martes, 13 de junio de 2017

La resurrección de especies extintas viene con cuestiones legales

Traer especies extintas lleva consigo reglas de especies en peligro o regulaciones en OGMs

La biología moderna ha desarrollado una serie de tecnologías -células madre, edición de genomas y más- que han llamado la atención debido a su uso potencial en medicina. Pero estas técnicas también plantean una excitante posibilidad: podríamos ser capaces de traer especies extintas. Tal acto plantea las perspectivas de tomar especies del pasado y recrear ecosistemas que no se han visto en miles de años.

La des-extinción plantea un panorama de cuestiones éticas y ambientales. Aunque los temas legales también están involucrados. Y, se complica aún más, las cuestiones jurídicas que se aplican dependen de cómo se extingue una especie.

Muchas opciones

Créditos: Karen/Flickr.

Introducir una especie extinta se puede lograr de varias maneras. La primera es relativamente simple: selección selectiva. Un puñado de especies extintas han dejado parte de su legado genómico a través de la hibridación con especies que sobreviven o por medio de la domesticación. Los intentos pasados ​​de traer una especie con la selección selectiva para una apariencia específica incluyen el quagga y el bos. Pero esto claramente no recrea las especies ancestrales; no se desarrollo un bos, sino una vaca parecida a un bos.

Con los avances en la secuenciación de ADN más antiguo, sin embargo, ahora es posible guiar estos esfuerzos de cría basados ​​en la genética subyacente. En algunos casos, puede ser posible guiar la crianza de modo que el resultado final sea un animal cuyo genoma sea casi idéntico a la especie extinta.

¿Es eso un éxito? Hasta cierto punto, eso depende de cómo definimos una especie en términos de diferencias de ADN, y no hay un consenso general acerca de cuánto dos individuos pueden diferir en el nivel de ADN y todavía pertenecer a la misma especie.

Temas similares se plantean por otro enfoque que se está considerando. En muchos casos, no tenemos un híbrido que tenga la mayor parte del legado genético de una especie extinta, pero sí tenemos la secuencia del genoma de la especie extinta. El advenimiento de la tecnología de edición de ADN (principalmente CRISPR-cas) podría permitirnos comenzar con el genoma de una especie relacionada y modificarla hasta que se parezca al extinto. Ese es el enfoque que se ha sugerido para el mamut lanudo, utilizando el elefante como una fuente del genoma sustituto.

Sin embargo, la edición de grandes secciones del genoma es costosa y requiere mucho tiempo, por lo que, con toda probabilidad, el producto final será principalmente de la especie donante. Los rasgos visibles dominantes, sin embargo, harán que parezca la especie deseada.

Para algunas especies, hay también una tercera opción: una resurrección genuina. Para una serie de organismos, ahora sabemos cómo crear un clon trasplantando el núcleo de una célula en un huevo no fertilizado. Todo lo que se necesita es una célula viable para proporcionar una fuente del núcleo. Mientras que esto no crearía una copia genética perfecta (el ADN mitocondrial sería proporcionado por cualquier especie que donó el huevo), la especie resucitada sería genuina.

Especies legales


El método utilizado en realidad modifica la forma en que la ley percibe la extinción. Por ejemplo, casi no hay restricciones sobre la cría selectiva, y el producto final tendría las mismas restricciones sobre las especies progenitoras. Sin embargo, si los animales des-extintos serían generados por la edición genomica y calificarían como organismos genéticamente modificados en la mayoría de las jurisdicciones. En los Estados Unidos, la liberación de un OMG en la naturaleza requiere una evaluación del impacto ambiental. Existe una restricción similar en la UE, y los gobiernos locales suelen tener normas más estrictas.

También vale la pena señalar que los OGM pueden ser patentados. Las cosas se complican aún más si los resultados de la cría o la ingeniería se consideran una nueva especie. No habría manera de comenzar esa especie con nada más que una población minúscula, que lo colocaría casi con seguridad dentro del reino de leyes de la conservación como la acta de la especie en peligro. Lo mismo se aplica para una especie que ha sido resucitada a través de la clonación.

En caso de que esto ocurra, también aumenta el riesgo de que parte del limitado dinero y los recursos que tenemos disponibles para la conservación de especies se dedicará a las especies recientemente resucitadas. Eso, a su vez, significaría menos dinero disponible para las especies que aún se mantienen con vida.

Los autores mantienen el argumento de que podemos evitar varias cuestiones simplemente siendo cuidadosos con los esfuerzos sobre la des-extinción. Pero el tema parece ser lo suficientemente inmenso como para que podamos considerar la posibilidad de revisar las leyes y reglamentos antes de que la tecnología progrese mucho más. De lo contrario, corremos el riesgo de terminar con una especie que, legalmente, aún no estemos seguros de qué hacer.

Referencia:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...