miércoles, 30 de agosto de 2017

La misión Cassini llega su fin

La misión internacional Cassini, un proyecto de colaboración entre la NASA, Agencia Espacial Europea y la Italiana ASI, empezará su fin cuando se sumerja en Saturno con el propósito de explorar el planeta como no se ha hecho hasta el momento.

Créditos: NASA.

Cuando concluya su quinta inmersión, la sonda iniciará su inmersión en Saturno con el fin de obtener datos directos para su análisis posterior. Introducirse en el planeta permitirá recabar información de la atmósfera, el magnetismo y el comportamiento de sus auroras.

Fue hace veinte años cuando la Sonda despegó de Cabo Cañaveral; 3,500 millones de kilómetros y trece años después su desenlace esta cerca. Será el 15 de septiembre cuando descienda para tener una colisión en el planeta y evitando con ella contaminar un satélite que sea capaz de albergar vida.

La misión hasta ahora ha revelado la dinámica caótica de sus anillos, descubrió geiserés en la Luna Encelado y retrato tormentas. Su análisis del clima permitió comprender que las estaciones duran la mitad de un año en Saturno y que pasa del equinoccio al solsticio cambiando su patrón climático. Su estudio nos ha acercado más a los gigantes de gas, un camino que continuará la sonda Juno en Júpiter.

Cassini también hizo historia cuando lanzó la sonda de Huygens, que se convirtió en la primera nave en el Sistema Solar exterior. Después de una audaz descenso de dos horas y media a la superficie de la luna de Titán en 2005, Huygens envió instantáneas de una planicie congelada llena de rocas. Las herramientas de cartografía de Cassini reveló más tarde que Titán era un mundo lleno de lagos y ríos de hidrocarburos, reabastecidos por el metano y la lluvia de etano.

Las mayores sorpresas de Cassini surgieron al estudiar algunas de las más de 60 lunas de Saturno, planteando tantas preguntas como contestó.

Sus lunas

Una mirada a las lunas más pequeñas del planeta - nunca antes vistas de cerca - descubrió una panoplia de formas extrañas. Hyperion se asemeja a una esponja, y Pan se ha comparado con un pedazo de raviolis del espacio. Pandora cuenta con un enorme cráter de impacto, una cicatriz de una colisión hace mucho tiempo.

Pero las observaciones más asombrosas fueron de Titán y Encelado. En Titán, la luna más grande de Saturno, Cassini descubrió un mundo con química compleja similar a la de la Tierra antes de que surgiera la vida. En los 72 minutos que Huygens sobrevivió en la superficie de Titán, se obtuvieron imágenes de un paisaje con rocas congeladas y cubierto en una niebla anaranjada. Desde arriba, Cassini mapeó la luna usando su radar y otros instrumentos, revelando enormes dunas de hielo de agua cubiertas con un esmalte de hidrocarburos, que serpentean durante cientos de kilómetros en bandas onduladas cerca del ecuador. El metano líquido y el etano llueven, formando ríos y lagos de hidrocarburos. Cassini capturó imágenes de la luz del sol reflejándose en estos cuerpos de líquido e incluso utilizó el radar para trazar sus fondos, esbozando las profundidades a través de las cuales podría deslizarse un sumergible de una misión futura.

Incluso después de todo eso, Encelado robó el espectáculo. Se creía que era inerte antes de que Cassini llegara, cuando se supo que la luna arroja hielo y vapor de agua. Impulsados ​​por el tirón gravitatorio de Saturno, los géiseres sacan 200 kilogramos de material salado y orgánico cada segundo.

Los científicos de la Cassini se sorprendieron al descubrir que este material contiene pequeñas partículas de sílice, que pueden estar formadas por la interacción del agua y la roca en las vías hidrotermales profundas dentro de Encelado. En la Tierra, los respiraderos de aguas profundas similares son el hogar de microbios que se desarrollan fuera de la energía química, lejos de la luz solar - y por lo tanto Enceladus ha saltado a la parte superior de la lista de lugares para buscar microbios extraterrestres. Los científicos planetarios ya están planeando misiones de retorno para volar a través de las plumas de Encelado y olfatear por indicios de vida.

Los anillos siempre cambiantes


Los anillos de Saturno - la característica más icónica del planeta - están poblados por miles de millones de partículas heladas. De lejos, los anillos parecen fijos y perfectamente esculpidos, pero Cassini reveló algunos de los procesos que los forman, y mostró lo dinámicos que realmente son. Anillo características forma, cambiar de forma y desaparecer - a veces en cuestión de horas.

