvo un catastrófico fracaso, la obtención de datos continuará durante todo el verano y hasta el otoño.

Las rarezas empezarán a surgir a partir de análisis más profundos de los datos del LHC. El Colisionador realizará un seguimiento en tiempo real para poder consultar lo que sucede dentro de este experimento.

Referencia:

sábado, 27 de mayo de 2017

¿Por qué las personas matan animales para divertirse?

Miles de personas cada año visitan África con armas en la mano. Es un juego peligroso

"La gran bestia se erguía como una estatua ruda, su piel negra a la luz del sol, parecía lo que era, un monstruo que sobrevivía desde el pasado, desde los días en que las bestias luchaban contra el hombre antes que se hiciera tan astuto como para dominarlos".
Créditos: ACJ1/Flickr.

Theodore Roosevelt, ex presidente de los Estados Unidos y famoso cazador, se mostró poético en torno a un enorme rinoceronte toro en su libro de 1910 "African Game Trails", después de vislumbrar el rinoceronte durante un Safari en el este de África británico y el Congo belga a principios de ese año.

¿Qué pasó después? Roosevelt le disparó.

Primero con el cañón derecho de su arma, "la bala atravesó ambos pulmones", y luego con la izquierda, "la bala entró entre el cuello y el hombro y perforando su corazón", escribió Roosevelt. Una tercera bala de otro miembro del grupo de caza derribó al gran animal, "a sólo trece pasos de donde nos encontramos", según Roosevelt.

A más de 100 años, miles de personas cada año todavía realizan viajes a África con armas en mano. Solicitan permisos para cazar de forma recreativa grandes animales, muchos de los cuales -leopardos, leones y elefantes, por nombrar sólo algunos- son especies amenazadas o en peligro de extinción.

Y aunque el "deporte" tiene riesgos para los cazadores, el 19 de mayo, un cazador en Zimbabwe fue aplastado a muerte por un elefante después de que el animal fuera herido por otro miembro de su equipo de caza. Entonces, ¿qué motiva a la gente a cazar a estos animales por placer y exhibir orgullosamente los cuerpos o las partes del cuerpo como trofeos preciosos?

Juego de poder

El asesinato de animales grandes y peligrosos como un espectáculo se remonta a miles de años, con registros del imperio asirio (4,000 a 600 aC) que describen reyes que se jactan de matar elefantes, ibex, avestruces, toros salvajes y leones, de acuerdo con un estudio publicado en 2008 en la revista Bulletin of the American Schools of Oriental Research.

Estas cacerías fueron cuidadosamente orquestadas y dirigidas para la diversión de la realeza y como demostraciones de su fuerza, explicaba Linda Kalof, profesora de sociología en la Universidad Estatal de Michigan.

"Las antiguas cacerías eran espectaculares demostraciones de poder real y dominio, donde había público junto al rey observando", explico Kalof. "Una cacería exitosa requiere la muerte de animales salvajes -animales que son hostiles, que pueden atacar a los humanos y no están sumisos a la autoridad humana".

Incluso hoy en día, la adquisición de animales como trofeo es una forma de mostrar el poder. En algunos países africanos, donde la caza mayor y la exhibición de trofeos son formas costosas de entretenimiento practicadas por hombres blancos, la caza recuerda ideologías profundamente arraigadas en el colonialismo y el patriarcado, agrega Kalof.

El alto costo de la caza

Y luego está el dinero involucrado. La caza legal, que se lleva a cabo bajo la supervisión de agencias gubernamentales y guías oficiales, implica caros permisos y está limitada a poblaciones específicas de animales y sólo en ciertas áreas. La caza furtiva ilegal, por otra parte, elude todas las regulaciones y donde a los animales poco importa su edad, sexo, o estado de conservación.

El precio asociado a la caza legal es considerable, una vez que compense los costos de los gastos de viaje y alojamiento, equipo de última generación, guías locales y permisos de caza. La caza regulada por el gobierno es una empresa en auge en algunos países africanos, con cazadores visitantes gastando unos $200 millones anuales, informó The New York Times en 2015.

Y cuando el dentista estadounidense Walter Palmer disparó a un león de 13 años llamado Cecil en Zimbabwe en julio de 2015, supuestamente pago $ 54,000 sólo en permisos.

En otras palabras, las personas que cazan de manera recreativa -y comparten fotos de sus trofeos- están transmitiendo que tienen hábitos lujosos, agrega el biólogo Chris Darimont, profesor en el Departamento de Geografía de la Universidad de Victoria en Columbia Británica.

En un estudio sobre el comportamiento contemporáneo de la caza de trofeos, publicado en marzo de 2016 en la revista Biology Letters, Darimont y sus co-autores investigaron si la antropología evolutiva podría proporcionar respuestas sobre los motivos de la caza recreativa. Ellos sugirieron en sus descubrimientos que los hombres usan la caza para enviar señales sobre sus aptitudes a rivales y compañeros potenciales, señalando que incluso los cazadores de subsistencia (los que matan a los animales para comer) apuntan a animales que son más difíciles de atrapar, y ellos pueden permitirse el lujo de asumir ese riesgo.

"La inferencia es que tienen las características físicas y mentales que les permiten comportarse de una manera costosa y absorber esos costos", dijo Darimont.

Y al compartir imágenes de sus trofeos en las redes sociales, los cazadores ahora pueden transmitir mensajes sobre su riqueza personal y su estatus social ante una audiencia global, agregó.

Recursos para la conservación


Pero hay otro lado de la historia de la caza recreativa: algunos cazadores argumentan que el dinero gastado en su pasatiempo ayuda a la conservación. Cuando los cazadores pagan miles de dólares a las agencias gubernamentales por el privilegio de cazar ciertos animales en zonas designadas, parte de esos costos pueden ser invertidos en programas federales y esfuerzos comunitarios para preservar animales que viven en áreas protegidas, según el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF).

"En ciertos casos limitados y rigurosamente controlados, incluso para especies amenazadas, la evidencia científica ha demostrado que la caza de trofeos puede ser una herramienta de conservación eficaz como parte de una amplia mezcla de estrategias", indica el WWF en su sitio web.

Debido a que la caza legal proporciona empleos e ingresos locales, puede funcionar como un medio de disuasión contra la caza furtiva y ayuda a conservar los ecosistemas, comenta el cazador profesional Nathan Askew, propietario de una compañía estadounidense que conduce safaris de caza en Sudáfrica, Tanzania, Botswana y Mozambique.

"El impacto económico positivo provocado por la caza incentiva a gobiernos, empresas y personas a proteger a los animales y sus hábitats", dijo Askew.

Al demostrar que la vida silvestre tiene un valor económico, la caza puede involucrar activamente a las comunidades locales en los esfuerzos para detener a los cazadores furtivos y preservar los espacios salvajes que de otra manera no podrían mantenerse para la fauna silvestre, argumenta la organización cazadora Safari Club International.

La caza bajo la supervisión del gobierno también puede preservar la salud de las poblaciones de animales en el medio silvestre mediante la eliminación de individuos que son menos aptos. En Namibia, por ejemplo, los rinocerontes negros figuran en peligro crítico, con sólo 5,000 individuos que permanecen en estado silvestre. Sin embargo, el gobierno de Namibia mantiene una cuota de caza anual de cinco machos post-cría, para estimular el crecimiento de la población al permitir que los machos más jóvenes se reproduzcan, explicó el representante de SCI.

"No sólo la caza de rinocerontes negros beneficia al crecimiento de la población de rinocerontes, sino que también genera cientos de miles de dólares en ingresos que por ley se debe destinar a la conservación de rinocerontes en Namibia.

Preguntas sobre la caza recreativa

Sin embargo, estudios recientes sugieren que los cazadores modernos pueden sobrestimar sus contribuciones a la conservación de la vida silvestre. No todos los países que apoyan la caza recreativa son transparentes sobre el destino de esos ingresos, y puede ser incierto cuánto, en su caso, beneficia a las comunidades africanas o los esfuerzos de conservación.

Un informe que el personal demócrata del Comité de Recursos Naturales de la Cámara de Representantes emitió en junio de 2016 sugirió que los ingresos provenientes de la caza en países africanos como Zimbabwe, Tanzania, Sudáfrica y Namibia, no estaba cubriendo las necesidades de conservación.

"Al evaluar el flujo de los ingresos de caza de trofeos a los esfuerzos de conservación, encontramos muchos ejemplos preocupantes de que los fondos fueron desviados de su propósito o no dedicados a la conservación en primer lugar", escribieron los autores del informe.

Otros expertos también han cuestionado la utilidad de la caza como una herramienta para la conservación. De hecho, cuando se trata de leones, "la caza de trofeos se suma al problema", escribió Jeff Flocken, director norteamericano del Fondo Internacional para el Bienestar Animal, en agosto de 2013, en una columna de opinión de National Geographic.

Flocken argumentó que la caza de trofeos debilita la reserva de genes del león africano porque las matanzas de trofeos más deseables son hombres jóvenes y sanos. Eliminarlos de la población significa que su ADN no contribuirá a la próxima generación de leones. Matar a los jóvenes también desestabiliza su orgullo y puede resultar en más bajas de leones.

Pero quizás lo más importante, añadió, la caza recreativa legal descarrila los esfuerzos de conservación simplemente porque devalua la vida de los animales cazados.

"Es un mensaje que no se escuchará mientras sea común y legal matar leones por deporte", dijo Flocken en el artículo. "¿Por qué alguien debería gastar dinero protegiendo un animal para que un americano rico puede pagar para ir a matarlo?"

Mindy Weisberger , "Hunting Big Game: Why People Kill Animals for Fun", Scientific American

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...