Cassini descubrió cómo las fuerzas gravitatorias de las lunas más pequeñas de Saturno pueden ayudar a guiar las partículas del anillo en bandas bellamente elaboradas. Por ejemplo, el pequeño Pan, a sólo 28 kilómetros de ancho, ha despejado un ancho camino a través de los anillos. Las bandas oscuras y brillantes en los anillos de cada lado de este espacio reflejan la atracción de la gravedad de Pan. Las imágenes tomadas durante los años revelaron cómo algunas de las lunas de Saturno modelan y esculpen continuamente sus anillos - un fenómeno que no era totalmente aparente hasta que Cassini analizo los anillos-.

Pero las lunas no son pastores perfectos. En el anillo F de Saturno, una banda estrecha a lo largo del borde exterior de los anillos principales, Cassini encontró aerosoles efímeros de material llamado mini-jets. El tirón gravitacional de la luna cercana Prometheus probablemente hace que las partículas de hielo en el anillo se agrupen como bolas de nieve.

Esos objetos más grandes golpean hacia fuera, detrás de las partículas detrás de ellos como un velo polvoriento que puede llegar hasta los 180 kilómetros de largo, estropeando anillos por demás perfectos.

Los cambios dramáticos también pueden jugar a grandes escalas. Alrededor del equinoccio de Saturno, cuando la luz del sol caía en una inclinación escarpada a través de los anillos, Cassini observó rasgos similares a los rayos que giran con los anillos como el patrón en una rueda de bicicleta. Estos rayos, que pueden ser grandes rayas de partículas cargadas electrostáticamente que se desplazan justo por encima y por debajo de los anillos, pueden formarse y desaparecer en el transcurso de unas pocas horas.

Las características son parecidas a un rayo que parece estar hecho de partículas cargadas que giran alrededor del planeta.

Profundidad de la atmósfera


Con el sistema de anillo magnífico de Saturno que distrae el ojo, los patrones que giran pasan desapercibidos. Cassini cambió esto observando cómo las tormentas rocian la atmósfera de Saturno a lo largo de muchos años terrestres, proporcionando profundas percepciones sobre las corrientes que conforman la atmósfera del planeta.

A finales de 2010, la nave espacial estuvo en primera fila cuando una tormenta que se convirtió en una enorme nube blanca que giraba por más de 10,000 kilómetros de diámetro. La tormenta se agitaba desde el fondo de la atmósfera hasta sus capas superiores, y en los meses siguientes, abarcó el hemisferio norte hasta que la "cabeza" de la tormenta se estrelló contra su cola. Tormentas similares aparecen cada dos o tres décadas, una tasa que es probablemente controlada por la cantidad de vapor de agua en la atmósfera. Otros planetas del Sistema Solar, como Júpiter, tienen tormentas masivas pero no rodean el planeta.

Cassini también probó una característica única en forma de hexágono, con 30,000 kilómetros de diámetro, en el polo norte de Saturno. Confinado por los vientos que fluyen a más de 300 kilómetros por hora, el hexágono es el hogar de vórtices más pequeños como el huracán que giran dentro de él. Curiosamente, Saturno no tiene tal característica en su polo sur.

Incluso el interior de Saturno se enfocó mejor gracias a la misión. El planeta tiene un campo magnético fuerte y complejo, generado por el líquido que se agita profundamente dentro de él. Las auroras brillantes que brillan alrededor de los polos de Saturno sirvieron como postes guía al ayudar a revelar los patrones y la intensidad de sus campos magnéticos polares.

Algunos misterios fundamentales permanecen. Los científicos de la misión todavía están trabajando para determinar cuánto tiempo es un día de Saturno. Debido a que el planeta no tiene superficie sólida, los investigadores no pueden rastrear una característica fija para medir su tasa de rotación. En cambio, han intentado medir su verdadera velocidad de giro observando las poderosas emisiones de radio rotativas del planeta, las cuales deberían reflejar el movimiento del campo magnético proveniente de las profundidades interiores. Pero Cassini encontró que estas emisiones eran más intrincadas de lo esperado, lo que complica los esfuerzos para utilizarlas para entender la tasa de rotación. Más información detallada sobre el campo magnético puede venir durante esta fase final de la misión.

Aunque la misión llegará a su fin pronto, dejará una gran cantidad de información para futuros estudios.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...